Anatomía Patológica “un diagnóstico final”

Patólogo es aquella especialidad que estudia todo lo que tiene que ver con la anatomía del ser humano que se sospecha, está funcionando mal, o tiene alguna alteración. No son muchos los especialistas en el país, prácticamente alrededor de doscientos en total, los que están dedicados a estudiar las biopsias y a todos los estudios de las piezas de Anatomía Patológica.
Hoy recurrimos al doctor Eduardo Andrade, quien nos explicara sobre su especialidad, con detalles de lo implica su tarea.
-Doctor, ¿cuál es el significado del nombre?
“Anatomía (de todo el cuerpo). Patológica (algo que está funcionando mal).
La función del Patólogo, es ver qué patología tiene el paciente. Si es inflamatoria, una patología tumoral, benigna o maligna. Por ejemplo, se saca una biopsia de un paciente, (extirpando una pieza del organismo) por vía endoscópica, por faringe, o por vía rectal, y esa biopsia se analiza. Después de ello, el médico nos informa cual es la conducta a seguir. Si debe haber un tratamiento médico o un tratamiento quirúrgico. Si es quirúrgico, esa pieza que se extirpa, ya sea estómago, baso, la mama, o todo órgano del organismo en fragmento o la pieza en totalidad, entonces la persona va de nuevo al patólogo, para que le informe qué tipo de tumor es el que tiene. Si es benigno o maligno, para saber qué estadio es el que tiene, cuánto infiltra o no y cuál es su agresividad.
CITOLOGÍA
Andrade explicó a su vez que “el Patólogo tiene otra rama que va de la mano que es la citología. Es todo aquello que estudia a las células. El estudio más conocido, es el Papanicolaou. También hacemos citología de todos los órganos: tiroides, de mamas, parte blanda, y por lesión en el muslo. O sea que la tarea del Citólogo – Patólogo, es tomar la muestra, analizarla, diagnosticar  y se lo informa al médico, que es quien va a tomar la conducta luego”.
“Existe otra función que necesariamente tiene que cumplir el anatomo patólogo, es cuando se opera a un paciente y en el momento del acto operatorio, el cirujano que está actuando, se encuentra con alguna lesión que no puede determinar si es benigna o maligna, llama al patólogo y en el acto, mientras el paciente está aún dormido, se le realiza un estudio, que se llama biopsia intraoperatoria y se le dice si lo que tiene es una lesión maligna o benigna. Y es lo que determina si sigue en ese momento con la operación o si la suspende”.
-A nivel general, ¿en qué estamos más complicados?
“El tumor es todo aquello que sobresale o que presenta deformación de algún órgano. Puede ser maligno o benigno. Por suerte los menos son los malignos. En un veinte por ciento solamente. El cáncer es sinónimo de tumor maligno. La palabra tumor, no necesariamente tiene que ser maligno. Puede ser un quiste, o una lesión benigna en las mamas, que es lo que comúnmente sucede.
Tumor maligno, es todo aquella enfermedad que si no es tratado ya sea en forma quirúrgica o de medicamento, oncológico, etc., no tiene un “parate”, sigue creciendo. Mientras tanto, un tumor benigno es un proceso que crece con un límite de crecimiento, no sigue expandiéndose dando metástasis”.
-¿Cuándo son benignos, no duelen?
“Va a depender mucho más de la  localización, que por el tipo de tumor. Aquel concepto de que toda lesión en la mama que no duele es cáncer, no es así.
Los tumores más frecuentes malignos en el Uruguay, son en la mujer y en la mama. Es un nivel importante a nivel mundial, en porcentaje por cien mil habitantes. Y en el hombre, es cáncer de colon, próstata, (relacionados en porcentaje) y pulmón. Si seguimos hablando del hombre, podemos encontrar en porcentaje, cáncer en el aparato digestivo bajo, (como el intestino, colon y recto), cáncer de estomago. También en estos casos se diagnostica por biopsias, y en la mayoría de las que realizamos son benignas. No hay que tenerle miedo a la palabra tumor, cuando a uno le dicen que le  van a ser una endoscopia. Porque aún así, cuando se encuentra una lesión incipiente, tiene el cien por ciento de probabilidad de curarse”.
PREVENCIÓN EN
CÁNCER DE MAMA.
Andrade dijo que “toda aquella mujer, que tenga antecedentes familiares o que se note un bulto en la mama, tiene que consultar a su médico de confianza, porque es él, el que va a determinar el paso a seguir. El auto examen mamario ha determinado muchas cosas. La mamografía, como forma de detección temprana ha sido hasta hoy muy importante, detectándose muchos cánceres incipientes. Aunque la mortalidad, por cáncer de mama no ha disminuido, necesitamos el hallazgo de estadio temprano, es importante tener todas las armas para poder derrotarlo”.
“Después de los cuarenta años de edad la mujer debe realizarse la mamografía. Antes de esa edad hacerse la ecografía, si tiene alguna patología previa de mama. La relación de tener un familiar directo con cáncer, es mucho más posible, que la persona que no lo tiene. Por la parte de herencia de madre a hija o abuela a hija. Existen además otros factores pre disponentes, como es  la estimulación de estrógeno de la mama, la obesidad, haber tenido hijos muy jóvenes, o no haber tenido hijos”, expresó.
