- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Accidente fatal en Villa Constitución: un hombre de 73 años perdió la vida y otro de 84 se encuentra en el CTI

La tragedia se hizo presente ayer en Villa Constitución, cuando cerca de las seis de la tarde un hombre de 73 años perdió la vida en un accidente de tránsito.
Se trata de Héctor Atilio Souto Gómez, quien viajaba como acompañante de su hermano Julio Lidio Souto Gómez, de 84 años, quien a su vez sufrió politraumatismos graves y fue trasladado al Sanatorio Uruguay, donde por su delicada condición fue inmediatamente internado en el CTI.
Los hermanos Souto, oriundos de Villa Constitución, viajaban por la ruta 3 rumbo a su pueblo, en un automóvil Maruti. Y cuando dejaron la ruta para doblar hacia el camino de acceso a la localidad en cuestión, su vehículo fue colisionado por una camioneta Chevrolet S10, que era conducida por un hombre de 38 años, oriundo de Belén, que se dirigía hacia nuestra ciudad.
El conductor de la camioneta, por su parte, sufrió politraumatismos leves, por lo que tras ser atendido en el lugar por una emergencia móvil, fue dado de alta, sin necesidad de mayores cuidados médicos.
ATRAPARON A JOVEN SOSPECHOSO
En la madrugada de ayer, una dama escuchó ruidos en el fondo de su finca y al observar por la ventana, divisó a un par de sujetos desconocidos, por lo que sospechando que trataban de robar algún objeto de su propiedad, llamó al teléfono de emergencias 911 para alertar del hecho a la Policía.
A los pocos minutos llegó al lugar un móvil policial y dos agentes del orden, con autorización de la dueña de casa, ingresaron al terrero para realizar una inspección visual, encontrando en el lugar a un joven que resultó ser menor de edad.
El adolescente, aparentemente, había ingresado a la propiedad junto a dos cómplices mayores de edad, quienes lograron huir del asedio policial.
Tras ser puesto en conocimiento del caso, el juez penal de turno dispuso que el menor fuera entregado a sus responsables.
HURTO Y RECUPERACIÓN DE MOTO
Un hombre dejó estacionada su motocicleta Yumbo Max 110cc, de color negro, en el fondo de su domicilio, ubicado en la zona céntrica de la ciudad. En horas de la madrugada, el sujeto sintió ruidos en el lugar donde estaba su birrodado, y al salir para ver qué pasaba, descubrió que una persona se estaba llevando el vehículo, para ponerlo en marcha media cuadra más adelante y darse a la fuga.
El dueño del birrodado, que radicó la denuncia correspondiente en la Seccional Cuarta, acotó que un familiar suyo “salió en busca de la moto” y “la encontró abandonada” en el barrio Artigas.
La Policía practica las averiguaciones del caso en pos de identificar y detener al malhechor.
OTROS ROBOS DE BIRRODADO
En la jornada de ayer fueron denunciados otros robos de motocicletas. Uno de los vehículos, que había desaparecido de una vivienda sita en la calle Morquio al 500, fue encontrado horas más tarde por el personal de la Seccional Segunda en un predio sito en la calle José Pedro Varela y la vía férrea.
Otro birrodado desapareció del frente de una casa del barrio Artigas, donde su propietaria lo había dejado estacionado.
Se trata de una Vital VX 110 cc., de color azul -matrícula HKS 567-, que es buscada por los efectivos policiales de la Seccional Cuarta.
Y una tercera motocicleta fue hurtada del frente de una finca sita en la calle Ramírez al 800. Se trata de un birrodado Honda C70, matrícula HIE 056, de color rojo. Como sucede en estos casos, al ir a ocupar el vehículo, el mismo había desaparecido, según fue denunciado en la Seccional Tercera.
DISMINUYEN LOS HURTOS
En los últimos tiempos han bajado los números de hurtos denunciados en las diferentes sedes policiales de la planta urbana y también de las diferentes localidades del departamento.
En la jornada de ayer, sin ir más lejos, hubo escasas denuncias, lo que denota que este delito está en pleno proceso de disminución. Fuentes policiales resaltaron a EL PUEBLO que esto se debe al “fuerte patrullaje” que han dispuesto las autoridades de la Jefatura de Policía, quienes plantearon como prioridad la necesidad de tener más policías en las calles, como forma de desalentar a los delincuentes y disminuir los hechos delictivos que estos cometen.
De acuerdo a los datos que maneja la Policía local, primero disminuyeron los hurtos de motocicletas y ahora también cayó el número de robos de fincas, lo que es un indicio que la estrategia de poblar las calles de mayor presencia policial está dando los frutos esperados.
En contrapartida, los hechos de sangre que han ocurrido en los últimos tiempos aportan la mayor preocupación de la Jefatura de Policía. Se han dado algunos homicidios o heridos de bala entre personas con antecedentes penales que en la interna policial fueron catalogados como “ajustes de cuentas”, y en esos casos no se ha podido avanzar, debido al hermetismo de las víctimas que resultaron con vida y de los potenciales testigos.
El silencio de las partes por temor a represalias o por querer tomar venganza por mano propia en un futuro hace que la investigación se estanque en un callejón sin salida, con la consecuente impotencia que provoca a los funcionarios policiales que trabajan en el caso y que hacen indagatorias y buscan testigos hasta debajo de las piedras, sin éxito.