Central lanera recibió esta zafra el fardo más fino en la historia de la empresa: de 13,4 micras

central Lanera Uruguaya comunicó con gran satisfacción que en la zafra 2012/13 recibió el fardo más fino de la historia de la empresa, de 13, 4 micras y 101 kg de peso. Dicho fardo, pertenece a la firma Isabel y Julio García Risso del departamento de Durazno, integrantes como plantel del Club de Merino Fino. El establecimiento lleva varias generaciones en la cría del Merino teniendo como objetivo el afinamiento de la lana que producen. El fardo así logrado es fruto del esfuerzo de muchos años y se constituye en el fardo más fino en la historia del país obtenido por un productor. En las últimas semanas dicho fardo se peinó en Lanera Piedra Alta, la peinaduría de Central Lanera, obteniéndose así el tops más fino producido en la historia del país.
IMPORTACIÓN DE
GENÉTICA
Es de destacar que la firma Isabel y Julio García Risso se constituyó en uno de los planteles fundacionales del Club de Merino Fino, donde hace 12 años un grupo de  productores nucleados en Central Lanera, comenzó a ejecutar un plan de mejoramiento genético a gran escala, con el apoyo del Ing. Agr. PhD Raúl Ponzoni como genetista principal. El plan incluye la elaboración de objetivos y criterios de selección, elaboración de índices personalizados para cada plantel, evaluaciones genéticas anuales con las más modernas metodologías y la importación de genética,  semen y carneros desde Australia. A la fecha ya se llevan más de 100.000 ovejas inseminadas con dicha genética, lo que ha permitido avanzar rápidamente en el logro de los objetivos. Adicionalmente como apoyo al plan se ofrecen caravanas de identificación removibles de origen australiano, asistencia técnica en todas las etapas y múltiples servicios para facilitar el afinamiento e identificación de las lanas más finas de cada lote. Dentro de estos se destaca el servicio de análisis de micronaje con laserscan para medir el diámetro de muestras de lana individuales. Central Lanera cuenta con dicho equipamiento, teniendo dos laserscan al servicio de los productores y ofreciendo las tarifas más bajas del mercado a los remitentes de la cooperativa.
EXPORTACIÓN A
MERCADOS EXIGENTES
En lo comercial Central Lanera es reconocida en el exterior por su marca CENTEX, que exporta a los mercados más exigentes del mundo y que es sinónimo de calidad en los tops y servicio de entrega.
Todos estos elementos, sumados al gran trabajo de los productores y a un sistema comercial que paga toda la lana Merino por micronaje y en rangos de a media micra desde las 13 micras, hacen que los productores del Club de Merino Fino tengan señales claras, servicios y estímulos tangibles para afinar sin disminuir el peso corporal ni el peso de vellón, mejorando sus lanas y por tanto mejorando su competitividad.
Este es un ejemplo exitoso de coordinación de la cadena, donde los productores nucleados en cooperativas, son propietarios de una moderna peinaduría y dueños de la comercialización de sus lanas a los mercados más exigentes del mundo. La coordinación abarca desde la genética hasta el procesamiento con peinadoras de última generación, la comercialización y el pago por micronaje y calidad para cada tipo de lana, resultante de las ventas a lo largo de toda la zafra.

Central Lanera Uruguaya comunicó con gran satisfacción que en la zafra 2012/13 recibió el fardo más fino de la historia de la empresa, de 13, 4 micras y 101 kg de peso. Dicho fardo, pertenece a la firma Isabel y Julio García Risso del departamento de Durazno, integrantes como plantel del Club de Merino Fino. El establecimiento lleva varias generaciones en la cría del Merino teniendo como objetivo el afinamiento de la lana que producen. El fardo así logrado es fruto del esfuerzo de muchos años y se constituye en el fardo más fino en la historia del país obtenido por un productor. En las últimas semanas dicho fardo se peinó en Lanera Piedra Alta, la peinaduría de Central Lanera, obteniéndose así el tops más fino producido en la historia del país.

IMPORTACIÓN DE GENÉTICA

Es de destacar que la firma Isabel y Julio García Risso se constituyó en uno de los planteles fundacionales del Club delanas_273715Merino Fino, donde hace 12 años un grupo de  productores nucleados en Central Lanera, comenzó a ejecutar un plan de mejoramiento genético a gran escala, con el apoyo del Ing. Agr. PhD Raúl Ponzoni como genetista principal. El plan incluye la elaboración de objetivos y criterios de selección, elaboración de índices personalizados para cada plantel, evaluaciones genéticas anuales con las más modernas metodologías y la importación de genética,  semen y carneros desde Australia. A la fecha ya se llevan más de 100.000 ovejas inseminadas con dicha genética, lo que ha permitido avanzar rápidamente en el logro de los objetivos. Adicionalmente como apoyo al plan se ofrecen caravanas de identificación removibles de origen australiano, asistencia técnica en todas las etapas y múltiples servicios para facilitar el afinamiento e identificación de las lanas más finas de cada lote. Dentro de estos se destaca el servicio de análisis de micronaje con laserscan para medir el diámetro de muestras de lana individuales. Central Lanera cuenta con dicho equipamiento, teniendo dos laserscan al servicio de los productores y ofreciendo las tarifas más bajas del mercado a los remitentes de la cooperativa.

EXPORTACIÓN A MERCADOS EXIGENTES

En lo comercial Central Lanera es reconocida en el exterior por su marca CENTEX, que exporta a los mercados más exigentes del mundo y que es sinónimo de calidad en los tops y servicio de entrega.

Todos estos elementos, sumados al gran trabajo de los productores y a un sistema comercial que paga toda la lana Merino por micronaje y en rangos de a media micra desde las 13 micras, hacen que los productores del Club de Merino Fino tengan señales claras, servicios y estímulos tangibles para afinar sin disminuir el peso corporal ni el peso de vellón, mejorando sus lanas y por tanto mejorando su competitividad.

Este es un ejemplo exitoso de coordinación de la cadena, donde los productores nucleados en cooperativas, son propietarios de una moderna peinaduría y dueños de la comercialización de sus lanas a los mercados más exigentes del mundo. La coordinación abarca desde la genética hasta el procesamiento con peinadoras de última generación, la comercialización y el pago por micronaje y calidad para cada tipo de lana, resultante de las ventas a lo largo de toda la zafra.