A Universitario le llegó la hora: o se queda o se va

En el partido de ida, fue victoria de Universitario por 1 a 0 ante Juventud Unida de Libertad (San José). Podrá argumentarse que la diferencia fue exigua. Es cierto. Pero en partidos como estos (ida y vuelta), la clave pasa por vencer en casa y evitar que el visitante convierta goles. En este aspecto, el Universitario de Ramón Walter Rivas contempló el fin. No fue siete días atrás un equipo convincente. Al contrario: fue una oferta de dudas en más de una situación.21 5 16 012
Pero lo saludable es que a nivel del Torneo de OFI ganó por primera vez y ello, conlleva una suerte de estímulo colectivo. Del bueno. No había producido victorias en toda la primera fase. Quedó en deuda. Distante, lejano, del Universitario de la pretensión encendida.
¿EMPATAR O VENCER?
Pero hoy, algo de lo que no quedan dudas: al rojo le llegó la hora: o se queda o se va. No hay de vueltas. Es la última instancia que le compete en la actual disputa. Un empate es suficiente y ganar, sumaría un elemento más de convicción de cara al futuro a nivel local.
Jugando en su casa, Juventud Unidad ha sido vulnerable. No le ha conferido ese hecho un protagonismo mayor. Eso parece claro. Si el contragolpe es posible a la cuenta roja, entonces que afloren Dos Santos, Píriz, Llama, o quien se erija como argumento de réplica, llegada y gol. Universitario sabe a qué atenerse. Sabe lo que se juega. No es un desafío alcanzar lo que pretende alcanzar. Es una opción para recostarse en ella: quedarse en la “A” a nivel del Torneo de Clubes del Interior. Definitivamente, ese es el fin.