Sostuvo a su vez que “todos los valores hormonales, tanto de la preñez, como del no haber tenido hijos, estimulan unas hormonas estrógenos, que están siempre activando a un tejido mamario, que es factible, que esté en continuo crecimiento, hinchándose y no. Cuando la mujer menstrua, generalmente, es cuando se ponen tumefactas las mamas, cuando están en el pico ovulatorio, porque el tejido mamario, es sensible a las hormonas. La obesidad tiene factor importante de riesgo, porque mucha de esa grasa se transforma en estrógeno, que es la hormona que produce alteraciones o quiere decir que todas las mujeres obesas vayan a tener cáncer de mama. Sí, son factores de riesgo.
La carne vacuna con grasa, no es recomendable, tanto para el cáncer de mama, como para el de colon”.
“Todas aquellas comidas que no tengan residuos, que sean en base a proteínas, también porque algún alimento que pueda tener factor irritante o cancerígeno, al pasar por el intestino y no tener sustancias que forme el bolo fecal, queda más tiempo en contacto con la mucosa del intestino. Produciendo irritaciones que con el tiempo puede formar lesiones”, manifestó.
EL CIGARRILLO “UN
AMIGO, QUE NOS PUEDE
LLEGAR A MATAR”
Lo que sí está comprobado a nivel mundial, es la relación que existe entre el consumo de cigarrillos y el cáncer de pulmón y con otros tipos de cánceres.
En ese sentido, el médico consultado asintió que “riñón, vejiga, cáncer de cuello de útero, lo tóxico del cigarrillo tiene la capacidad de desbloquear, una sustancia que frena, los cánceres, entonces cuando se fuma, no solo estamos dañando el pulmón que lo dañamos en forma directa. Sino que todos los metabolitos que quedan del humo del cigarrillo se eliminan por la orina. Esos metabolitos, que son tóxicos, mucho más tóxicos que lo que nosotros inhalamos al “pegar” una pitada del cigarro, pasan por el riñón, por el recto y van a la vejiga. Esos tres órganos tienen relación directa con el consumo del cigarrillo. No solo hacen mal al pulmón. Además están las otras enfermedades, que no son malignas pero son tan o más invalidantes como una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que la paciente que fuma, no puede caminar dos metros, porque se fatiga, tiene que vivir con oxígeno permanente”.
Asimismo dijo que “otras alteraciones de la arteriopatía obstructiva, se le tapa las arterias, porque favorece la formación de placas y termina seccionándose piernas y dedos por mecrosis o con operaciones de infarto miocardio. El humo del cigarro afecta el riñón, la vejiga, porque tienen relación directa ya que los  metabolitos se expulsan por ahí. Cavidades nasales, esófago, por el humo que se traga, ya que el cigarrillo tiene más de ochenta sustancias cancerígenas.
Esta comprobado, que es el cigarrillo el causante, acompañado de una vida sedentaria, rica en grasas, con otros factores que predisponen. Por eso en la campaña en Uruguay tan importante, para dejar el hábito, se ha logrado por lo menos que la gente no fume en lugares cerrados. Porque no solamente el que fuma se hace daño, sino el que está al lado. El fumador pasivo, que aspira justamente todos los humos tóxicos que salen de cigarrillo”.
“Por ello vemos a pacientes que nunca han probado el hábito de fumar, pero ha vivido toda una vida con la pareja que fumó y terminan con cáncer. Porque cáncer no hace quien quiere sino quien puede. Tenemos que tener  alteraciones y ya nacemos con las  mismas. El genoma humano cuando nace, lo hace con una carga genética que no está determinado que va a fallecer.
Cada gen de esos que puede llegar a producir una enfermedad, llamémosle cáncer, infarto, obesidad o lo que fuere, tiene un gen que lo bloquea, que no le permite que actúe. El medio ambiente, el estrés, etc. entre otros factores embroma al gel que está bloqueando, entonces éste productor, queda libre para hacer lo que quiera”, sostuvo el galeno.
Por esa razón dijo que “cuando encontremos todo el resultado de un sistema de estudio que está en camino, entonces ahí sabremos cual sería la vacuna genética que va a desbloquear los genes que están mal. Hay muchísimos científicos que no están muy lejos de saberlo”.
EL DEJAR DE FUMAR
“Es muy difícil, solamente y lo primero que tiene que tener la persona son las ganas de dejar, y deja. Hay excelentes grupos de ayuda, y hay que concurrir.
Tenemos medicamentos, gimnasios, ayuda siquiátrica y sicológica”, señaló.
¿Existe un lugar en el departamento para ello?
“Una policlínica antitabaco, que funciona en el CAM. La persona se anota, y ya está participando de ese programa. Todos los socios del Centro Médico y del Hospital, tienen que tener un médico de referencia, que es quién los va a guiar hasta dicha policlínica. Allí funciona, un grupo de médicos, entre ellos sicólogos, siquiatras, medicina internista, sociólogos, etc. con entrevistas grupales y personales y ha dado excelentes resultados. El trabajo en sí, es excelente”, manifestó.

