Banco Central argentino: “Va a llevar mucho tiempo bajar la inflación”

Buenos Aires, 23 ene (EFE).- El vicepresidente del Banco Central argentino (BCRA), Gustavo Cañonero, admitió este miércoles que “va a llevar mucho tiempo bajar la inflación”, después de que el país cerrase 2018 con un avance de los precios del 47,6 %, la cifra más alta en 27 años. “Los desafíos que todavía enfrenta el Banco Central son múltiples y complejos, y va a llevar mucho tiempo bajar la inflación de este país después de todos los episodios que hemos vivido”, declaró Cañonero en una rueda de prensa en la que sustituyó al presidente del BCRA, Guido Sandleris, quien se encuentra participando en el Foro de Davos (Suiza). En el primer Informe de Política Monetaria tras conocer la inflación récord de 2018, el vicepresidente de la entidad dijo que ese dato “muestra el gran problema argentino”, y añadió: “Estamos muy lejos de haberlo resuelto”. No obstante, Cañonero remarcó que se está produciendo una “desaceleración” de la inflación, “aunque sea muy gradual” -en diciembre se situó en el 2,6 %, lejos del pico registrado en septiembre con el 6,5 %-, por lo que expresó sobre la nueva política monetaria puesta en marcha en octubre: “Está funcionando como esperábamos”. El BCRA, tras dos fuertes devaluaciones que dispararon la inflación y llevaron al país al Fondo Monetario Internacional (FMI), adoptó un esquema de cero emisión y una congelación de la base monetaria. “La inflación está bajando, la demanda de pesos comienza a recuperarse y los engranajes del sistema monetario comienzan a mostrar su rol”, insistió Cañonero al respecto. Como parte de esa política acordada con el FMI, se estableció una banda de no intervención en la cotización del peso frente al dólar, que fue superada por primera vez este mes, en el que el Banjco Central intervino comprando 290 millones de dólares para elevar el tipo de cambio. El BCRA decidirá a finales de mes si modifica las bandas de intervención del mercado de divisas, aunque el vicepresidente aseguró que pro el momento no está planeado, ya que el criterio principal que siguen con estas actuaciones es “el impacto en la base monetaria”. Cañonero definió el tipo de cambio actual como “totalmente normal y sustentable”, aunque puntualizó que “eso dista bastante del equilibrio, más en un país donde las cosas cambian tan rápido”. Ante las preguntas de los periodistas sobre el tema, el economista respondió: “Yo les diría que nos dejen disfrutar del periodo de estabilidad de los últimos días. Despreocúpense.” El directivo del Banco Central señaló que en cuanto a la actividad económica el país registró un “muy mal 2018″, ya que según las previsiones de las consultoras privadas que releva la entidad, el año cerrará con una caída del PIB del 2,4 %. EFE