Bolsas europeas cayeron en la semana hasta 5,4% por Grecia

Las principales bolsas europeas, con la excepción de Londres, cerraron la semana con pérdidas cercanas al 4% ante la falta de acuerdo entre Grecia y sus socios, y a la espera de que el pueblo heleno decida en referéndum si acepta o no las condiciones de los acreedores para recibir nuevas ayudas.
El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, fue uno de los grandes perjudicados ya que cayó 5,2% en la que fue su segunda peor semana del año y la más importante desde principios de enero, cuando cedió el 6,1%.
Aún así está en línea con la registrada por el resto de mercados del Viejo Continente, ya que Milán retrocedió el 5,4%; París, el 5%; Lisboa, el 4,4%; Fráncfort, el 3,8% y Londres, algo más alejado de las tensiones de Grecia y las dudas sobre el euro, bajó 2,5%.
En tanto, el índice Euro STOXX 50 de los principales valores de la zona euro culminó ayer su peor semana desde diciembre. El índice cayó un 0,7% y registró una pérdida semanal de alrededor del 5% desde el viernes anterior.
En pleno corralito, la Bolsa de Atenas permaneció cerrada toda la semana, aunque la situación del país y su posible quiebra salpicó al resto de plazas europeas y explica, en gran medida, que la Bolsa española haya cerrado en 10.779,80 puntos una semana que inauguró con un desplome del 4,6%, el mayor desde agosto de 2012.
La causa de ese batacazo fue que Grecia había roto desde el fin de semana anterior las negociaciones con sus acreedores y había convocado una consulta ciudadana para decidir aceptar o no las propuestas de ajuste y reforma de las instituciones, condición indispensable para un tercer rescate.
Ese mismo lunes Grecia imponía un corralito ante la huida masiva de capitales y después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiera no ampliar la línea de crédito de urgencia a la banca helena.
La preocupación por la crítica situación del país mediterráneo también llevaba a la prima de riesgo española a repuntar hasta los 155 puntos básicos, lo que afectaba sobre todo, a la banca.
Tras las importantes pérdidas del lunes, el martes, el IBEX 35, en línea con el resto de Europa, reducía las caídas al 0,8%, a la espera de que Grecia pudiera alcanzar un acuerdo «in extremis» con sus acreedores, tras anunciar que no pagaría el tramo de ayuda que vencía esa medianoche al FMI.
Ese día también finalizó el actual programa de rescate de Grecia, y la Comisión Europea ofrecía a Atenas la posibilidad de llegar a un acuerdo antes de la medianoche. Para ello, Grecia enviaba una propuesta, que según los socios europeos estaba muy cerca de la planteada por ellos.
De esta manera, tras aceptar Grecia las condiciones impuestas por sus acreedores, las bolsas del Viejo Continente repuntaron y en el caso de la española la suba del miércoles fue del 1,3%, aunque al final de la sesión, dichas ganancias fueron mucho menores que las registradas durante toda la sesión.
Y ello, ante la oposición de Alemania, que se negaba a negociar con Grecia hasta la celebración del referéndum.
Ya el jueves, ante la nueva ruptura de las negociaciones, el principal selectivo español, el IBEX 35, cedió el 0,6%, a la espera de conocer el resultado de la consulta, que decidirá el rumbo de las negociaciones con los acreedores de Grecia.
En la penúltima sesión de la semana, marcada como en jornadas previas por la alta volatilidad y arrastrada por las pérdidas en el resto de Europa, la Bolsa española pasaba de largo una positiva subasta del Tesoro en la que colocó 4.180,54 millones a largo plazo, en la que se abarató el interés de la deuda a diez años.
Por último en la víspera hubo una jornada de transición en la que las plazas europeas se vieron afectadas también por la espiral bajista china, el IBEX 35 retrocedió el 0,61 %, por debajo del 0,67 % de Londres, pero superior al 0,57 % de París; el 0,48 % de Milán y el 0,37 % de Fráncfort, a la espera del resultado del referéndum griego del próximo domingo.