Patólogo es aquella especialidad que estudia todo lo que tiene que ver con la anatomía del ser humano que se sospecha, está funcionando mal, o tiene alguna alteración. No son muchos los especialistas en el país, prácticamente alrededor de doscientos en total, los que están dedicados a estudiar las biopsias y a todos los estudios de las piezas de Anatomía Patológica.

Hoy recurrimos al doctor Eduardo Andrade, quien nos explicara sobre su especialidad, con detalles de lo implica su tarea.

-Doctor, ¿cuál es el significado del nombre?

“Anatomía (de todo el cuerpo). Patológica (algo que está funcionando mal).

La función del Patólogo, es ver qué patología tiene el paciente. Si es inflamatoria, una patología tumoral, benigna o maligna. PorDSCF9474ejemplo, se saca una biopsia de un paciente, (extirpando una pieza del organismo) por vía endoscópica, por faringe, o por vía rectal, y esa biopsia se analiza. Después de ello, el médico nos informa cual es la conducta a seguir. Si debe haber un tratamiento médico o un tratamiento quirúrgico. Si es quirúrgico, esa pieza que se extirpa, ya sea estómago, baso, la mama, o todo órgano del organismo en fragmento o la pieza en totalidad, entonces la persona va de nuevo al patólogo, para que le informe qué tipo de tumor es el que tiene. Si es benigno o maligno, para saber qué estadio es el que tiene, cuánto infiltra o no y cuál es su agresividad.

CITOLOGÍA

Andrade explicó a su vez que “el Patólogo tiene otra rama que va de la mano que es la citología. Es todo aquello que estudia a las células. El estudio más conocido, es el Papanicolaou. También hacemos citología de todos los órganos: tiroides, de mamas, parte blanda, y por lesión en el muslo. O sea que la tarea del Citólogo – Patólogo, es tomar la muestra, analizarla, diagnosticar  y se lo informa al médico, que es quien va a tomar la conducta luego”.

