Cirugía endovascular: Arterias y venas

Además de buenos resultados en cuanto a arterias y venas, ¿Sabía usted, cuánto más nos brinda la Seccional de Cirugía Vascular, instalada en el Hospital Regional de Salto?
Con este artículo sobre el tema, culminaríamos. Y recurrimos nuevamente para esto al profesional salteño, el Dr. Gonzalo Leal, que hoy nos sigue acompañando, para preguntarle:
¿Además  de los miembros inferiores, cuáles son los casos más comunes, con este tipo de cirugías?
De todas las cirugías en la que nosotros actuamos, las más comunes son la afectación de los miembros inferiores, como ya lo hablamos en la pasada edición.
Luego tenemos todo una patología que es la afectación de la aorta, con los aneurismas de las mismas. Seguimos todo lo que se actúa en la parte renal para diálisis, con todos sus accesos vasculares.
Y no nos podemos olvidar de las patologías carotídeas, y el tema de las urgencias con pacientes de diálisis. Puede pasar que se tape un acceso vascular y hay que solucionarlo rápidamente, en el caso de que haga una oclusión arterial aguda.
Alguien que no tenía una oclusión crónica, pero tiene una cardiopatía con un corazón grande, con coágulos dentro del corazón, con una arritmia el corazón no late en forma normal, y de repente eso hace que se desprendan pequeños coagulitos y viajen por la circulación y se vengan a trancar en una pierna o un brazo.
Entonces allí tenemos nosotros que intervenir, limpiando esa arteria, porque de lo contrario puede perder el miembro.
¿La actividad vascular, no se limita solamente con la arteriopatía?
Una de las actividades importantes que realizamos son los accesos vasculares para los pacientes con diálisis.
En estos dos años hemos logrado organizar correctamente los accesos vasculares y ha sido todo un éxito.
¿Es para los pacientes que ya están con diálisis o van a entrar su realización?
Es para los dos tipos de pacientes. El nefrólogo, que es el especialista que trata al paciente enfermo de riñón, padeciendo una insuficiencia renal crónica en este caso, necesita un acceso vascular para conectarlo a la maquina, que hace la diálisis.
¿Qué es lo que hace que el nefrólogo recurra a un cirujano vascular?
Porque hay que hacer un tipo de acceso donde la pueda puncionar y pasar la sangre rápidamente a la maquina, y que vuelva al torrente sanguíneo de la persona. Allí encontramos varias posibilidades de acceso vascular.
Una, es a través de una vía, por medio de un catéter doble luz, en una vía venosa central. Un catéter, oficia de salida de la sangre hacia la máquina, y el otro de entrada al cuerpo, después de filtrar la máquina. Lo otro, que es lo mejor y en forma crónica, lo que puede utilizar puncionando es la fístula arteriovenosa.
Cuando hablamos de fístula arteriovenosa es: la unión de la vena a la arteria. Entonces, esa vena, queda con sangre arterial con mucho mayor flujo superficial en el cuerpo.
Entonces el personal dentro de diálisis lo que hace es puncionar esa vena, que tiene un flujo mayor al estar unida a una arteria, y pasa esa sangre a la máquina y se conecta a la misma vena pero más arriba, en otra posición, la sangre ya filtrada, y viajando al torrente sanguíneo.
¿Se trabaja de la misma manera en todos los centros de atención?
Sí. Se lo hace a nivel de la Seccional de la Cirugía Vascular Periférica. En el Hospital Regional Salto, que es donde se concentra la mayor cantidad de pacientes que se encuentran hoy con diálisis y también se hace para el departamento de Paysandú. Gremeda lo hace en Artigas, donde hay un Centro de Diálisis y a nivel del Centro Médico en Salto existe una policlínica especial para accesos vasculares en el centro de diálisis.
Si bien en Centro Médico no hay un servicio armado de cirugía vascular, y no contamos con guardia, sí hay una policlínica de cirugía general donde se reciben pacientes con problemas de várices o patología arterial.
¿Qué otro tipo de pacientes recibe esta seccional de Cirugía?
A los pacientes con accidentes cerebrovasculares, por afectación de las carótidas. Estamos ya realizando la operación por cirugía abierta, que es la endarterectomía carotídea.
Es llegar hasta la carótida, allí encontramos a pacientes que se operan y los que no. Eso está muy bien estudiado y se sabe que si tiene más del 70 % de obstrucción en la carótida, el riesgo que tiene de sufrir un accidente cerebrovascular es mayor que el riesgo de operarse.
Entonces se toma la decisión de operar para limpiar la arteria y evitar que aparezca un accidente cerebro vascular.
La operación que se realiza es: se aborda la arteria y se hace lo que se le llama la endarterectomía carotídea. Después de cerrar la circulación en esa carótida abrimos la arteria, sacamos el calcio de ella y la volvemos a cerrar.
La dejamos sin la placa de arteriosclerosis (la placa de ateroma). Limpia de eso, lo controlamos al paciente con medicación y mediante estudios. Este procedimiento lo realizamos con cirugía abierta, pero con anestesia local.
Cirugía con conciencia ¿Quién toma la resolución de llegar a la cirugía?
Lo hablamos muy bien con el paciente, tratando de explicarle con detalles, como va a ser el procedimiento. Tiene que saber que él va a estar consciente.
Siempre se realiza  la operación cuando la persona está consciente. Puede haber sufrido un accidente cerebro vascular o una hemiplejia .Tiene una obstrucción, pero no está en coma.
La idea es poder operarlo, para evitar un daño mayor. Que aparezca otro accidente vascular y que sea mayor. O hay veces que se opera y no tiene nada. Muchas veces pasa que se encontró, la afectación de la arteria por un estudio casual, o a veces tiene un AIT: accidente isquémico transitorio.
¿Cómo se da cuenta que lo tiene?
Por la pérdida fugaz, de la fuerza de un brazo o una pierna, y lo recuperó. Se estudia y se encuentra que en la arteria hay una obstrucción y que probablemente ese accidente isquémico, transitorio, fue por la salida de un pedacito de calcio y se trancó en alguna de las arterias más arriba del cerebro.
¿Es digamos, como un aviso?
Exactamente. Como el dolor en el pecho, cuando es infarto.
Lo que tratamos, comparándolo, es de operarlo antes de que llegue al infarto del cerebro.
¿Cómo es la operación con el paciente despierto?
Hablando con él explicándole todo, y de esa manera controlamos la circulación cerebral. Le pedimos que apriete con la mano del lado de la carótida que estamos operando y de esa forma valoramos la circulación cerebral. Una manera simple fácil y que da muy buenos resultados.
Es un placer para el paciente y para nosotros. Es excelente terminar el post operatorio con el paciente despierto, tranquilo y conversando.
¿Cómo es la recuperación?
Depende, muchas veces a esos pacientes los tenemos con antiagregantes plaquetarios, con medicación y hay veces que pueden hacer hematomas o un poquito de sangrado en el cuello, y eso nos puede llegar a atrasar el post operatorio.
De lo contrario si todo marcha como estaba planeado, en 24 o a más tardar en 48 horas ya está en su domicilio.
Luego solamente se controla tranquilamente en la policlínica con exámenes de la parte neurológica y mediante ecodopler, (ecografía) para apreciar la permeabilidad de la arteria.

