Cáncer de mama

Una de las patologías que más nos preocupa actualmente es el cáncer de mama. La educación que encontramos en la información, a menudo nos hace reflexionar en cuanto a cómo enfrentamos la concientización cada día, y queremos saber más sobre un tema, sumamente importante.
Realizar un estudio a tiempo, significa muchas veces salvar una vida. Como también en casos más complicados,

Con el Médico Cirujano: Jorge Blanco

Con el Médico Cirujano: Jorge Blanco

brindar una mejor calidad en ella.
Recurrimos al Dr. Jorge Blanco, Médico Cirujano y esto nos decía: “El cáncer de mama, es uno de los más frecuentes en incidencia, prevalencia y además tiene las características de ser una enfermedad que causa muchas muertes. No solamente es alto en incidencia, sino que tiene una importante mortalidad. Otros tumores, como por ejemplo en el cuello de útero, es un cáncer muy frecuente, no tiene la misma mortalidad. Eso es lo que lo hace tan importante al cáncer de mama a la hora de su diagnóstico. Y por supuesto de su tratamiento. Este riesgo del cáncer, aumenta con la edad, es muy raro padecerlo antes de los veinte años y es muy frecuente verlo a medida que la vida va avanzando.
¿A qué se debe?
Tiene factores múltiples: *Hormonales. * Genéticos. * Factores de riesgo modificables y no modificables.
Pero los más fuertes son los genéticos y hormonales. Son factores de riesgo, no haber tenido un embarazo hasta los treinta años, con un inicio de sus menstruaciones en forma precoz y también en el retiro tardío de éstas, entre otras.
Y estamos hablando que una mujer con ochenta años va a tener un riesgo de padecer cáncer de mama en un doce por ciento anual aproximadamente. Pero lo importante es estar controlada e informada.
¿De qué forma se presenta en la mujer?
Frecuentemente se presenta por un bulto en la mama que la paciente se lo nota o se lo descubre un profesional de la salud en un examen y la otra forma frecuente de diagnosticarlo es a través de la mamografía.
Es este un estudio de búsqueda, de tamizaje, dado la alta incidencia y prevalencia. Está justificado buscarlo en mujeres mayores de cuarenta años, en forma anual. Y en aquellas menores de cuarenta que tienen factores de riesgo aumentado, como son los genéticos sobre todo o lesiones que ameriten ser estudiadas.
¿Cuáles serían las lesiones?
El bulto que se lo puede palpar en la mama, la presencia de úlceras en la piel en el pezón y la areola. Depresiones nuevas que hayan aparecido como por ejemplo umbilicación (hundimiento) del pezón, el cambio en las características en la piel de la mama, como pueden ser que quede como piel de naranja entre otras.
¿El dolor existe en todos los casos?
El dolor no se asocia con el cáncer de mama, si bien puede presentarse con dolor, no es lo habitual, al menos en estadios iniciales. Por lo general la presencia de dolor nos orienta a patología benigna. La presencia de dolor en las mamas (mastodinia) no se asocia significativamente con el cáncer de mama.
Y la presencia de un bulto doloroso, no siempre indica que va a ser cáncer de mama. En estadios avanzados el cáncer puede dar dolor como evidencia de metástasis, o sea la diseminación de la enfermedad.
¿Cómo se presentan los tumores avanzados?
Con cefaleas, dificultades respiratorias, dolores abdominales y sobre todo la repercusión general, viendo al paciente adelgazado. Con anemia y con un deterioro del estado general. Eso se ve en estadios más avanzados. Muy pocas veces el deterioro es al inicio de la enfermedad.
Diagnóstico: Este se hace por medio del método de las sospechas clínicas. Luego se realizan métodos de estudios por imagen, como son las mamografías, que tiene un gran valor a la hora de la búsqueda y de detectar los tumores en forma precoz.
También contamos con la ecografía que es un complemento de la mamografía y también existen métodos que están ganando lugar a la hora de diagnosticar, teniendo utilidad puntual, cuando es un cáncer de mama que se encuentra oculto, cuando no se puede ver por medio de los estudios nombrados anteriormente, que es la resonancia magnética.
Cuando estos métodos de imagen nos dan una sospecha de cáncer, son los escores (un sistema de puntuación o de ítems, que marcan el riesgo), los que van a predecir, qué porcentaje de esas lesiones con esas características, es un tumor. El más utilizado y aceptado es el sistema Birads, que permite predecir de acuerdo a las características de la lesión, por medio de mamografía y ecografía, qué porcentaje de esas lesiones son cáncer. Y nos guía en el tratamiento de las mismas.
Además de eso, se deben realizar métodos de diagnóstico histológico. O sea, tendrá que estudiarla el Anatomopatólogo para determinar si es un cáncer y certificar el diagnóstico. Es allí cuando el cirujano debe proceder a tomar control regional del tumor.
