Asaltaron ayer a media tarde local de Agencia Central con seis funcionarios tras las cajas y dos clientes en el interior

Asaltaron ayer a media tarde local de Agencia Central con  seis funcionarios tras las cajas y dos clientes en el interior

Llegaron armados y con total tranquilidad se llevaron 60 mil pesos

“Estamos viviendo momentos donde tener un comercio con la puerta abierta, pone en riesgo la vida del que está detrás del mostrador”, comentaron a EL PUEBLO algunos de los trabajadores que ayer pasadas las cinco de la tarde vivieron una experiencia para el olvido.
Al igual que el resto de los casos de este tipo que han ocurrido en los últimos días, este hecho duró solamente un corto momento, cuando dos sujetos llegaron en moto y armados con dos revólveres hasta las oficinas principales de la empresa de transporte interdepartamental, Agencia Central, en la calle Bortagaray (ex Cerrito) Nº66, entre Uruguay y Artigas.
Allí había seis funcionarios detrás de las cajas, entre ellos una mujer y del otro lado permanecieron solamente dos clientes, ya que una pareja se retiraba en el momento en que los ladrones ingresaron con el casco colocado. De los otros dos, solamente uno se percató y no inmediatamente del ingreso de los malvivientes.
Ambos malhechores encañonaron a los trabajadores y lo hicieron de una “manera tan tranquila que al principio nadie se dio cuenta”, comentó a este diario uno de los allegados al lugar que en ese momento se encontraba afuera, en el estacionamiento, hablando con otro de los que trabaja en una oficina lindera.
En el entrepiso que hay arriba de las oficinas, están los talleres y estos trabajadores ni se enteraron de lo que pasaba abajo. “Si llegaban a subir acá, le dábamos un fierrazo y se les termina todo”, decía uno entre risas y a la vez bronca, por lo ocurrido.
El hecho no llegó a durar un minuto que los individuos una vez que apuntaron a los trabajadores y los amenazaron recorriendo lo largo del mostrador y apuntándolos, estos les entregaron el dinero que tenían en las cajas y según estimaciones primarias, se habrían llevado cerca de 60 mil pesos uruguayos en efectivo.
Los sujetos, metieron la plata en una mochila que llevaba uno de ellos y salieron caminando, tranquilos como podía vérselos en el vídeo que la empresa puso a disposición de la población en las redes sociales, se montaron en una moto a la que faltaban plásticos y se fueron, luego sí, raudamente por Bortagaray hacia calle Artigas.
La gente que estaba en el estacionamiento llegando al lugar, ni se enteró y de los dos clientes que se encontraban en el interior del local, solamente uno de ellos atinó a levantar las manos, cuando todo ya estaba terminando porque allí supo en el medio de qué estaba metido.
Pero ya era tarde y los delincuentes se iban, para su suerte, casi sin mirarlo. Tras esto, todos los funcionarios salieron del local y avisaron al gerente que se encontraba en su oficina y al resto de los trabajadores que estaban en el taller de lo que había ocurrido.
El grito de “¡Nos robaron, nos robaron!”, confundía no solo a los que estaban en el exterior del local sino también a los clientes que estaban llegando y estacionaban sus vehículos como habitualmente lo hacen en la explanada ubicada allí.
SOSPECHOSOS
Al cabo de unos unos minutos llegó la Policía con algunos agentes, una camioneta de la Dirección de Investigaciones y un móvil de la Seccional más cercana, que hablaron con las personas, tomaron nota, pidieron las cámaras de vídeo y le enseñaban a los responsables del lugar las fotos que tienen de personas que habrían cometido los otros atracos.
La Policía tiene sospechosos y otra gente que no lo es tanto, pero que también está bajo la mira. La mayoría son personas con antecedentes penales, que ya han cometido otros delitos y que son los principales sospechosos de estar implicados en estos casos.
Los delincuentes no tiraron ni un solo balazo, solamente apuntaron a los trabajadores y les exigieron el dinero, lo hicieron lo más rápido posible, pero a la vez al parecer con experiencia del manejo del momento y del tiempo, sin nervios, sin generar pánico, pero logrando su cometido.
“Nosotros siempre nos enteramos de los casos que vienen sucediendo, pero nunca pensamos que se animaran a llegar acá porque siempre está lleno de gente”, dijo un funcionario señalando el interior del local, que minutos después de ocurrido el hecho, el lugar estaba repleto, y los mismos trabajadores que escasos minutos antes habían sido víctimas del robo, seguían trabajando como si nada y hasta bromeaban, con la bronca e impotencia a flor de piel, por lo ocurrido.
TEMOR
Un trabajador de una empresa céntrica de la ciudad que vende productos electrónicos, llegaba justo para embarcar mercadería a Montevideo y no daba crédito de lo ocurrido. Se alertó al ver una cantidad de Policías que estaban parados afuera del lugar y porque había un movimiento inusual, pese a que adentro del local todo funcionaba de manera normal.
“¿Robaron?”, le preguntó a un Policía, que le afirmó que momentos antes habían asaltado el local. “Voy a llamar a mis compañeros para que cierren las puertas, está salado y ellos manejan plata en la caja, y si entraron acá, allá pueden ir seguro”, comentó nervioso mientras discaba el número de su lugar de empleo en el teléfono celular.
La Policía en tanto, hablaba con uno de los allegados al lugar que estaba presente y le mostraban fotos de los sospechosos, al tiempo que otro que ya se iba consternado al enterarse de lo que pasó le dijo a un policía “suerte empila” y se fue sacudiendo la cabeza.










El tiempo

Ediciones anteriores

diciembre 2017
L M X J V S D
« nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031