Ángelo Sagradini y los sentimientos encontrados

Para ÁNGELO SAGRADINI resultó una semana especial. Propio del partido que se le venía. Después de todo, la primera que enfrentaba a «su» River plate, en este caso con la camiseta de Salto Uruguay en el pecho. «Serán sentimientos encontrados», apuntaba el goleador antes de los 90′ en el Parque Ambrosoni. Y por si fuera poco, le confirieron la chance de ejecutar el penal y Ángelo ejecutó. La mandó contra las piolas, para que los decanos entonaran la primera victoria en el Campeonato Salteño de la «A». No lo gritó, naturalmente que no. Y la ironía del destino también quiso que el arquero de River Plate fuese Luis Domínguez, justamente un hijo de la causa de Salto Uruguay desde su tiempo de niñez y adolescencia. Después de casi una década en River, el delantero se fue a Salto Uruguay, al amparo de una convicción: «Necesitaba cambiar de aire. Cuando en River tuve que jugar lesionado, también jugué lesionado» Salto Uruguay fue victoria, después del traspié inicial ante Salto Uruguay. Principio quieren las cosas.