Aquel “ladrillazo” en tierra fronteriza

Ocurrió en la pasada edición del Campeonato de Clubes impulsado por la Organización del Fútbol del Interior. Pirata Juniors de Artigas y Ferro Carril de Salto se enfrentaron en el estadio Matías González, ya en segunda fase. Conclusión de 1 a 1. Ferro llegó al empate en los 90′ del segundo tiempo a través de Gabriel de Souza. Cuando el fútbol iría a reiniciarse, la violencia se desató en el sector del este, destinado a hinchas de Ferro Carril. Sucede que en algún momento del partido, simpatizantes de Pirata se sumaron a esa zona. Tras el gol de De Souza, aquel «ladrillazo» que la historia recuerda y que por poco no impactó en quienes conformaban el relevo de jugadores y Cuerpo Técnico de Ferro Carril. El partido se no se pudo reiniciar. No solo ese ladrillo, dino piedras también, más otros objetos contundentes. Fue suspendido el partido. Ferro Carril denunció el hecho y reclamó los puntos en OFI. Más allá de las pruebas exhibidas y los argumentos expuestos, en el organismo rector no se contempló al club salteño, en tanto Pirata de Artigas era blanco de una modesta sanción económica, permaneciendo habilitado el escenario fronterizos para futuras instancias.
En ese caso, en OFI no se aplicaron aspectos relativos a la Ley del Deporte, que tiende en su aplicación a abortar hechos de violencia. Ese es otro tema en cuestión: ¿cuándo es de aplicación la Ley del deporte y cuándo no? ¿En qué ámbitos deportivos sí y en que ámbitos deportivos no?.