Atracaron al remesero de una estación de servicio y le llevaron la moto con 500 mil pesos

Ayer en plena tarde

«En principio no se descarta nada”, dijo a EL PUEBLO el encargado de la Seccional Primera de Policía, el comisario Héctor Falcioni, al ser consultado sobre el asalto a mano armada contra el remesero de una estación de servicio de la Zona Este ocurrido en la tarde de ayer, cuando el empleado del lugar se dirigía a realizar un depósito de 500 mil pesos (unos 25 mil dólares) a un banco del centro de la ciudad.

Se trataba de la recaudación de varios días de trabajo para la empresa tras una semana de turismo que al parecer, dejó buenos dividendos. Hasta el momento no hay personas detenidas en relación a este caso y se han generado múltiples hipótesis, dadas las circunstancias que rodearon el episodio.

Evidentemente, que los delincuentes sabían que la víctima, trasladaba valores importantes hacia una entidad bancaria y lo habrían seguido para dar el golpe. Horas después, el vehículo fue hallado abandonado a varias cuadras de donde ocurrió el atraco, sin el dinero, lo que confirma que se trataría de una entrega que podría involucrar a personas que conocen el manejo de la empresa perjudicada.

TODOS BAJO SOSPECHA

Hasta el momento todos son sospechosos, hasta el hecho en sí. Pero nadie se hace cargo y la policía o está ante un hecho muy bien planificado para intentar despistarlos, o que deja en evidencia una falta de profesionalismo que expone a sus  autores.

Ayer, cerca de las cinco de la tarde, un empleado de la estación de servicio Parada 19, ubicada en 19 de Abril y Juan Manuel Blanes, que trabaja en el lugar desde hace varios meses, trasladaba en una moto que pertenece a la empresa, una suma de 500 mil pesos uruguayos, fruto de la recaudación, para ser depositada en un Banco de plaza.

Como hacer los depósitos del dinero es la labor habitual de ese empleado, el mismo se trasladaba como en un día cualquiera, con tranquilidad absoluta, por la calle 19 de Abril con destino al centro de la ciudad.

Pero al desplazarse por esa vía, a la altura del 1200, al parecer otra moto con dos ocupantes se le interpuso en su camino y le exigieron que parara la marcha. El remesero, asustado, se detuvo y fue allí cuando lo dos delincuentes esgrimiendo un arma de fuego le exigieron que entregara la moto. El empleado, discutió con ellos pero hizo caso a la situación y los delincuentes se marcharon de allí, en dos motos y con el dinero de la recaudación.

La víctima caminó unas cuadras y llegó hasta la esquina de 19 de Abril y Soca desde donde llamó a la Policía, la que concurrió para tomarle la denuncia.

ENCONTRARON LA MOTO  

Rato después del hecho, la Policía, que había montado un operativo en procura de dar con los delincuentes pudo ubicar la moto robada, la que estaba abandonada en un sitio baldío ubicado en las calles Francisco Acuña de Figueroa y Florencio Sánchez.

La misma se hallaba en perfecto estado y sin el dinero de la recaudación. Fue trasladada hasta la Jefatura de Policía, cuando aún se encontraba en ese lugar la víctima del hecho, quien estaba declarando su versión sobre lo que habría ocurrido.

“Las hipótesis son muchas” dijo a este diario el comisario Hector Falcioni, quien dejó entrever un sesgo de suspicacias en todo este hecho, aunque admite que su tarea es poner todos los elementos posibles sobre la mesa, para luego evaluar cuales son las posibilidades sobre lo denunciado e instrumentar una investigación en esa vía.

No habría testigos de lo ocurrido, aunque la Policía cuenta con algunas versiones que corroborarían que hubo algún tipo de incidente.

Además, la Policía cuenta con una lista de posibles sospechosos, los que podrían ser interrogados en las próximas horas por estar probablemente vinculados a este episodio. Aunque hasta ayer, nada se descartaba puesto que ya existe experiencia con hechos de esta naturaleza. Mientras la hipótesis de la entrega es la más fuerte, los investigadores tendrán que obtener elementos para seguir una pista que conduzca a esto.

Por el momento, la Policía va tras las pistas de dos presuntos atracadores que se llevaron 500 mil pesos uruguayos en efectivo, en el centro de la ciudad a plena tarde.