Arturo Yglesias y el problema de la vivienda en el Uruguay “En una época donde no hay otros valores seguros la gente se refugia en los ladrillos…”

La problemática de la falta de vivienda se ha transformado en un fenómeno urbano, a la par ese fenómeno ha llevado a la despoblación de nuestro campo pero que sin embargo también posee problemas de vivienda. Sobre estos temas EL PUEBLO dialogó con Arturo Yglesias, catedrático grado 5 de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y docente de nuestra Regional Norte que dio una charla el pasado viernes sobre una propuesta novedosa.
- Cuando habla de “fincas abandonadas”, ¿a qué se está refiriendo?
- Es un tema que está un poco en el candelero sobre el cual hay varias iniciativas, varios proyectos y que se origina en ciertos datos de la realidad. Por un lado el país tiene un problema de vivienda endémico, no tiene recursos para resolverlo, no hay inversión privada. Ahora hay alguna iniciativa de una ley que todavía no se le ha visto los resultados y al mismo tiempo resulta que se detecta por los censos de población y vivienda que hay un número importante de viviendas abandonadas…
- Según el Censo 2011 se habla de unas 266.542 viviendas abandonadas.
- No sé cuál es la cifra exacta porque se dan cifras muy contradictorias, además se mezclan dos situaciones distintas que son las viviendas vacías y las viviendas abandonadas y no necesariamente es lo mismo.
- ¿Qué diferencias hay entre unas y otras?
- Una vivienda puede estar vacía porque el propietario la mantiene en parte del año vacía o porque circunstancialmente está vacía porque está en oferta para arrendar y no se ha arrendado o porque está en oferta para la venta y no se ha vendido o simplemente la tiene vacía y cumple con sus obligaciones como los impuestos y mantenerla en forma.
O sea, se está dando en buena medida, no conozco estimaciones pero cabe presumir que hay un buen número de viviendas que están desocupadas porque en realidad cumplen con una función fundamentalmente de reservas de valores. En una época donde no hay otros valores seguros la gente se refugia en los ladrillos…
- ¿Con fines especulatorios?
- No sé si se trata de especulación, pero así como hay gente que compra obras de arte para mantener un valor porque se trata de valores que les inspira confianza, hay una tradición acá en Uruguay de ahorrar en ladrillos. Por ahí se ha generado, por diferentes razones, desconfianza en los arrendamientos en la posibilidad de recuperar el bien arrendado, y bueno, hay muchas situaciones que por lo menos me parece que no cabe tratarlas de la misma manera.
En lo que nosotros estamos tiene que ver con la elaboración de un proyecto directamente a instancias de MEVIR (Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural), que tiene que ver con aquellas propiedades que han sido material y jurídicamente abandonadas por sus propietarios que por ahí están ocupadas, en donde quizás ni siquiera se sabe quiénes son los propietarios o si alguna vez hubo algún propietario. Acá en las proximidades hay pueblos enteros en esa situación.
- ¿Y en ese caso no podría operar el instituto de la prescripción treintenal?
- En algunos casos se ha utilizado ese instituto con resultados diversos, por ejemplo hay prescripciones que están trancadas porque no se ha podido justificar la salida fiscal o la salida municipal. Hay otras expropiaciones que se han decretado y que por ahí están trancadas, al margen que tiene otro problema de que hay que disponer de recursos y justamente es lo que no hay. En el caso de las prescripciones hay situaciones donde se puede ir a la prescripción de acuerdo a las reglas actuales pero hay otros casos en que no, depende un poco de cuál sea la situación habitacional en la que se encuentra el bien.
Concretamente a MEVIR, en algunos casos que recurrieron a la prescripción se le ha planteado otras consecuencias. Cuando se han ocupado de organizarle la prescripción a los ocupantes con la intención de mejorarle la vivienda rural para favorecer la ocupación en el campo, y en una época como esta donde hay un gran impulso en la concentración de la tierra, gente que de repente tiene pocos recursos, que se mantuvieron en el campo entre otras cosas porque no tienen otras opciones, por ahí se encuentran con una propiedad que en lugar de seguir viviendo o que decidan explotarla surge la tentación de vender. MEVIR se ha ocupado entonces de resolver esas situaciones para mantener la ocupación de la gente en el campo y lo que se ha conseguido es justamente la expulsión de la gente del campo porque te la terminan vendiendo a algún hacendado de la zona.
- ¿Usted además ha estado trabajando en un proyecto del diputado Alfredo Asti?
- El diputado Asti me consultó por su proyecto, el que se refiere fundamentalmente a situaciones urbanas, no querían ellos mezclarlos con situaciones rurales. Yo conversé varias veces con ellos, incluso hemos tenido reuniones donde les he planteado algunas cosas diferentes, después tomaron algunas ideas que les pasé, pero igualmente se trata de un proyecto distinto, incluso con diferencias de cómo se contemplan a los ocupantes, que en el caso del proyecto en el que nosotros estamos trabajando directamente, porque la Facultad (de Derecho) tiene un convenio de colaboración con MEVIR, es importante que la ley se refiera concretamente a la situación de los ocupantes, porque una de las

