Acquistapace, el psíquico uruguayo que ayuda en casos policiales en el mundo

El uruguayo Marcelo Acquistapace se define como un «multifacético», ya que entre otras cosas es escritor y artista plástico; sin embargo, su cara más conocida es la del psíquico que colabora con la búsqueda de personas desaparecidas en todo el mundo. Los casos que ha tomado a lo largo de su extensa trayectoria de casi 30 años le llegaron de países como Argentina, Australia, Brasil, Bolivia, Chile, España, Estados Unidos, Italia o México, lugares de los que recibe tres o cuatro paquetes por semana. En ellos llegan los datos que Acquistapace pide de las personas desaparecidas: el nombre, la fecha de nacimiento, una foto y una prenda que haya usado en cualquier momento de su vida.
Mediante esos objetos, el psíquico trabaja para emitir «una señal» e interactuar con la persona desaparecida, que a su vez interactúa con la corteza de la tierra.
De acuerdo con ello, aseveró que una prenda es como «un ‘pendrive’ donde se guarda la información de una persona; además, explicó que un humano «es como un GPS natural» que emite información que puede ser recibida por una mente entrenada. »Como todo funciona eléctricamente, la información me empieza a venir. Es como un hilo que yo tiro y me empieza a venir información a través de los sentidos», apuntó en entrevista con Efe. Pese a esto, el psíquico explicó que ese sexto sentido que tiene no lo utiliza de forma «constante», sino que lo que hace es «provocar la búsqueda» generando «un mecanismo» con una serie de ejercicios «físicos y mentales» que le permiten «abrir el campo». »Si yo estuviera obteniendo información de todo lo que hay en mi entorno terminaría enloquecido con un chaleco de fuerza», apostilló. Al ejercicio que practica, el psíquico lo llama «sustitución de percepciones» ya que su metodología le permite cambiar lo que percibe por «cosas existentes».
Respecto de los datos que obtiene, Acquistapace aseguró que siempre es el primero en sorprenderse cuando compara sus visualizaciones con las cosas que ocurrieron, ya que son «realmente extraordinarias». »No te puedo decir que en el 100 % de los casos hay coincidencia pero sí en un porcentaje muy cercano», manifestó.
Para el también escritor, la responsable «es la física cuántica», porque el «espacio-tiempo» fue «inventado por el hombre».
De acuerdo con eso, sostuvo que el ser humano desarrolló el cerebro inteligente y dejó de utilizar el sexto sentido. »No quiere decir que no lo tenemos, está allí pero está como dormido», explicó Acquistapace.
Al momento de aplicar el ejercicio para obtener información, el psíquico aseguró que a veces vive «situaciones complejas» porque hay personas fallecidas y en esos casos se le genera una sensación de «desprendimiento», el cual varía si la persona murió de manera natural, por violencia o mediante suicidio.
Pese a lo que implica todo el trabajo, Acquistapace explicó que no cobra por realizarlo ya que siempre entendió que no debía hacerlo.
En consecuencia con eso, tiempo atrás su padre le dijo que entendía por qué lo hacía, y es porque la vida de una persona «no tiene precio» por lo que él no puede ponérselo. Más allá de esa faceta de su vida, el psíquico también trabaja en su clínica, el Centro de Investigación y Control de Adicciones Método Acquistapace (Cicama). Allí desarrolla una metodología para tratar distintas adicciones, que consideró «muy gratificante» porque obtiene resultados «extraordinarios».
»Nosotros básicamente lo que hicimos fue desarrollar un método de trabajo con el que se accede al subconsciente o cerebro primitivo para generar un cambio en el borne de la adicción», apostilló. Tras ese cambio, el psíquico explicó que el cerebro racional busca información en el borne de referencia pero la que antes era positiva pasa a negativa por lo que se genera un «cortocircuito» y la persona deja de desear lo que antes quería. »Básicamente es una reprogramación y funciona extraordinariamente bien», concluyó.
Santiago Carbone Montevideo, 28 abr (EFE).-