- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Abordaje Adolescente

Con la Dra. Rosita Blanco

Desde hace muchos años, la Dra. Rosita Blanco ha volcado su vocación en vista de la demanda y las necesidades de la comunidad.
Dedicada exclusivamente a adolescentes, formó parte durante 11 años del Comité de Adolescentes del Uruguay.

Dra. Rosita Blanco. Pediatra, Especialista en adolescentes y familia [1]

Dra. Rosita Blanco. Pediatra, Especialista en adolescentes y familia

Desarrolla sus actividades en diferentes instituciones, junto a un equipo multidisciplinario de atención del abordaje al adolescente y jóvenes, en el ámbito público, mutual y en forma particular. Trabaja además como Orientadora Familiar, desarrollando talleres.
Sus diferentes temáticas están enfocadas principalmente en la prevención de consumos problemáticos, acoso escolar, promoción de hábitos de vida saludables, dirigidos a adolescentes, docentes, equipos de salud y padres.
Al comienzo del diálogo, esto le consultamos:
¿A qué le llamamos Psicología Sistémica?
Es el abordaje y la intervención en las familias, de lo que pasa entre las personas y no a las personas. Es una mirada integrada de la familia hacia adentro, cómo se relacionan entre sí, su contexto y su forma de interactuar hacia afuera.
No estudia los vínculos solamente, lo importante es la dinámica familiar y su conformidad como un todo desde la estructura.
Cómo se vincula y en qué etapa del ciclo vital se encuentran.
Los cambios, cómo han salido adelante de las crisis, si conocen sus capacidades y dificultades.
¿Podemos extender esa mirada sobre el adolescente, hoy?
Si, es lo que permite verlo en forma integral.
Se lo ubica dentro de una familia, se evalúan sus vínculos, como es su grupo de pertenencia, amigos, familia ampliada, compañeros.
Sus lugares: escuela –familia, liceo-familia, club deportivo-familia y la interacción del meso sistema, que no es aquello pequeño que rodea al adolescente y su familia, sino donde este interactúa.
Sus grupos de pares, casas que visitan, lugares donde concurre.
Todo lo que es externo pero que indirectamente repercute en él, como son las políticas de salud, gubernamentales, las decisiones políticas y sociales sobre los servicios y espacios donde el adolescente se maneja.
Ejemplo: es distinto en un país, donde hay una ley en que no se vende alcohol a los menores de 18 años y se cumple, que en un país como este, que está la ley, pero no se cumple.
A esto se le llama macro- sistema y repercute también sobre el adolescente, su familia y su entorno.
¿Cuál es la situación del adolescente cuando llega a consulta?
Llega para realizarse un control general de salud y el carnet de adolescente, obligatorio para trámites comunes. Se realiza una historia clínica adolescente, donde se tocan puntos importantes de su vida: antecedentes, conformación de su familia, los estudios, hábitos, pareja, actividades recreativas, consumos. Evaluando en qué etapa del desarrollo está, qué preferencias sexuales tiene, qué tipo de precauciones ha tomado para evitar riesgos, etc.
Es una entrevista muy completa.
¿Qué actitud toma el adolescente allí?
Depende de la edad.
El adolescente temprano (hasta los 15 años) es más dependiente del adulto, el adolescente medio (hasta los 19) se maneja más solo y genera su propio espacio de comunicación dentro de la consulta. A partir de esa edad, ya los consideramos jóvenes autónomos y con cuestionamientos similares a los adultos.
¿Es necesario que concurra con una persona mayor?
Puede ir solo, acompañado de un mayor u otro adolescente, que puede entrar o no, de acuerdo a lo que el adolescente desee.
Nuestro propósito, es que sean participantes activos de la entrevista.
Que puedan apropiarse del espacio, que se sientan cómodos y confiados, y que se pueda generar un ámbito donde sus necesidades se sientan contempladas.
¿Qué les brinda la propuesta para que les resulte atractiva?
Los equipos, tanto en el ámbito público como en el privado, prácticamente cuentan con todas las disciplinas y en un abordaje integral.
Conformados por Médicos, Licenciadas de enfermería, Psicólogas, Psiquiatras, Nutricionistas, Ginecólogos con un enfoque dirigido a adolescentes, junto a promotores en salud.
