Bruno Fornaroli del gol: “Tuna” a la australiana

A mediados del año 2015, BRUNO FORNAROLI fichó para el Melbourne City Football Club de la Liga «A» del fútbol de Australia. Pero no es menos cierto que a sus 28 años, el «Tuna» sabe de una trayectoria que nació en Ferro Carril, hasta que en plena adolescencia se fue a Nacional de Montevideo, llegando al plantel superior. La consecuencia de quien fue combinando clase para jugar y goles en la recompensa . tuna
Después de los tricolores, la prolongación del trayecto: Sampdoria de Italia, San Lorenzo de Argentina, Huelva de España, el fútbol de Grecia, Danubio de Montevideo, Figueirense de Brasil y ahora para recalar en el la tierra de los canguros. Más de un año en Meolbourne. Todo hace suponer que permanece por aquellos lares.
AHORA: DE GOL EN GOL
El «Tuna» en tanto, pasa por un momento de excepción. A tal punto que es «Bota de oro» con sus 25 goles y por esa razón, la premiación surgió sin más trámite en los últimos días.
Uno de sus últimos goles, chilena mediante. Cuota de sagacidad y clase. Una conversión que recorrió el mundo. Después de todo, Bruno Fornaroli fue siendo eso desde aquellos primeros pasitos tras la pelota con la de Ferro en el pecho, un obsesivo al tiempo de jugar.
LA HERENCIA REAL
Sin dudas que además, lo suyo tiene que ver con una cuestión del fútbol metido en las venas en su familia también. Su padre fue delantero y ni que hablar, uno de sus tíos, ROBERTO MEZZA, que seguramente uno más a la hora del amparo, desde el consejo, desde la sugerencia. Pero a su vez, no pocas veces fue el maestro a la hora de entrenarlo. Del tío al sobrino: ¡queda en familia!
El registro es imperdible. Ahí está Roberto (el segundo artillero en la historia del fútbol salteño) y Bruno Fornaroli, bien de niño con la de Ferro Carril. Entonces… ¡tenía edad escolar! Los dos en el Parque Luis T. Merazzi. Roberto, en tiempos de Deportivo Artigas, a principio de los años 90. La vida no fue pasando en vano. En Australia retumban goles. Y salteños, también son.