«Aunque existen los anti Salto Nuevo, esta es la apuesta que defendemos»

3 8 16 007

Las confesiones puntuales. Un Salto Nuevo para creer

-¿Entusiasmo?
«Y sí, esa es la palabra. Porque si no fuera así, esto no tendría mucho sentido. Cuando arrancamos el año, sabíamos que nada sería fácil. No lo ha sido, pero lo bueno es creer en la idea».
**********
-Salto Nuevo.
«Cuando llegamos al club, nos encontramos con vacíos a todos los niveles. Con deudas y no saber qué futuro podía caber, entre tanta cosa adversa. Yo diría que fuimos arreglando la casa, pero bien desde abajo. Hoy por ejemplo, estamos a mano con la Liga, no debemos un peso. Al contrario, tenemos disponibles 10.000 pesos que no los tocamos. Están ahí y son nuestros».
**********
-Solidaridad.
«Yo diría que en la cancha, por sobre todo, somos eso: un equipo solidario. Si el «Pocho» Dávila tiene que ser volante porque es necesario para el equipo, lo hace, aunque le guste el fútbol por la banda. Ante Ferro Carril. cuando les ganamos 2 a 0, hubo mucho de eso. Les recalcaba que Ferro tiene todo, pero que nosotros no podíamos sentirnos menos. Ni como institución, ni como equipo en la cancha. Por eso, terminamos ganando».
***********
-Apuesta.
«Lo tengo que decir ahora. Existen todavía los anti Salto Nuevo, pero nosotros tenemos una apuesta que defendemos. Estar por sobre ellos. Son los que te dicen: «sí, van segundos, pero mirá que se les vienen». O sea, no se plantea un reconocimiento. Parecen no ocultar el deseo que al equipo le vaya mal o se tranque en la marcha. Duele que piensen así. ¿Por qué no vienen y suman? Es un momento en que el el club necesita de todo el barrio. Terminamos segundos en el Apertura. A excepción de Universitario, no perdimos con los de arriba. ¿Cómo no voy a hablar de entusiasmo y del sueño de campeón que tenemos? Es el sueño que nadie nos quitará».
**********
FEDERICO SUÁREZ, no es solamente el Director Técnico de Salto Nuevo. Es parte integral de la causa. Desde aquel inicio de año, en que el guión de la nueva historia, comenzó a escribirse. Un día antes de un partido volvió a ser padre, pero al siguiente en la cancha.
El sentimiento por «su» Salto Nuevo, no admite gambetas.
Es Federico de todas las horas. Porque en definitiva, podrá ser blanco de una censura desde la misión de DT. Ahora bien: ¿se podría dudar de su entrega en pro de Salto Nuevo? Los afectos no se negocian, en sonoros tiempos verde y blancos, donde la razón a veces pierde por goleada. Entonces: ganará el corazón.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

«Che, guacho, ¿querés jugar?»

La ser anécdota. Fue cuando a Salto Nuevo lo dirigió Gustavo Ferraz y terminamos entrando a la liguilla. La práctica se desarrollaba en cancha de Dublín Central, entre nosotros, hasta que llegó el momento del fútbol. Entonces Ferraz observa a quien miraba la práctica junto a su bicicleta y le pega el grito: «che, guacho, ¿querés jugar?».
Ese guacho al decir de Ferraz, le dijo que sí y entró a la cancha. Se vino por sobre mí lado y el pesto que me dio todavía lo recuerdo. Te mostraba la pelota por un lado y por otro y no la veías.
Tendría entre 15 y 16 años. Ese jugador que entró, no fue otro que José González. Cuando logramos su vuelta al club nos ilusionó a todos y en los últimos tres partidos alcanzó el nivel que puede. Si yo digo que José es un crack, digo lo que es».

«Tenemos todo y ningún expulsado»

Desde Federico Suárez, alerta «porque a él seguramente que no le gusta que lo digamos públicamente. Pero el «Chato» tiene una gran importancia en todo esto. ¿Qué hace en el club?… ahhh, un poco de todo, y no solamente el delegado que es en la Liga, donde Salto Nuevo pasó a tener un peso que en los últimos años no había tenido».
El «Chato» es DEOLINDO MIQUELARENA. El de los estrenados 72 años. El del conocimiento para trasmitir, desde las reglas del juego al plantel, hasta la defensa del club en la Liga a partir de las leyes que regulan. El mismo Deolindo que apuntará sin más vuelta, «porque puede decirse que hoy, tenemos todo como club. Pelotas, canchas, luz, una comisión de damas que no afloja y un plantel, que creemos, fue haciendo conciencia de lo que podía llegar para ellos, si el compromiso se alcanzase. Es cierto que trabajamos en el aspecto disciplinario. Salto Nuevo es el único equipo en la «A» que no tiene ningún jugador expulsado. Eso no es casual. Se ha entendido que la protesta no tiene sentido, que no se gana nada y que es probable que termine en perjuicio. Pero además, que el jugador entienda que la gente no paga para verlo protestar. Siempre la pelea además es una dirección: no sacar a Salto Nuevo de determinadas canchas. La verdad sea dicha: mientras Salto Nuevo corta 50 entradas, otros solo 10.
No lo digo yo, son los números. Si los números dicen eso, es porque el peso de la realidad es esa y no otra. Vine a Salto Nuevo por los amigos que me lo pidieron y por mi hija Adriana en especial. Y el otro día hice, lo que habitualmente no hago: gritar un gol».

«Entrar y no salir más; ¿entendés?»

«Arrancamos bien y después esos partidos en que la respuesta faltó, ante Saladero, Universitario y Progreso. Pero nunca se me planteó irme, por eso de ser y sentirme parte de la causa, mucho más allá del Director Técnico. Frente a Nacional en la pasada fecha, para nosotros se dio un hecho clave: cuando convirtió el gol de penal, José González, lo gritó como nunca y besó el escudo de la camiseta. Ama a esa camiseta y a veces la gente no sabe lo que está detrás de un jugador. Nos manejamos con un 4-4-2, pero se amolda a variantes. Podemos cambiar sobre la marcha, pero sobre todo, defender bien. Por eso, la necesidad de sostener siempre la línea de cuatro. Luis Domínguez nos va dando terribles resultados. Me ha sorprendido su rendimiento, como el de Almeida, José Gómez, Madruga, Haller y Camargo. Cuando Camargo venía dudando, le hablé duro: «vos tenés que entrar a este equipo, dar todo lo que sabés y no salir nunca más. Entendés o no entendés». Y entendió. EL equipo que jugó ante Nacional, no superaba el promedio de 22 años. El año pasado Salto Nuevo jugó 16 partidos, porque la segunda rueda fue en series. En 16 partidos se lograron 16 puntos. Ahora en 11 partidos, pasamos los 20 puntos. No tenemos un presupuesto de los más bajos. Más que nunca necesitamos del barrio, de la gente, de los hinchas de la causa.  A Salto Nuevo lo vamos logrando entre todos. En el período de pases, no dimos uno solo y creo que ahí comenzamos a ganar una imagen. Son hechos que van marcando lo que se quiere».