Una vez que ese nódulo se estudió, por una citología (punción) o la biopsia de esa lesión, confirmándose que es un cáncer de mama, el cirujano deberá realizar un tratamiento quirúrgico, en principio pretendidamente curativo. Es este el estadio inicial del tratamiento, porque la cirugía tiene como objetivo, el control local y regional de la enfermedad. Quitar el tumor y eventualmente hacer el vaciamiento ganglionar de la axila correspondiente, del mismo lado del cuerpo; si es necesario.
Existe la posibilidad de extraer algunos ganglios o con un método que se llama ganglio centinela, que es cuando la axila no tiene evidencia de tumores con metástasis de ese tumor, es lo que está indicado hacer.
Con esto, culminaría el objetivo de la cirugía en el cáncer de mama, que es el control local. Quitar el tumor, con bordes amplios o quitar la mama cuando existe una baja relación entre el tamaño del tumor y el tamaño de la mama o cuando la paciente no quiere conservar la mama. Ya que al conservar sectores de la mama, hay que realizar una radioterapia, que si bien iguala en pronósticos para pacientes, es dificultoso aceptarlo por el paciente.
¿Qué pasa cuando la mujer desea conservar la mama y no se puede?
Esta pregunta es muy buena. Hoy en día ya existen estudios en vías de desarrollo, que han tenido buenos resultados iniciales. Han visto que la quimioterapia preoperatoria, logra reducir el tamaño tumoral en algunas ocasiones y muchas veces se puede conservar la mama. Sobre todo en pacientes con tumores muy grandes o avanzados localmente, se hace el tratamiento con quimioterapia, se le realiza una biopsia mínima y se le puede hacer tratamiento hormonal y con terapia complementaria.
Con esta técnica, el tamaño tumoral reduce (aunque no siempre) y se plantea luego la cirugía conservadora.
La cirugía es la única modalidad aplicable con fines curativos. Sola y/o asociada a la hormonoterapia, quimioterapia y radioterapia. Además debemos decir: en la cirugía hoy, hay varias maneras de aplicarla. Una es conservando la mama, otra es quitando toda la mama y después existe todo un espectro con respecto a la axila. Que es donde se encuentra el primer lugar de metástasis de los tumores de mama hacia los ganglios linfáticos de la axila y donde se juega el pronóstico del paciente muchas veces.
Si no hay evidencia clínica y ecográfica de que hay ganglios comprometidos en la axila, se puede hacer el método de ganglio centinela. Se realiza marcando con medicina nuclear el o los ganglios de la axila que serían el primer sitio de drenaje. El cirujano quita uno o dos ganglios y no todos los de la axila y de acuerdo a los resultados, se procede a completar el vaciamiento o no. Sabiendo que el pronóstico de la cirugía conservadora de la mama, ya que hoy estamos autorizados, dado que la evidencia clínica nos ha demostrado, eso se puede hacer sin cambiarle el pronóstico al paciente.
¿Y cuando no hay posibilidad existente y hay que quitar la mama?
Dada la alta incidencia y en nuestro medio ya existe el cirujano mastólogo que se dedica en su mayoría de tiempo a la cirugía de la mama con el concepto de lo que es la cirugía oncoplástica.
Es la cirugía oncológica correcta, además la reparación de la mama por métodos por cirugía plástica o reparadora, que no tiene por qué ser todo en el mismo acto. Por ejemplo los tumores que estaban por detrás de la areola, daban como resultado la extirpación total de la mama.
Hoy, eso ya no es así. Existe un método de cirugía oncoplástica que consiste en quitar el sector central de la mama. Si bien la mama descubierta estéticamente, no es la mejor en cuanto a resultados, la paciente cuando está vestida, no nota diferencia con respecto a su tamaño. Todo esto, la paciente lo debe pensar, conversarlo con un psicólogo, con el equipo multidisciplinario y el comité de tumores es fundamental. Y el cirujano de estar como “cabecilla del tratamiento.
¿Hay riesgo de reincidencia?
El riesgo de recidiva local es muy bajo. En la cirugía y en la medicina nunca hay plena seguridad en nada. La enfermedad evoluciona de acuerdo a los parámetros genéticos y propios de la enfermedad que muchas veces escapa al manejo del cirujano. Cuando se quita la mama se hace radioterapia en la zona de la axila cuando está comprometida. Y allí, ver si existen receptores, que son proteínas que se encuentran en la pared de la células malignas, que nos pueden ayudar con el pronóstico y el tratamiento de terapia endócrina, como lo es el Tamoxífeno y los inhibidores de la aromatasa que han demostrado disminuir el riesgo de que el cáncer vuelva y se encuentre libre de la enfermedad.
En caso de quitar una mama ¿tiene la otra un seguimiento?
Sí. Hay que realizarle un seguimiento en forma periódica, sabiendo que el hecho de haber tenido un cáncer de mama, es el factor de riesgo más importante que existe para tener otro cáncer de mama.
Las incentivo a que visiten a su médico. El autoexamen, el control periódico con el médico cirujano.
El cáncer de mama, no parece ser una batalla muy fácil de ganar, pero debemos insistir en la consulta precoz, en la mamografía anual a partir de los cuarenta años, en el examen de mama y en la prevención de los factores de riesgo, que sean modificables.
Mary Olivera







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...