Ceibal 2 Gladiador 1. La victoria de la fe

Sobre todo eso. Porque Ceibal fue eso. La fe. El querer. El buscar. Pero la fe siempre.
El coraje táctico para atreverse en los 25′ finales. Pero sobre todo la fe.
Perdía 1 a 0 al cabo del primer tiempo, cuando Mauricio Trinidad resolvió de penal, tras la infracción. Acaso, ese primer tiempo, con Gladiador ejerciendo mando superior.
O cuota más encendida de aciertos, en medio de una dinámica generosa, pero acaso con tan solo rescates de fútbol pensante. Porque costó pensar en medio de la turbulencia y a Ceibal le costó enhebrar mucho más. Gladiador tentó mayor claridad en la partida y hasta lo logró. Menos expuesto a la imprecisión. Por los 16′, el frentazo de Mauricio Trinidad que se fue desviado, como amenaza real y todo lo que supuso la solidez defensiva de Gladiador, para evitar heridas.
Ceibal fue hasta el área y pegó la vuelta. Las variantes fueron surgiendo desde el banco de espera.
El “Tony” De Freitas tentó regularlo mejor. Acreditarle un sentido de orden, aunque el Ceibal de los 45′ de arranque, fue una puesta a media luz. Distante.
Hasta que en algún momento tenía que jugarse la ropa. Sabe que no dispone de esa selecta suma de intérpretes a favor de las variantes de mitad de cancha para arriba, pero sin embargo no renegó del corazón en su lenguaje más generoso. Hasta más vital.
Por los 31′, cuando Gustavo Martín González fue pisando el área y volcando al medio, hasta que sobre el segundo palo, llegó en solitario George dos Santos para lapidar el empate.
Esa pelota entró contra el palo. Un gol salido desde la bronca. Fue el 1 a 1.
Hasta que, cuatro minutos después, el centro llovido y la cabeza ganadora de Christian Alberto Cavani. Por sobre todos. En la altura de esa fe de Ceibal, para reconquistar en lo posible el tiempo que se le fue escapando. No puede apelarse a cuestiones tácticas más o menos finamente elaboradas, para patentar el Ceibal de la victoria.
Pero hay veces en que las reservas espirituales escriben su propia historia. Por eso el 2 a 1. Aunque después el “Lolo” De Mora reventó el larguero de un bombazo, Ceibal se escudó más que nunca en esa necesidad de querer, queriendo. De ganar, ganando. A Ceibal no le importó la expulsión del zaguero después del gol. Necesitaba saborear tres puntos, después de tanta mueca acumulada. Gladiador fue hasta donde pudo. Para colmo, las rojas al “Lolo” De Mora y el “Mauri” Trinidad. El impacto que supuso el empate de Dos Santos. La extraña declinación de Gladiador de última frente a ese Ceibal.
Definitivamente: el dueño de la fe.

ASI PASÓ:

Árbitro central: José Gabriel de los Santos (Regular).
Asistentes: Mario Camargo-Daniel González.
Entradas vendidas: 883. Recaudación: $ 90. 370.
CEIBAL (2)- Sebastián Gómez 3; Walter López 2 (Antonio Gómez 3), Christian Cavani 4, Rodrigo Libonatti 3, Javier Zabala 3; Juan Ramón Núñez 2 (Agustín Suárez), Fabricio Añasco 2, Fabio Rondán 4, Nicolás Ferreira 2 (Facundo Gallo 2); George dos Santos 3, Martín González 2. Director Técnico: Edgard Antonhy de Freitas.
GLADIADOR (1)- Agustín Carrara 3; Gastón Ferreira 2 (Sebastián Díaz), Daniel Rosas 2, Mauricio Trinidad 3, Ramón de Mora 3; Ángel Estévez 2 (Danilo Urruti 2), Domingo Volpi 3, Fernando Cruz 3 (Braian da Silva 2); Diego Sánchez 3; Marcelo Mezza 2, Martín Lima. Director Técnico: Richard Albernaz.
GOLES: 25′ de penal, Mauricio Trinidad (G). Segundo tiempo: 31′ George dos Santos (C); 35′ Christian Cavani (C).
Expulsados: 36′ Christian Cavani (C); 42′ Ramón de Mora (G); 45′ Mauricio Trinidad (G).
EL MEJOR DE LA CANCHA: Christian Cavani-Fabio Rondán.
EL MEJOR DE GLADIADOR: Domingo Volpi-Diego Sánchez.