“Existe otra función que necesariamente tiene que cumplir el anatomo patólogo, es cuando se opera a un paciente y en el momento del acto operatorio, el cirujano que está actuando, se encuentra con alguna lesión que no puede determinar si es benigna o maligna, llama al patólogo y en el acto, mientras el paciente está aún dormido, se le realiza un estudio, que se llama biopsia intraoperatoria y se le dice si lo que tiene es una lesión maligna o benigna. Y es lo que determina si sigue en ese momento con la operación o si la suspende”.

-A nivel general, ¿en qué estamos más complicados?

“El tumor es todo aquello que sobresale o que presenta deformación de algún órgano. Puede ser maligno o benigno. Por suerte los menos son los malignos. En un veinte por ciento solamente. El cáncer es sinónimo de tumor maligno. La palabra tumor, no necesariamente tiene que ser maligno. Puede ser un quiste, o una lesión benigna en las mamas, que es lo que comúnmente sucede.

Tumor maligno, es todo aquella enfermedad que si no es tratado ya sea en forma quirúrgica o de medicamento, oncológico, etc., no tiene un “parate”, sigue creciendo. Mientras tanto, un tumor benigno es un proceso que crece con un límite de crecimiento, no sigue expandiéndose dando metástasis”.

-¿Cuándo son benignos, no duelen?

“Va a depender mucho más de la  localización, que por el tipo de tumor. Aquel concepto de que toda lesión en la mama que no duele es cáncer, no es así.

Los tumores más frecuentes malignos en el Uruguay, son en la mujer y en la mama. Es un nivel importante a nivel mundial, en porcentaje por cien mil habitantes. Y en el hombre, es cáncer de colon, próstata, (relacionados en porcentaje) y pulmón. Si seguimos hablando del hombre, podemos encontrar en porcentaje, cáncer en el aparato digestivo bajo, (como el intestino, colon y recto), cáncer de estomago. También en estos casos se diagnostica por biopsias, y en la mayoría de las que realizamos son benignas. No hay que tenerle miedo a la palabra tumor, cuando a uno le dicen que le  van a ser una endoscopia. Porque aún así, cuando se encuentra una lesión incipiente, tiene el cien por ciento de probabilidad de curarse”.

PREVENCIÓN EN CÁNCER DE MAMA.

Andrade dijo que “toda aquella mujer, que tenga antecedentes familiares o que se note un bulto en la mama, tiene que consultar a su médico de confianza, porque es él, el que va a determinar el paso a seguir. El auto examen mamario ha determinado muchas cosas. La mamografía, como forma de detección temprana ha sido hasta hoy muy importante, detectándose muchos cánceres incipientes. Aunque la mortalidad, por cáncer de mama no ha disminuido, necesitamos el hallazgo de estadio temprano, es importante tener todas las armas para poder derrotarlo”.

“Después de los cuarenta años de edad la mujer debe realizarse la mamografía. Antes de esa edad hacerse la ecografía, si tiene alguna patología previa de mama. La relación de tener un familiar directo con cáncer, es mucho más posible, que la persona que no lo tiene. Por la parte de herencia de madre a hija o abuela a hija. Existen además otros factores pre disponentes, como es  la estimulación de estrógeno de la mama, la obesidad, haber tenido hijos muy jóvenes, o no haber tenido hijos”, expresó.

Sostuvo a su vez que “todos los valores hormonales, tanto de la preñez, como del no haber tenido hijos, estimulan unas hormonas estrógenos, que están siempre activando a un tejido mamario, que es factible, que esté en continuo crecimiento, hinchándose y no. Cuando la mujer menstrua, generalmente, es cuando se ponen tumefactas las mamas, cuando están en el pico ovulatorio, porque el tejido mamario, es sensible a las hormonas. La obesidad tiene factor importante de riesgo, porque mucha de esa grasa se transforma en estrógeno, que es la hormona que produce alteraciones o quiere decir que todas las mujeres obesas vayan a tener cáncer de mama. Sí, son factores de riesgo.

La carne vacuna con grasa, no es recomendable, tanto para el cáncer de mama, como para el de colon”.

