Argentina celebra al santo patrono del trabajo con misas y una marcha

Buenos Aires, 7 ago (EFE).- Argentina celebró hoy la festividad anual de San Cayetano, el patrono del «pan y el trabajo», con actos religiosos en su santuario, en Buenos Aires, y una masiva marcha de organizaciones sociales y sindicales que reclaman mejoras en el empleo.
Miles de fieles acudieron hoy al santuario de San Cayetano, en el barrio capitalino de Liniers, donde cada 7 de agosto los feligreses acuden al santo italiano para pedirle la gracia de conseguir un empleo o agradecerle por haberlo obtenido.
En la misa central, presidida por el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, se leyó un mensaje del papa Francisco, quien hasta ser elegido como sumo pontífice celebraba cada año esta festividad junto a los fieles de la capital argentina.
En su mensaje, Francisco dijo que es más fácil hoy, para quien no lo tiene, conseguir «pan» gracias a la solidaridad de la gente, pero no tanto así lograr un empleo.
«El trabajo es tan difícil lograrlo, sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos», afirmó el Papa en su mensaje, leído por Poli.
El arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de Argentino dijo, por su parte, en su homilía llamó a los argentinos a generar las condiciones para que todos accedan a la «dignidad» del trabajo, tal como lo pide el Papa, y a practicar los «mandamientos de la compasión y de la misericordia con el otro».
Poli pidió que las familias más postergadas puedan acceder a una «casa digna», que no falte «la asistencia de la salud, la educación y un trabajo digno y honrado» y sostuvo que «una foto o un encuentro con el Papa Francisco no te hacen ni vocero, ni su amigo, ni su misionero» sino practicar la misericordia.
En tanto, organizaciones sociales y sindicales aprovecharon la jornada para marchar desde el santuario de San Cayetano hasta la Plaza de Mayo, en el centro de Buenos Aires, para reclamar al Gobierno mejoras en el empleo.
Bajo el lema «paz, pan y trabajo», las organizaciones protestaron en contra de los despidos en diversos sectores, la inflación y los aumentos en las tarifas de los servicios públicos.
«Esto es para que el Gobierno entienda que no se puede gobernar solamente para los ricos. Aquí hay un pueblo que reclama soluciones», dijo durante la marcha Hugo Yasky, secretario general de la Central de los Trabajadores Argentinos.
El excanciller argentino y actual parlamentario del Mercosur Jorge Taiana, también presente en la movilización, sostuvo que «esta gran marcha de San Cayetano a Plaza de Mayo es para mostrarle a la sociedad los efectos que esta tendiendo esta política regresiva, reaccionaria y antipopular del Gobierno de Macri».
«Nos ha sumergido en una recesión profunda donde peligran los puestos de trabajo», sostuvo.
Por su parte, Roberto Baradel, secretario general del sindicato de trabajadores de la educación de Buenos Aires, afirmó que que la movilización se convocó para defender el «derecho» al empleo y advirtió que «una familia que no tiene trabajo, está condenada a la marginalidad y la pobreza».