Carlos Ma. Domínguez y “Cuando el Río Suena” hoy en el Hotel Horacio Quiroga

ontinuando con el Ciclo Cultural 2012, hoy sábado 27, a las 19 horas, el Hotel Horacio Quiroga recibe a Carlos María Domínguez presentando el último libro de su autoría “Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires”.
La charla se llevará a cabo en el salón de conferencias del edificio de Paso de Frontera (ex Casino) y  como es tradición, es abierto a todo público.
Trayectoria
Domínguez nació en Buenos Aires y desde 1989 vive en Montevideo. Escritor y periodista, de proficua labor, ha incursionado en distintos géneros: novela, biografía, investigación y teatro. En la prensa uruguaya se desempeñó como Jefe de Redacción del “Semanario Brecha” y Editor de las páginas literarias del “Semanario Búsqueda”.  Ha ejercido la crítica literaria en el Suplemento Cultural del diario “El País”.
De su bibliografía se destacan las novelas “Pozo de Vargas,” “Bicicletas negras”, “La mujer hablada” (Premio Bartolomé Hidalgo), “Tres muescas en mi carabina” (Premio Juan Carlos Onetti), “La costa ciega” y “La casa de papel” (distinguida con el Premio Lolita Rubial, el Premio de los Jóvenes Lectores de Viena, y traducida a veinticinco idiomas). Entre sus libros de investigación y viajes se señalan  “Delitos de amores crueles”, “Escritos en el agua” (Premio del MEC), “El norte profundo” y “Las puertas de la tierra.”  Desde su publicación en 1997, “El bastardo” ha conocido sucesivas reediciones y se convirtió en un libro de referencia sobre la cultura uruguaya del 900.
“Cuando el
río suena”
“Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires” es una ácida crítica a la vida moderna. Con humor y piedad se retratan las diferencias más inconfesables entre la vida porteña y la vida montevideana.
Las conversaciones telefónicas de dos hermanos –Laura radicada en Buenos Aires y Rodrigo en Montevideo- nos refrescan episodios que marcaron la vida política de ambas orillas durante los primeros años del 2000.
Página tras página los hermanos nos hacen reír con sus discusiones sobre las notorias diferencias de comportamiento de los uruguayos y argentinos. En una de sus charlas debaten sobre cómo se entiende el orgullo de uno y otro lado del Río de la Plata:
“…-Detesto el chovinismo.
-No es chovinismo, Laura. Es algo más delicado. Vos, que sos una mina inteligente, lo vas a comprender. ¿Viste cómo saca pecho, ahora, Domingo Cavallo? Los demás están muertos, ¿no? Entonces el hombre se para y saca pecho. Es la esperanza argentina. Y la esperanza argentina es el orgullo, porque va siendo lo único que queda. La esperanza argentina es Domingo Cavallo sacando pecho y su orgullo de tierra arrasada. Pero nos jodió una vez, cuando hizo pública la deuda privada durante la dictadura, nos jodió otra vez cuando volvió privada las empresas públicas, y nos va a volver a joder.
-Me gustaría decirte que eso se verá, pero …
-Bueno. Olvidate de eso ahora, y quedate con el orgullo del pecho inflamado. Nada más alejado del orgullo uruguayo.
-¿Cómo? ¿Vas a decirme que no sacan pecho allá?
-Claro, pero no te hablo de la retórica fácil ni del petiso gallito. Te hablo de algo que viene de más abajo.
-De abajo de las piedras.
-De abajo de las piedras. ¿Sabés cuál es el orgullo uruguayo? El de la derrota.
-Cada vez te entiendo menos. ¿De qué hablás?
-De que los uruguayos, sienten no respeto, amor, por un gaucho derrotado que se fue a morir al Paraguay. No es, digamos, San Martín, el conquistador de América. Es un tipo que soñó con algo grande, perdió, lo jodieron, o se dejó joder, y se mandó a guardar. Ese es el padre de la patria.
-Un vencido.
-Si querés. Pero con él los uruguayos aprendieron a irse, a retirarse, a perder. Y no es lo mismo hacerlo de una manera que de otra.
-¿Vos estás seguro de lo que decís?
-Ángel del cielo, qué más quisiera. Te digo lo que me parece.
-Bueno, pero decilo bajito, porque si te escuchan me parece que te van a echar…..”