“Todas aquellas comidas que no tengan residuos, que sean en base a proteínas, también porque algún alimento que pueda tener factor irritante o cancerígeno, al pasar por el intestino y no tener sustancias que forme el bolo fecal, queda más tiempo en contacto con la mucosa del intestino. Produciendo irritaciones que con el tiempo puede formar lesiones”, manifestó.

EL CIGARRILLO “UN

AMIGO, QUE NOS PUEDE

LLEGAR A MATAR”

Lo que sí está comprobado a nivel mundial, es la relación que existe entre el consumo de cigarrillos y el cáncer de pulmón y con otros tipos de cánceres.

En ese sentido, el médico consultado asintió que “riñón, vejiga, cáncer de cuello de útero, lo tóxico del cigarrillo tiene la capacidad de desbloquear, una sustancia que frena, los cánceres, entonces cuando se fuma, no solo estamos dañando el pulmón que lo dañamos en forma directa. Sino que todos los metabolitos que quedan del humo del cigarrillo se eliminan por la orina. Esos metabolitos, que son tóxicos, mucho más tóxicos que lo que nosotros inhalamos al “pegar” una pitada del cigarro, pasan por el riñón, por el recto y van a la vejiga. Esos tres órganos tienen relación directa con el consumo del cigarrillo. No solo hacen mal al pulmón. Además están las otras enfermedades, que no son malignas pero son tan o más invalidantes como una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que la paciente que fuma, no puede caminar dos metros, porque se fatiga, tiene que vivir con oxígeno permanente”.

Asimismo dijo que “otras alteraciones de la arteriopatía obstructiva, se le tapa las arterias, porque favorece la formación de placas y termina seccionándose piernas y dedos por mecrosis o con operaciones de infarto miocardio. El humo del cigarro afecta el riñón, la vejiga, porque tienen relación directa ya que los  metabolitos se expulsan por ahí. Cavidades nasales, esófago, por el humo que se traga, ya que el cigarrillo tiene más de ochenta sustancias cancerígenas.

Esta comprobado, que es el cigarrillo el causante, acompañado de una vida sedentaria, rica en grasas, con otros factores que predisponen. Por eso en la campaña en Uruguay tan importante, para dejar el hábito, se ha logrado por lo menos que la gente no fume en lugares cerrados. Porque no solamente el que fuma se hace daño, sino el que está al lado. El fumador pasivo, que aspira justamente todos los humos tóxicos que salen de cigarrillo”.

“Por ello vemos a pacientes que nunca han probado el hábito de fumar, pero ha vivido toda una vida con la pareja que fumó y terminan con cáncer. Porque cáncer no hace quien quiere sino quien puede. Tenemos que tener  alteraciones y ya nacemos con las  mismas. El genoma humano cuando nace, lo hace con una carga genética que no está determinado que va a fallecer.

Cada gen de esos que puede llegar a producir una enfermedad, llamémosle cáncer, infarto, obesidad o lo que fuere, tiene un gen que lo bloquea, que no le permite que actúe. El medio ambiente, el estrés, etc. entre otros factores embroma al gel que está bloqueando, entonces éste productor, queda libre para hacer lo que quiera”, sostuvo el galeno.

Por esa razón dijo que “cuando encontremos todo el resultado de un sistema de estudio que está en camino, entonces ahí sabremos cual sería la vacuna genética que va a desbloquear los genes que están mal. Hay muchísimos científicos que no están muy lejos de saberlo”.

EL DEJAR DE FUMAR

“Es muy difícil, solamente y lo primero que tiene que tener la persona son las ganas de dejar, y deja. Hay excelentes grupos de ayuda, y hay que concurrir.

Tenemos medicamentos, gimnasios, ayuda siquiátrica y sicológica”, señaló.

¿Existe un lugar en el departamento para ello?

“Una policlínica antitabaco, que funciona en el CAM. La persona se anota, y ya está participando de ese programa. Todos los socios del Centro Médico y del Hospital, tienen que tener un médico de referencia, que es quién los va a guiar hasta dicha policlínica. Allí funciona, un grupo de médicos, entre ellos sicólogos, siquiatras, medicina internista, sociólogos, etc. con entrevistas grupales y personales y ha dado excelentes resultados. El trabajo en sí, es excelente”, manifestó.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...