La problemática de la falta de vivienda se ha transformado en un fenómeno urbano, a la par ese fenómeno ha llevado a la despoblación de nuestro campo pero que sin embargo también posee problemas de vivienda. Sobre estos temas EL PUEBLO dialogó con Arturo Yglesias, catedrático grado 5 de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República y docente de nuestra Regional Norte que dio una charla el pasado viernes sobre una propuesta novedosa.

– Cuando habla de “fincas abandonadas”, ¿a qué se está refiriendo?

– Es un tema que está un poco en el candelero sobre el cual hay varias iniciativas, varios proyectos y que se origina en ciertos27412 040 datos de la realidad. Por un lado el país tiene un problema de vivienda endémico, no tiene recursos para resolverlo, no hay inversión privada. Ahora hay alguna iniciativa de una ley que todavía no se le ha visto los resultados y al mismo tiempo resulta que se detecta por los censos de población y vivienda que hay un número importante de viviendas abandonadas…

– Según el Censo 2011 se habla de unas 266.542 viviendas abandonadas.

– No sé cuál es la cifra exacta porque se dan cifras muy contradictorias, además se mezclan dos situaciones distintas que son las viviendas vacías y las viviendas abandonadas y no necesariamente es lo mismo.

– ¿Qué diferencias hay entre unas y otras?

– Una vivienda puede estar vacía porque el propietario la mantiene en parte del año vacía o porque circunstancialmente está vacía porque está en oferta para arrendar y no se ha arrendado o porque está en oferta para la venta y no se ha vendido o simplemente la tiene vacía y cumple con sus obligaciones como los impuestos y mantenerla en forma.

O sea, se está dando en buena medida, no conozco estimaciones pero cabe presumir que hay un buen número de viviendas que están desocupadas porque en realidad cumplen con una función fundamentalmente de reservas de valores. En una época donde no hay otros valores seguros la gente se refugia en los ladrillos…

– ¿Con fines especulatorios?

– No sé si se trata de especulación, pero así como hay gente que compra obras de arte para mantener un valor porque se trata de valores que les inspira confianza, hay una tradición acá en Uruguay de ahorrar en ladrillos. Por ahí se ha generado, por diferentes razones, desconfianza en los arrendamientos en la posibilidad de recuperar el bien arrendado, y bueno, hay muchas situaciones que por lo menos me parece que no cabe tratarlas de la misma manera.

En lo que nosotros estamos tiene que ver con la elaboración de un proyecto directamente a instancias de MEVIR (Movimiento de Erradicación de la Vivienda Insalubre Rural), que tiene que ver con aquellas propiedades que han sido material y jurídicamente abandonadas por sus propietarios que por ahí están ocupadas, en donde quizás ni siquiera se sabe quiénes son los propietarios o si alguna vez hubo algún propietario. Acá en las proximidades hay pueblos enteros en esa situación.

