Arte argentino contemporáneo traza diagonal entre Francia y Buenos Aires

Sofía Terrile. Buenos Aires, 4 feb (EFE).- La gran ambición de un francés de reunir 25 años del arte argentino, representados en 400 obras de 123 artistas en 3.000 metros lineales dio como resultado un recorrido bautizado “Diagonal Sur”, que inaugura hoy en un centro cultural de la ciudad de Buenos Aires.
Las diez salas del Centro Cultural Borges son sede de una de las exposiciones más vastas de los últimos años en la frenética escena cultural porteña y cuenta con obras de artistas argentinos contemporáneos como Liliana Porter, Jorge Macchi, Alfredo Prior, Marcos López y Pablo Siquier, con Phillippe Cyroulnik como comisario llegado desde Francia.
La unión de dos siglos, el XX y el XXI (la exhibición abarca desde 1990 hasta 2015), toma forma en esculturas, fotografías, pinturas, instalaciones y hasta murales realizados en vivo y en directo: todos esos formatos estarán presentes hasta el 27 de marzo próximo.
La contemporaneidad del arte argentino en “Diagonal Sur” se expresa, entre otras maneras, en colores brillantes, formas geométricas, dibujos que abordan el tema de la feminidad y objetos cotidianos intervenidos, como puertas de madera pintadas con diferentes motivos.
Las obras exhibidas, que son parte de una colección privada del médico cirujano argentino Esteban Tedesco, fueron puestas en escena por el francés Cyroulnik, quien contó a Efe que su fascinación por el arte argentino nació cuando fue invitado como jurado al Premio Günther, celebrado en 1989 en Buenos Aires en el ya desaparecido Centro de Arte y Comunicación (CAyC).
El romance transatlántico incluyó presentaciones de artistas argentinos en Europa patrocinadas por Cyroulnik, y viajes frecuentes para conocer más sobre la producción del país austral y estrechar lazos con referentes de la escena local.
El comisario también estableció desde aquella primera visita una muy buena relación con el artista Jorge Macchi, que también residió en Francia, y que tiene un papel protagónico en “Diagonal Sur” con 25 obras de su autoría. Lía Cristal, productora de la muestra, dijo a Efe que convocó al francés por “su mirada vasta, internacional y distinta” al fenómeno local, más relacionada con problemáticas del viejo continente.
Asimismo, explicó que es por eso que él eligió el nombre “Diagonal Sur”, por una especie de “mirada hacia”, de “conexión” con el norte desde el hemisferio austral.
En ese sentido, Cyroulnik aseguró que encuentra varias similitudes con el arte europeo en los artistas que él convocó, sobre todo en lo que respecta al arte abstracto y kinético.
“Veo algunas relaciones con Gustav Klimt y con Henri Matisse en estas obras”, dijo el comisario, en relación con artistas célebres europeos.
También celebró la inspiración de los locales en las vanguardias nacidas en el viejo continente, aunque con giros propios de la cultura argentina.
Sin una narración clara que conduzca, Cristal describió la labor del comisario como “una danza” que permite a quien recorre la muestra “percibir en su cuerpo un recorrido mágico y poético, sin altibajos”, a lo largo de todas las salas que ocupa. En la presentación de “Diagonal Sur”, los organizadores de la exposición argumentan que pretenden que se convierta en “una suerte de piedra angular del mundo del arte argentino en el último cuarto de siglo”.
Esa “piedra angular”, señaló Cristal, dejará en los visitantes extranjeros una muy buena impresión de lo que está sucediendo en el arte local, y para los argentinos más familiarizados, no dejará de sorprender.
“La exhibición, en definitiva, muestra al arte argentino en toda su potencia, creación y diversidad”, concluyó la productora de “Diagonal Sur”.