Atracador con cara cubierta asaltó anoche un quiosco de calle Artigas

Anoche sobre las 21 una mujer adulta empleada de muchos años en el kiosco de calle Artigas, frente al colegio de la Inmaculada, se encontraba sola cuando un individuo corpulento, con el rostro cubierto, ingresó raudamente al lugar y anuló a la trabajadora anteponiendo su cuerpo delante de la mujer, para poder tomar de la caja registradora los billetes que allí tenían fruto de la ganancia del día.
Conmocionada por la situación que le tocó vivir, la mujer denunció el hecho a la policía y al cabo de algunos minutos los funcionarios de la Seccional Primera realizaron recorridas por la zona para poder dar con el fugitivo, quien no pudo ser localizado.
Mientras la mujer se encontraba ordenando algunos periódicos, ingresó raudamente al lugar un individuo, encapuchado y con la cara cubierta casi en su totalidad, quien dio la vuelta al mostrador y apretando a la víctima contra la pared, abrió violentamente la caja registradora, tomó el dinero que había en ese momento y se dio a la fuga por calle Artigas hacia el Oeste, tomando luego por la calle Larrañaga al sur.
Tras esto, la mujer solicitó ayuda a los vecinos para llamar a la Policía quienes llegaron de inmediato, y al recibir los datos los efectivos recorrieron la zona pero no lograron dar con ninguna persona que tuviera las características que le fueron señaladas.

Anoche sobre las 21 una mujer adulta empleada de muchos años en el kiosco de calle Artigas, frente al colegio de la Inmaculada, se encontraba sola cuando un individuo corpulento, con el rostro cubierto, ingresó raudamente al lugar y anuló a la trabajadora anteponiendo su cuerpo delante de la mujer, para poder tomar de la caja registradora los billetes que allí tenían fruto de la ganancia del día.

Conmocionada por la situación que le tocó vivir, la mujer denunció el hecho a la policía y al cabo de algunos minutos los funcionarios de la Seccional Primera realizaron recorridas por la zona para poder dar con el fugitivo, quien no pudo ser localizado.

Mientras la mujer se encontraba ordenando algunos periódicos, ingresó raudamente al lugar un individuo, encapuchado y con la cara cubierta casi en su totalidad, quien dio la vuelta al mostrador y apretando a la víctima contra la pared, abrió violentamente la caja registradora, tomó el dinero que había en ese momento y se dio a la fuga por calle Artigas hacia el Oeste, tomando luego por la calle Larrañaga al sur.

Tras esto, la mujer solicitó ayuda a los vecinos para llamar a la Policía quienes llegaron de inmediato, y al recibir los datos los efectivos recorrieron la zona pero no lograron dar con ninguna persona que tuviera las características que le fueron señaladas.