Al chocar con una zorra estacionada falleció acompañante de automovilista

Al chocar con una zorra estacionada falleció acompañante de automovilista

Salto vivió una mañana fatal en la víspera, luego de que se produjeran tres accidentes de tránsito en poco más de tres horas.

Los siniestros ocurrieron entre las 7.00 y las 10.15 y dejaron como resultado una persona fallecida, otras dos en estado grave y cuatro lesionados leves.

SINIESTRO 1

El primer accidente sucedió en Avenida Gobernador de Viana y calle J. H. Paiva, frente al “Bagashopping”, donde chocaron violentamente dos motocicletas, resultando los dos motonetistas politraumatizados graves.

Los protagonistas del siniestro fueron dos jóvenes de  22 y 28 años, respectivamente, quienes se encuentran internados en el CTI del Hospital en estado reservado.

Pese a que ambos son socios del Centro Médico, tuvieron que ser internados en el Hospital debido a que los CTI de los nosocomios privados de nuestra ciudad tienen colmada su capacidad locativa, se explicó a EL PUEBLO.

El choque de birrodados ocurrió a las siete de la mañana, cuando la moto Yumbo 125, matrícula  HKQ circulaba por Viana hacia el Norte, conducida por un joven de 28 años, de iniciales MBM y al llegar a Juna H. Paiva, frente a una gomería allí existente, colisionó con la moto Zanella HKX 398, conducida por un joven de 22 años.

SINIESTRO 2

El segundo accidente ocurrió a las 7.15 en calle Rodó casi Charrúa, cuando el conductor de un automóvil que circulaba por la Avda. Rodó no se percató de la presencia de una zorra de un camión estacionada y al pretender esquivar la misma, no logró hacerlo totalmente, golpeando en la ventanilla del acompañante.

Precisamente de este lado del coche viajaba Celio Ramos Pintos, de 35 años, quien sufrió un golpe mortal y falleció en el acto.

El conductor del auto, un hombre de 34 años de iniciales J. A. K., fue sometido a un examen de espirometría. Como consecuencia del hecho, el sujeto fue detenido y hoy será trasladado al Juzgado Penal, donde el magistrado actuante resolverá si le cabe alguna responsabilidad por la muerte de su acompañante.

El conductor del automóvil, que resultó ileso, no frenó enseguida el vehículo, sino que lo estacionó a varios metros más adelante del lugar. Tras ser consultado por la identidad de su acompañante, aseguró que no sabía de quién se trataba, dado que lo había conocido recientemente en un baile y lo llevaba a su domicilio.

El cuerpo del occiso tuvo que ser sacado del vehículo por los bomberos, debido a que había quedado atrapado en el interior del mismo.

SINIESTRO 3

El último accidente de la mañana aconteció a las 10.15 en el kilómetro 16 de la ruta 31, donde un automóvil de alquiler que era ocupado por un matrimonio montevideano y sus dos hijos volcó y dio varias vueltas en el aire. La familia venía de Tacuarembó con destino a Salto.

La madre de 32 años, que conducía el auto, perdió el dominio del mismo presuntamente al haberse dormido al volante, lo que derivó en que el coche se desviara de su camino original y volcara. Los cuatro ocupantes resultaron lesionados y fueron derivados al Hospital, donde afortunadamente se constató que no habían sufrido politraumatismos de entidad, por lo que si bien quedaron internados en observación, se presumía que en cuestión de horas les darían el alta.

alto vivió una mañana fatal en la víspera, luego de que se produjeran tres accidentes de tránsito en poco más de tres horas.
Los siniestros ocurrieron entre las 7.00 y las 10.15 y dejaron como resultado una persona fallecida, otras dos en estado grave y cuatro lesionados leves.
SINIESTRO 1
El primer accidente sucedió en Avenida Gobernador de Viana y calle J. H. Paiva, frente al “Bagashopping”, donde chocaron violentamente dos motocicletas, resultando los dos motonetistas politraumatizados graves.
Los protagonistas del siniestro fueron dos jóvenes de  22 y 28 años, respectivamente, quienes se encuentran internados en el CTI del Hospital en estado reservado.
Pese a que ambos son socios del Centro Médico, tuvieron que ser internados en el Hospital debido a que los CTI de los nosocomios privados de nuestra ciudad tienen colmada su capacidad locativa, se explicó a EL PUEBLO.
El choque de birrodados ocurrió a las siete de la mañana, cuando la moto Yumbo 125, matrícula  HKQ circulaba por Viana hacia el Norte, conducida por un joven de 28 años, de iniciales MBM y al llegar a Juna H. Paiva, frente a una gomería allí existente, colisionó con la moto Zanella HKX 398, conducida por un joven de 22 años.
SINIESTRO 2
El segundo accidente ocurrió a las 7.15 en calle Rodó casi Charrúa, cuando el conductor de un automóvil que circulaba por la Avda. Rodó no se percató de la presencia de una zorra de un camión estacionada y al pretender esquivar la misma, no logró hacerlo totalmente, golpeando en la ventanilla del acompañante.
Precisamente de este lado del coche viajaba Celio Ramos Pintos, de 35 años, quien sufrió un golpe mortal y falleció en el acto.
El conductor del auto, un hombre de 34 años de iniciales J. A. K., fue sometido a un examen de espirometría. Como consecuencia del hecho, el sujeto fue detenido y hoy será trasladado al Juzgado Penal, donde el magistrado actuante resolverá si le cabe alguna responsabilidad por la muerte de su acompañante.
El conductor del automóvil, que resultó ileso, no frenó enseguida el vehículo, sino que lo estacionó a varios metros más adelante del lugar. Tras ser consultado por la identidad de su acompañante, aseguró que no sabía de quién se trataba, dado que lo había conocido recientemente en un baile y lo llevaba a su domicilio.
El cuerpo del occiso tuvo que ser sacado del vehículo por los bomberos, debido a que había quedado atrapado en el interior del mismo.
SINIESTRO 3
El último accidente de la mañana aconteció a las 10.15 en el kilómetro 16 de la ruta 31, donde un automóvil de alquiler que era ocupado por un matrimonio montevideano y sus dos hijos volcó y dio varias vueltas en el aire. La familia venía de Tacuarembó con destino a Salto.
La madre de 32 años, que conducía el auto, perdió el dominio del mismo presuntamente al haberse dormido al volante, lo que derivó en que el coche se desviara de su camino original y volcara. Los cuatro ocupantes resultaron lesionados y fueron derivados al Hospital, donde afortunadamente se constató que no habían sufrido politraumatismos de entidad, por lo que si bien quedaron internados en observación, se presumía que en cuestión de horas les darían el alta.