Conversaciones para divertirse y una presentación para no perder
Carlos Ma. Domínguez ha demostrado en su libro un gran humor y una crítica afilada que atrapa al lector página tras página. No dudamos que la presentación del libro será un éxito  y que permitirá interactuar  al escritor con el público. Seguramente los asistentes harán valiosos aportes comentando anécdotas personales.
n
Continuando con el Ciclo Cultural 2012, hoy sábado 27, a las 19 horas, el Hotel Horacio Quiroga recibe a Carlos María Domínguez presentando el último libro de su autoría “Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires”. foto
La charla se llevará a cabo en el salón de conferencias del edificio de Paso de Frontera (ex Casino) y  como es tradición, es abierto a todo público.
Trayectoria
Domínguez nació en Buenos Aires y desde 1989 vive en Montevideo. Escritor y periodista, de proficua labor, ha incursionado en distintos géneros: novela, biografía, investigación y teatro. En la prensa uruguaya se desempeñó como Jefe de Redacción del “Semanario Brecha” y Editor de las páginas literarias del “Semanario Búsqueda”.  Ha ejercido la crítica literaria en el Suplemento Cultural del diario “El País”.
De su bibliografía se destacan las novelas “Pozo de Vargas,” “Bicicletas negras”, “La mujer hablada” (Premio Bartolomé Hidalgo), “Tres muescas en mi carabina” (Premio Juan Carlos Onetti), “La costa ciega” y “La casa de papel” (distinguida con el Premio Lolita Rubial, el Premio de los Jóvenes Lectores de Viena, y traducida a veinticinco idiomas). Entre sus libros de investigación y viajes se señalan  “Delitos de amores crueles”, “Escritos en el agua” (Premio del MEC), “El norte profundo” y “Las puertas de la tierra.”  Desde su publicación en 1997, “El bastardo” ha conocido sucesivas reediciones y se convirtió en un libro de referencia sobre la cultura uruguaya del 900.
“Cuando el
río suena”
“Cuando el río suena. Entre Montevideo y Buenos Aires” es una ácida crítica a la vida moderna. Con humor y piedad se retratan las diferencias más inconfesables entre la vida porteña y la vida montevideana.
Las conversaciones telefónicas de dos hermanos –Laura radicada en Buenos Aires y Rodrigo en Montevideo- nos refrescan episodios que marcaron la vida política de ambas orillas durante los primeros años del 2000.
Página tras página los hermanos nos hacen reír con sus discusiones sobre las notorias diferencias de comportamiento de los uruguayos y argentinos. En una de sus charlas debaten sobre cómo se entiende el orgullo de uno y otro lado del Río de la Plata:
“…-Detesto el chovinismo.
-No es chovinismo, Laura. Es algo más delicado. Vos, que sos una mina inteligente, lo vas a comprender. ¿Viste cómo saca pecho, ahora, Domingo Cavallo? Los demás están muertos, ¿no? Entonces el hombre se para y saca pecho. Es la esperanza argentina. Y la esperanza argentina es el orgullo, porque va siendo lo único que queda. La esperanza argentina es Domingo Cavallo sacando pecho y su orgullo de tierra arrasada. Pero nos jodió una vez, cuando hizo pública la deuda privada durante la dictadura, nos jodió otra vez cuando volvió privada las empresas públicas, y nos va a volver a joder.
-Me gustaría decirte que eso se verá, pero …
-Bueno. Olvidate de eso ahora, y quedate con el orgullo del pecho inflamado. Nada más alejado del orgullo uruguayo.
-¿Cómo? ¿Vas a decirme que no sacan pecho allá?
-Claro, pero no te hablo de la retórica fácil ni del petiso gallito. Te hablo de algo que viene de más abajo.
-De abajo de las piedras.
-De abajo de las piedras. ¿Sabés cuál es el orgullo uruguayo? El de la derrota.
-Cada vez te entiendo menos. ¿De qué hablás?
-De que los uruguayos, sienten no respeto, amor, por un gaucho derrotado que se fue a morir al Paraguay. No es, digamos, San Martín, el conquistador de América. Es un tipo que soñó con algo grande, perdió, lo jodieron, o se dejó joder, y se mandó a guardar. Ese es el padre de la patria.
-Un vencido.
-Si querés. Pero con él los uruguayos aprendieron a irse, a retirarse, a perder. Y no es lo mismo hacerlo de una manera que de otra.
-¿Vos estás seguro de lo que decís?
-Ángel del cielo, qué más quisiera. Te digo lo que me parece.
-Bueno, pero decilo bajito, porque si te escuchan me parece que te van a echar…..”
Conversaciones para divertirse y una presentación para no perder
Carlos Ma. Domínguez ha demostrado en su libro un gran humor y una crítica afilada que atrapa al lector página tras página. No dudamos que la presentación del libro será un éxito  y que permitirá interactuar  al escritor con el público. Seguramente los asistentes harán valiosos aportes comentando anécdotas personales.