Caso omiso a advertencia sanitaria; la dirigencia optó por jugar la fecha

De algunos días a esta parte, las autoridades del Ministerio de Salud y sus órganos a nivel, apuntaron a la necesidad de “prevenir de la mejor manera posible el azote de las bajas temperaturas, las que se extenderán desde la madrugada del domingo hasta el miércoles próximo”.
Ello en coincidencia con la ola de “agudos estados gripales y neumonías, comprobadas en amplias franjas de la población, por lo cual se exhorta al cumplimiento de disposiciones que eviten profundizar cuadros donde está en juego la propia salud de la persona”. Desde el sábado asimismo, rige una alerta en nuestro país, respecto a “bajas temperaturas y sensaciones térmicas, por lo cual es necesario evitar la exposición a la intemperie en la medida que sea posible a cada uno de los habitantes”.
UN FLAGRANTE
CASO OMISO
Más allá de lo apuntado, la dirigencia del fútbol salteño optó por no atender la solicitud-exhortación emanadas por las autoridades sanitarias, decidiendo jugar la fecha tanto a nivel de la “A” como de la “B”. A la hora 16 de la víspera, de acuerdo a datos recabados por EL PUEBLO, los 7 grados a la intemperie reflejaban una temperatura congelante. No se necesita tener dos dedos de frente y sabiduría en exceso, para reconocer el efecto de un cuerpo transpirado en medio de una gélida temperatura como la de ayer. Riesgos de enfermedades sin más vueltas, para quienes en no pocos casos al día siguiente deben asumir funciones en sus áreas laborales.
No fue una jornada disfrutable para nadie y menos para los tesoreros. Sobre todo en la Divisional “B”, la merma de aficionado fue cosa indisimulada. En el caso de la “B” se había manejado la postura de “suspender en caso de bajas temperaturas”. Las bajas temperaturas no faltaron a la cita. También la “B” terminó jugando.

De algunos días a esta parte, las autoridades del Ministerio de Salud y sus órganos a nivel, apuntaron a la necesidad de “prevenir de la mejor manera posible el azote de las bajas temperaturas, las que se extenderán desde la madrugada del domingo hasta el miércoles próximo”.

Ello en coincidencia con la ola de “agudos estados gripales y neumonías, comprobadas en amplias franjas de la población,21 7 13 015 por lo cual se exhorta al cumplimiento de disposiciones que eviten profundizar cuadros donde está en juego la propia salud de la persona”. Desde el sábado asimismo, rige una alerta en nuestro país, respecto a “bajas temperaturas y sensaciones térmicas, por lo cual es necesario evitar la exposición a la intemperie en la medida que sea posible a cada uno de los habitantes”.

UN FLAGRANTE CASO OMISO

Más allá de lo apuntado, la dirigencia del fútbol salteño optó por no atender la solicitud-exhortación emanadas por las autoridades sanitarias, decidiendo jugar la fecha tanto a nivel de la “A” como de la “B”. A la hora 16 de la víspera, de acuerdo a datos recabados por EL PUEBLO, los 7 grados a la intemperie reflejaban una temperatura congelante. No se necesita tener dos dedos de frente y sabiduría en exceso, para reconocer el efecto de un cuerpo transpirado en medio de una gélida temperatura como la de ayer. Riesgos de enfermedades sin más vueltas, para quienes en no pocos casos al día siguiente deben asumir funciones en sus áreas laborales.

No fue una jornada disfrutable para nadie y menos para los tesoreros. Sobre todo en la Divisional “B”, la merma de aficionado fue cosa indisimulada. En el caso de la “B” se había manejado la postura de “suspender en caso de bajas temperaturas”. Las bajas temperaturas no faltaron a la cita. También la “B” terminó jugando.