También se pueden derivar a especialistas en caso de necesitarlo.
Podemos darle una primicia, ya que estamos preparando las Primeras Jornadas de Adolescencia del Litoral para mayo próximo, a realizarse en Salto. Tendremos invitados de Argentina, colegas uruguayos de vasta experiencia y los temas centrales serán: el consumo problemático de sustancias y el embarazo del adolescente no intencional, desde diferentes miradas.
¿Cuáles son las principales dificultades presentadas por el adolescente?
La deserción del sistema educativo, sobre todo en los medios económicos más bajos, los consumos (a partir de los 12 años, tanto de alcohol, marihuana, como otras sustancias, siendo un tema desequilibrante), el embarazo no intencional, donde muchas veces ambos padres son adolescentes. La depresión, conductas autoagresivas, trastornos de la ansiedad, el sobrepeso, los accidentes y la violencia.
Los abusos sexuales, son los más frecuentes.
Las posibilidades de abordaje certero desde los equipos de salud, debe ser necesariamente en conjunto con la familia o los adultos responsables.
Conductas de riesgo
“Las conductas de riesgo, tienen que ver con probar.
Propio de la edad y a su vez no evaluar las consecuencias, tomando riesgos, lejos de la mirada adulta.
En el mundo que hoy vivimos, el riesgo puede estar en casa, detrás de una computadora con la interacción con Internet y redes sociales o en sitios donde habitualmente concurren, pero con escasos sistemas de control y seguridad para ellos.
En Uruguay existe un aumento en el consumo de pornografía y los adolescentes, no están ajenos a este fenómeno. Aunque sea un chiste enviado por celular o una película pornográfica, hacemos hincapié a los papás y a los chicos, que entiendan, que es una situación fuera de contexto, que no se asemeja a la realidad que vive una pareja en la intimidad. Si esto no se aclara, puede generar mucha confusión
Por eso está bueno que los padres conozcan, hablen y adviertan sobre el tema.
Usemos el sentido común
Un mensaje claro para los padres es: “ miren menos su propio celular y estén más pendientes del de sus hijos».
Existen todas las formas de control usando simples estrategias y promoviendo un uso responsable: “yo te dejo tener celular, usar determinada red social, pero acordamos previamente que cuando quiera ver lo que haces, me lo muestres”.
A la hora de controlar con quiénes interactúan debemos estar más alertas, los peligros han aumentado.
En relación a la familia.
Hay muchos domicilios pero cada vez menos hogares.
Se da con menos frecuencia esa comunicación real, sincera, auténtica, clara, hablando de lo que a cada uno le pasa, que genera protección y amparo.
A veces pasa por desatención, otras por la mala gestión del tiempo. Porque todo el mundo anda corriendo. Y haciendo muchas cosas, se escapan otras.
Nuestros talleres para padres muestran, que hay momentos donde su presencia es crucial: cuando llegan los chicos de una fiesta, de estudiar, jugar el fútbol, de ballet. Mirar semblantes, caras, conocer actitudes, nuevas amistades.
Decirle: “deja un ratito el celular y contame como te fue”.
Tener espacios juntos, como algunas veces: “-mamá, me tengo que comprar tal cosa”, “- ¡voy contigo!”.
De alguna forma estar en la interacción cotidiana.
No dejar pasar cosas, para después no preguntarnos: “¿pero cómo es que nos pasó esto, si siempre estamos con ellos?”.
A veces no es más tiempo, sino gestionarlo de diferente forma, dándole prioridades a determinadas situaciones que hace que hoy, sea muy importante la guía de los adultos.
Si no tienen quienes les marquen como andar en un camino desconocido, todo es mucho más difícil para ellos y los riesgos aumentan.
Hoy los adultos, tenemos un desafío, que es estar presente de una manera positiva y confiar en que somos capaces de ser buenos referentes para nuestros hijos, porque ellos confían y necesitan de nosotros.
Debemos entender cuán importantes somos, saber lo fundamental que es nuestra intervención hoy.
Ser adolescente hoy, no es para nada fácil.
Seamos capaces de brindarles un modelo confiable, amigable, protector, pero con límites y roles claros. Para que ellos puedan usar sus propias herramientas, lograr una autonomía eficaz, dando pasos certeros en cada etapa, bajo nuestra contención y guía”.
Mary Olivera