BAJO PROTESTA.

BAJO PROTESTA.

Un Sólo Uruguay realizó ayer por la tarde en Durazno el segundo acto de protesta contra el gobierno. Miles de personas se dieron cita en ese departamento, con el fin de dar a conocer sus reclamos y adujeron que los mismos, dados a conocer en ese mismo lugar hace justamente un año atrás, “no fueron escuchados”. En tal sentido, presentaron propuestas y exigieron ser contemplados. Una variopinta signó la instancia entre la que se encontraban además de productores y comerciantes de todo el país, varios de los precandidatos a la presidencia de los partidos de la oposición. También hubo una delegación de la Asociación Agropecuaria de Salto.

Un Solo Uruguay pidió bajar el gasto del Estado, combatir la inseguridad e hizo hincapié en la mejora de la educación. El movimiento cargó contra el gobierno, presentó propuestas y exige respuestas

Con una convocatoria un poco menor a la del año pasado, ayer por la tarde en el local Santa Bernardina de la Sociedad Rural de Durazno, el movimiento Un Solo Uruguay volvió a reunirse concentrando una multitud de personas de todo el país. El evento tuvo una notoria mejora en la organización tanto en el ingreso como en el estacionamiento de los vehículos, lo cual hizo posible una mayor fluidez a la hora de la salida. aas

Al igual que el año anterior se destacó la limpieza del predio una vez culminada la actividad, quedando éste en las mismas condiciones que estaba. Por la mañana la lluvia amenazó el éxito de la convocatoria, pero sobre el mediodía y aún a la hora de comienzo del acto la gente comenzó a llegar colmando el predio. En esta oportunidad, la parte oratoria estuvo a cargo del comunicador Gerardo Sotelo, convocado justamente para que diera su visión desde otro punto de vista teniendo en cuenta que no está vinculado al sector agropecuario, también un niño de la ciudad de Minas que habló sobre su visión del país, y finalmente un productor agropecuario.

TOLERANCIA
En su alocución Sotelo solicitó tolerancia a quienes reclaman, dijo entre otras cosas que hay que tener presente en este año electoral se harán reclamos y preocupaciones acuciantes y legítimas y todos los reclamos sociales y gremiales se exponen a la incomprensión a la hostilidad justamente porque son legítimos.
Agregó que “el agravio suele ser la defensa que ensayan los intolerantes, los ignorantes o los culpables”, despertando el aplauso del público. En otro orden dijo que “este es un gran país y eso nos permite mirar el futuro con optimismo, soñar más alto, con mayores niveles de productividad y desarrollo humano para todos, pero para eso debemos asegurarnos que transitaremos este año electoral manteniendo a raya a los militantes de la manipulación, de la demagogia y la intolerancia”.
“Tengamos presente en este año de promesas electorales que las soluciones fáciles suelen ser la antesala de tragedias complejas y las soluciones a problemas políticos y sociales suelen enredarse en intereses y opiniones diversas por eso requieren compromiso, dedicación, y paciencia lo cual se logra con tiempo y los extremistas de derecha o izquierda son impacientes porque saben que al tiempo la gente se da cuenta del engaño”.
Indicó que la incertidumbre sobre el resultado de las próximas elecciones nos permite al menos avizorar un cambio extremadamente significativo, un cambio político que inaugurá un tiempo político nuevo a partir del año próximo. “Cualquiera sea el ganador estará obligado a salir de sus fronteras partidarias en busca de mayoría, no importa cuál partido gane, tendremos más negociación y menos imposición, más tolerancia y menos rispidez, más pragmatismo y menos ideología. Pero sobre todo quien ocupe la presidencia deberá convencernos en base a sus propuestas, su trayectoria y su capacidad de liderazgo; podemos estar tranquilos de que el próximo gobierno cualquiera sea su color político no dejará librado al azar de una agenda la atención de los reclamos de los sectores productivos”.
Sobre el final de la oratoria se refirió a la contratación de personas en los poderes públicos y manifestó que, fuera de lo que resulte esencial y bajo garantías de ecuanimidad y transparencia, debe ser considerada como un acto de corrupción. Dijo que el aumento de las tarifas públicas establecidas administrativamente más allá de los ajustes que las circunstancias indiquen, deberá ser considerado como abuso de poder, pidió que la justicia penal debe responder a las necesidades de seguridad de la sociedad; si el sistema de justicia es visto por la población como parte del problema y no de la solución es responsabilidad de los actores políticos e institucionales corregirlo. “Nadie pide que se termine con la delincuencia de un día para el otro, ni que se reprima fuera de los límites de la ley, se pide al menos que las autoridades persigan el objetivo; los que tienen que tener miedo son los delincuentes, los narcotraficantes y los corruptos”.
“Exijamos a nuestros líderes que estén a la altura de la circunstancia y que orienten sus propuestas y debates en un marco de tolerancia y a la construcción de un futuro desafiante y esperanzador”.

LA PROCLAMA
La proclama final fue leída por un pequeño productor ganadero de Florida; Julián Cabrera y tal como estaba anunciado expuso las diferentes propuestas a los precandidatos; varios de ellos presentes en el lugar. En una proclama larga que en sus comienzos tuvo buena respuesta pero que debido a las altas temperaturas que se registraban ayer y lo largo de la lectura, mucho público optó por retirarse unos minutos previo a la finalización, analizando que, si bien estaban de acuerdo con lo expresado, se hizo demasiado extensa y perdió cierto interés.
En la misma Cabrera ennumeró 12 medidas para bajar el gasto del Estado y reactivar la actividad económica, además expuso sobre 10 cambios para que los uruguayos podamos sentirnos más seguros; acciones de corto y largo plazo.
Insistió con mejorar la educación y descentralización.
Ampliaremos en próximas ediciones.
Por Sara Ferreira, enviada de EL PUEBLO a Durazno