Alan García cumple una semana sin salir de residencia de embajador de Uruguay

Lima, 25 nov (EFE).- El expresidente peruano Alan García (1985-1990 y 2006-2011) cumplió hoy una semana sin salir de la residencia del embajador uruguayo en Lima a la espera de que se resuelva su solicitud de asilo diplomático para eludir las investigaciones por corrupción sobre su segundo mandato.
García llegó al domicilio del embajador de Uruguay en la madrugada del pasado domingo 18 de diciembre, apenas unas horas después de que un juez le prohibiese abandonar Perú por 18 meses mientras continúan las investigaciones, dado que el exmandatario reside en Madrid desde el año 2016.
A pesar de que García estuvo conforme inicialmente con la medida dictada por el juez e incluso dijo que para él no era un deshonor permanecer 18 meses en su patria, poco después se declaró un perseguido político ante las autoridades uruguayas.
El asilo diplomático solicitado por García se conoció recién en la tarde del domingo, mediante un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú que posteriormente fue confirmado por el Gobierno de Uruguay.
La noticia desató la indignación de los peruanos al comprobar que el expresidente pretende ejecutar la misma estrategia que en 1992, cuando evitó una acusación por enriquecimiento ilícito durante su primer mandato al ser asilado por Colombia y luego irse a vivir a París hasta que los delitos prescribieron.
Las protestas fueron inmediatas y varios grupos de ciudadanos se aproximaron frente a la residencia del embajador uruguayo para solicitar que se le deniegue el asilo, frente a un colectivo minoritario de militantes del Partido Aprista Peruano, que preside García, para apoyar a su líder. EFE