– ¿Y en ese caso no podría operar el instituto de la prescripción treintenal?

– En algunos casos se ha utilizado ese instituto con resultados diversos, por ejemplo hay prescripciones que están trancadas porque no se ha podido justificar la salida fiscal o la salida municipal. Hay otras expropiaciones que se han decretado y que por ahí están trancadas, al margen que tiene otro problema de que hay que disponer de recursos y justamente es lo que no hay. En el caso de las prescripciones hay situaciones donde se puede ir a la prescripción de acuerdo a las reglas actuales pero hay otros casos en que no, depende un poco de cuál sea la situación habitacional en la que se encuentra el bien.

Concretamente a MEVIR, en algunos casos que recurrieron a la prescripción se le ha planteado otras consecuencias. Cuando se han ocupado de organizarle la prescripción a los ocupantes con la intención de mejorarle la vivienda rural para favorecer la ocupación en el campo, y en una época como esta donde hay un gran impulso en la concentración de la tierra, gente que de repente tiene pocos recursos, que se mantuvieron en el campo entre otras cosas porque no tienen otras opciones, por ahí se encuentran con una propiedad que en lugar de seguir viviendo o que decidan explotarla surge la tentación de vender. MEVIR se ha ocupado entonces de resolver esas situaciones para mantener la ocupación de la gente en el campo y lo que se ha conseguido es justamente la expulsión de la gente del campo porque te la terminan vendiendo a algún hacendado de la zona.

– ¿Usted además ha estado trabajando en un proyecto del diputado Alfredo Asti?

– El diputado Asti me consultó por su proyecto, el que se refiere fundamentalmente a situaciones urbanas, no querían ellos mezclarlos con situaciones rurales. Yo conversé varias veces con ellos, incluso hemos tenido reuniones donde les he planteado algunas cosas diferentes, después tomaron algunas ideas que les pasé, pero igualmente se trata de un proyecto distinto, incluso con diferencias de cómo se contemplan a los ocupantes, que en el caso del proyecto en el que nosotros estamos trabajando directamente, porque la Facultad (de Derecho) tiene un convenio de colaboración con MEVIR, es importante que la ley se refiera concretamente a la situación de los ocupantes, porque una de lascosas que estábamos proponiendo es recurrir a la figura del abandono y que por consecuencia, siguiendo las normas clásicas del Código Civil, ingrese como bien vacante a dominio del Estado.

Y entonces, según se da la situación sobre los bienes rurales, el principio dentro de lo que puede ser el destino de los bienes del patrimonio del Estado, en esas mutaciones dominiales que se pueden hacer, que pasara al patrimonio del Instituto de Colonización pero con la carga de contemplar fundamentalmente a los ocupantes como colonos, de esa manera se puede contemplar las dos cosas…

– ¿Una especie de derecho de uso y habitación rural?

– No, como colonos, o sea, el régimen previsto por Colonización para colonos. Entonces de esa manera ya se trataría también del apoyo del instituto no solamente para la cuestión de la habitación, sobre todo si la finalidad es mejorar la situación de la gente que está en el campo. Si fuera un bien urbano que fuera posible afectarlo a vivienda, que pase al Ministerio de Vivienda y si no a la intendencia respectiva. Se trata de situaciones que no con eso vamos a resolver el problema de la vivienda, o sea, simplemente es un instrumento más para evitar estar desaprovechando recursos como se están desaprovechando ahora que puedan ser destinados a actividades de la sociedad.

– ¿Hay muchas personas en esa situación en el medio rural?

