Caso Lola Chomnalez: liberaron a los indagados y volvió a cero

Tras la jornada vivida en el juzgado de Rocha, liberaron a los indagados y la justicia no tiene más pistas que conduzcan al posible autor del hecho.

La jueza ordenó liberar a todos los indagados que estuvieron en la sede judicial esta tarde.

El abogado de la familia Gustavo Bordes, dijo que tras esta indagatoria quedó comprobado que la muerte de Lola sucedió sobre el domingo en la tarde.

Por su parte, esta tarde había sido detenido un nuevo sospechoso, un pescador de la zona previamente indagado, que antes había declarado no tener nada que ver con el caso. El pescador había ingresado al juzgado de Rocha en horas del mediodía gritando “¡Soy inocente!”, “¡Soy un chivo expiatorio, un gil!”.

A propósito del pescador y del video que se había dicho apareció en la que se lo veía hablando con la víctima, se comprobó que no había relación alguna entre ambos

El caso seguirá con actuaciones por parte de la Policía en la zona de Valizas y del mismo modo podrá haber más declaraciones.

Los detenidos

En concreto, la policía detuvo ayer a un nuevo sospechoso, un pescador de 35 años, por haber podido mantener algún tipo de vínculo con la adolescente.

Con estas nuevas declaraciones, el número de indagados por el presunto asesinato de la joven argentina asciende a 15 y la línea de acción de la investigación se vuelve a alejar del círculo familiar de la víctima, una de las principales hipótesis barajadas por las fuerzas de seguridad.

Al respecto, la policía detectó incongruencias en las declaraciones de los padrinos con los que Lola estaba de vacaciones en Valizas cuando desapareció, pero fueron puestos en libertad al no haber pruebas suficientes para inculparlos.

Igualmente, el primer sospechoso, detenido el pasado miércoles, un hombre que contaba con un perfil que coincidía con la descripción aportada por posibles testigos, recuperó la libertad al no haber podido ser demostrada su implicación en la muerte de la adolescente.

Caso Lola

Chomnalez desapareció el 28 de diciembre en una playa del balneario costero de Barra de Valizas, donde pasaba unos días de vacaciones junto a familiares, y fue hallada muerta el pasado martes.

El viceministro del Interior de Uruguay, Jorge Vázquez, dijo este viernes que se habían enviado dos nuevos equipos de Policía Científica al lugar donde fue encontrado el cadáver para revisar la escena y lamentó no poder disponer de un análisis gestual de los declarantes.

Por su parte, la familia de la joven, enterrada ayer en el Cementerio de Recoleta de Buenos Aires, expresó que sigue la investigación del caso “con mucha cautela y prudencia”, pero reclamó “certezas” a la Justicia uruguaya, a través del abogado Jorge Barrera.

ras la jornada vivida en el juzgado de Rocha, liberaron a los indagados y la justicia no tiene más pistas que conduzcan al posible autor del hecho.
La jueza ordenó liberar a todos los indagados que estuvieron en la sede judicial esta tarde.
El abogado de la familia Gustavo Bordes, dijo que tras esta indagatoria quedó comprobado que la muerte de Lola sucedió sobre el domingo en la tarde.
Por su parte, esta tarde había sido detenido un nuevo sospechoso, un pescador de la zona previamente indagado, que antes había declarado no tener nada que ver con el caso. El pescador había ingresado al juzgado de Rocha en horas del mediodía gritando “¡Soy inocente!”, “¡Soy un chivo expiatorio, un gil!”.
A propósito del pescador y del video que se había dicho apareció en la que se lo veía hablando con la víctima, se comprobó que no había relación alguna entre ambos
El caso seguirá con actuaciones por parte de la Policía en la zona de Valizas y del mismo modo podrá haber más declaraciones.
Los detenidos
En concreto, la policía detuvo ayer a un nuevo sospechoso, un pescador de 35 años, por haber podido mantener algún tipo de vínculo con la adolescente.
Con estas nuevas declaraciones, el número de indagados por el presunto asesinato de la joven argentina asciende a 15 y la línea de acción de la investigación se vuelve a alejar del círculo familiar de la víctima, una de las principales hipótesis barajadas por las fuerzas de seguridad.
Al respecto, la policía detectó incongruencias en las declaraciones de los padrinos con los que Lola estaba de vacaciones en Valizas cuando desapareció, pero fueron puestos en libertad al no haber pruebas suficientes para inculparlos.
Igualmente, el primer sospechoso, detenido el pasado miércoles, un hombre que contaba con un perfil que coincidía con la descripción aportada por posibles testigos, recuperó la libertad al no haber podido ser demostrada su implicación en la muerte de la adolescente.
Caso Lola
Chomnalez desapareció el 28 de diciembre en una playa del balneario costero de Barra de Valizas, donde pasaba unos días de vacaciones junto a familiares, y fue hallada muerta el pasado martes.
El viceministro del Interior de Uruguay, Jorge Vázquez, dijo este viernes que se habían enviado dos nuevos equipos de Policía Científica al lugar donde fue encontrado el cadáver para revisar la escena y lamentó no poder disponer de un análisis gestual de los declarantes.
Por su parte, la familia de la joven, enterrada ayer en el Cementerio de Recoleta de Buenos Aires, expresó que sigue la investigación del caso “con mucha cautela y prudencia”, pero reclamó “certezas” a la Justicia uruguaya, a través del abogado Jorge Barrera.
n