Al norte del Río Negro donde el clima fue más benévolo y los animales tienen un mejor estado corporal, se esperan buenas preñeces

El informe sobre la situación agropecuaria nacional elaborado por técnicos del Instituto Plan Agropecuario (IPA), indica que analizando el período comprendido entre el 15 de diciembre de 2015 al 15 de febrero de 2016, se aprecia que los niveles de precipitaciones fueron altos durante diciembre y la primera quincena de enero. La situación fue diferente durante la última quincena de enero y principios de febrero, la ausencia de precipitaciones determinó que la humedad de los suelos disminuyera, lo cual sumado a temperaturas y días ventosos propiciaron que la falta de agua en los perfiles se acentuara.
Esta situación estuvo más marcada al sur del Río Negro. Debido a la falta de precipitaciones luego de la segunda quincena de enero, los arroyos y cañadas han disminuido sus cauces. Las aguadas artificiales han bajado sus niveles, en algunos casos presentando problemas de calidad. El crecimiento de las pasturas naturales estuvo determinado por las condiciones climáticas que estimularon su crecimiento hasta los primeros días de enero, luego la falta de precipitaciones y temperaturas altas condicionaron su calidad. El pasto disponible se secó y el rebrote luego de los pastoreos fue muy lento. Las pasturas artificiales (praderas) y los mejoramientos extensivos han tenido condiciones favorables durante la primera parte del periodo con altos volúmenes de forraje con buena calidad, fundamentalmente en aquellos casos que tenían especies estivales. A partir de la segunda mitad de enero las tasas de crecimiento fueron inferiores al promedio, su producción durante este periodo ha sido similar a la del campo natural. La excepción productiva ha sido la alfalfa que generalmente tiene buenos comportamientos comparada con otros cultivos, cuando hay déficit de agua en el suelo. Teniendo en cuenta el estado corporal del ganado de cría, es variable pero en general es bueno. En este momento se debería estar finalizando el entore, pero en muchos casos se estima que se alarguen más de lo recomendado, fundamentalmente al sur del Río Negro, en predios que no tomaron medidas de manejo para sobrellevar el invierno y aquellos rodeos de parición tardía que comenzaron a sentir los efectos climáticos y la disminución de la oferta de forraje en el periodo posparto. En el caso de las inseminaciones de vaquillonas algunas se atrasaron debido a que los animales no ciclaban. Al norte del Río Negro donde el clima fue más benévolo y como consecuencia de esto, los animales tienen un mejor estado corporal y se esperan buenas preñeces. La categoría de recrías ha tenido un buen desarrollo durante la primavera y los animales se encuentran con buen estado para la época, en muchos casos debido a la suplementación invernal que se incentivó con operativo impulsado por el MGAP. Las vaquillonas han tenido un buen desarrollo y se espera que lleguen con el peso adecuado para su primer entore. El estado de los ovinos en general es bueno.
Como consecuencia de la situación climática, las majadas se han beneficiado en tanto su estado sanitario es bueno.
En la regional norte (Artigas, Salto y Paysandú) en el mes de diciembre se registraron intensas precipitaciones que causaron grandes inundaciones y mantuvieron los suelos prácticamente saturados de agua. Luego, en los meses de enero y primeros 10 días de febrero esta situación se revirtió llegando al punto de haber menos de 40 % de agua disponible en los suelos de prácticamente toda la zona norte. A partir del 10 de febrero, se registraron altos niveles de precipitaciones. Con respecto a la situación actual, se estima que en promedio de todas las regiones del departamento, ha llovido entre 150 y 180 mm, pero con lugares puntuales con registros superiores a los 250mm.
AGUADAS
En Salto y Artigas, se observó que las aguadas de menor cauce como zanjas y pequeñas cañadas se llegaron a cortar durante inicio de febrero pero se ha revertido hacia mediados de este mes llegando a una muy buena capacidad de aporte.
PASTURAS NATURALES
Las tasas de crecimiento en la Región Basáltica, durante los meses de diciembre y enero, fueron superiores a la media histórica. Es para destacar que en enero, a pesar de que no hubo precipitaciones, igualmente las tasas de crecimiento se ubicaron cerca de un 20% por encima de ese promedio. El comportamiento observado, coincide con lo verificado en otras ocasiones, donde no coinciden exactamente en el tiempo, un período de bajas precipitaciones con menores tasas de crecimiento de la pastura. Es de esperar que se manifieste en el mes de febrero. En general hay buena disponibilidad de forraje en los potreros, el cual ha perdido calidad a causa de la falta de precipitaciones de enero. Las zonas de bajos mantienen más volumen y mejor calidad relativa. En los suelos superficiales hay menos disponibilidad de pasto e incluso hay pasto seco. Existen situaciones en donde la carga animal es superior a la recomendada, en donde se han determinado alturas de forraje menores a 4 cm, valor que se encuentra por debajo de lo recomendado para esta época del año.