– Según los datos que nos han pasado, de quinientas situaciones que ellos estaban pensando contemplar hay cuatrocientos casos con problemas de titulación, y si hay ese problema MEVIR no puede meterse a mejorar una vivienda que después no sabe cuál va a ser el destino. Entonces, ellos están planteando casos de pueblos enteros, como Pepe Núñez (Salto), ahí no se sabe de quién es, la gente parte de la base que son bienes fiscales según unas investigaciones que hay, pero para Catastro figuran como gente que no se sabe quiénes son. Pueblo Sequeira en Artigas, no sé si todo pero una parte se encuentra en una situación similar, al igual que Santo Domingo de Soriano, primer pueblo de la República. Hay un proyecto que tenían con varios padrones que habían intentado resolver por la vía de la expropiación, pero bueno, el municipio ha expropiado pero está trancado porque no encuentran la salida municipal, o sea, está trancada la expropiación porque no se sabe si el bien no es municipal, ¿se da cuenta la paradoja del asunto?

– Este proyecto que usted está trabajando con MEVIR, ¿ya fue presentado al Parlamento?

– No sé, nosotros hicimos la tarea con un grupo que formamos en la Facultad (de Derecho) a instancias de la decana (la escribana Dora Bagdassarian), y ahora lo que hay que buscar es conseguir el apoyo político, tanto sea por MEVIR como lo que es la Comisión del Vecino. En esto ha colaborado la REAHVI (Red de Asentamientos Humanos, Hábitat y Vivienda), que nosotros integramos también por la Facultad de Derecho.

En fin, hay varios proyectos, es más, es un tema que no es nuevo. Recuerdo que una de las intervenciones que tuve en la Asociación de Escribanos en el año 2000 fue por un proyecto que había sobre prescripciones presentada por la bancada del Partido Nacional, después tuve que elaborar a instancias del PIAI (Programa de Integración de Asentamientos Irregulares) durante la época del gobierno colorado un proyecto de adjudicación de bienes para los asentamientos irregulares donde también se trataban estos temas. Después hemos trabajado, no en la elaboración pero sí en el estudio y en los comentarios sobre la ley de ordenamiento territorial que en cierta forma tiene que ver también con esto.

O sea, hay una preocupación a nivel nacional. Desde el punto de vista nuestro que puede ser la actividad en la Facultad y el tema legal, hay otra realidad, nosotros estamos en un régimen de propiedad que sustancialmente más allá de algunas modificaciones cosméticas, es el mismo del Código Civil (del siglo diecinueve) bajo una realidad completamente distinta. En la época del Código Civil teníamos como todo el mundo un cinco por ciento de población urbana, hoy Uruguay tiene un noventa y cuatro por ciento de población urbana. Es decir que el problema de vivienda es esencialmente un problema urbano, acá y en todo el mundo. Entonces, las soluciones no pueden ser las mismas, el régimen no puede ser exactamente igual al que era a mediados del siglo diecinueve. En todo el mundo se están haciendo modificaciones y se buscan diferentes soluciones.

– Por tanto, ¿hay que actualizar nuestro régimen?

– Y si, y una de las cosas que hay que actualizar tiene que ver con el abandono. El Código Civil habla del abandono voluntario y expreso, y en los hechos estamos pensando que dada la situación y las circunstancias hay que pensar también en el abandono tácito, que es el abandono por el hecho de no ocuparse la finca. Ahora, no creo que la solución para lo que se puede llamar específicamente abandono que es no ocuparse para nada, no realizar las acciones para recuperar o conservar la posesión, no pagar ningún impuesto, no arreglar las cosas que hay que arreglar, el desentenderse completamente de los bienes que es lo que pasa especialmente en esos casos…

– ¿Por cuánto tiempo debería establecerse el abandono?

– Lo del plazo es arbitrario, puede ser mayor o menor, nosotros tomamos un plazo allí más o menos tomando los plazos que actualmente se están manejando, como maneja la ley de ordenamiento territorial de cinco años, pero pueden ser diez, a esos efectos el plazo puede ser más o menos, es un tema para que se discuta políticamente.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...