Además de buenos resultados en cuanto a arterias y venas, ¿Sabía usted, cuánto más nos brinda la Seccional de Cirugía Vascular, instalada en el Hospital Regional de Salto?

Con este artículo sobre el tema, culminaríamos. Y recurrimos nuevamente para esto al profesional salteño, el Dr. Gonzalo

Dr. Gonzalo Leal

Dr. Gonzalo Leal

Leal, que hoy nos sigue acompañando, para preguntarle:

¿Además  de los miembros inferiores, cuáles son los casos más comunes, con este tipo de cirugías?

De todas las cirugías en la que nosotros actuamos, las más comunes son la afectación de los miembros inferiores, como ya lo hablamos en la pasada edición.

Luego tenemos todo una patología que es la afectación de la aorta, con los aneurismas de las mismas. Seguimos todo lo que se actúa en la parte renal para diálisis, con todos sus accesos vasculares.

Y no nos podemos olvidar de las patologías carotídeas, y el tema de las urgencias con pacientes de diálisis. Puede pasar que se tape un acceso vascular y hay que solucionarlo rápidamente, en el caso de que haga una oclusión arterial aguda.

Alguien que no tenía una oclusión crónica, pero tiene una cardiopatía con un corazón grande, con coágulos dentro del corazón, con una arritmia el corazón no late en forma normal, y de repente eso hace que se desprendan pequeños coagulitos y viajen por la circulación y se vengan a trancar en una pierna o un brazo.

Entonces allí tenemos nosotros que intervenir, limpiando esa arteria, porque de lo contrario puede perder el miembro.

¿La actividad vascular, no se limita solamente con la arteriopatía?

Una de las actividades importantes que realizamos son los accesos vasculares para los pacientes con diálisis.

En estos dos años hemos logrado organizar correctamente los accesos vasculares y ha sido todo un éxito.

¿Es para los pacientes que ya están con diálisis o van a entrar su realización?

Es para los dos tipos de pacientes. El nefrólogo, que es el especialista que trata al paciente enfermo de riñón, padeciendo una insuficiencia renal crónica en este caso, necesita un acceso vascular para conectarlo a la maquina, que hace la diálisis.

¿Qué es lo que hace que el nefrólogo recurra a un cirujano vascular?

Porque hay que hacer un tipo de acceso donde la pueda puncionar y pasar la sangre rápidamente a la maquina, y que vuelva al torrente sanguíneo de la persona. Allí encontramos varias posibilidades de acceso vascular.

Una, es a través de una vía, por medio de un catéter doble luz, en una vía venosa central. Un catéter, oficia de salida de la sangre hacia la máquina, y el otro de entrada al cuerpo, después de filtrar la máquina. Lo otro, que es lo mejor y en forma crónica, lo que puede utilizar puncionando es la fístula arteriovenosa.

Cuando hablamos de fístula arteriovenosa es: la unión de la vena a la arteria. Entonces, esa vena, queda con sangre arterial con mucho mayor flujo superficial en el cuerpo.

Entonces el personal dentro de diálisis lo que hace es puncionar esa vena, que tiene un flujo mayor al estar unida a una arteria, y pasa esa sangre a la máquina y se conecta a la misma vena pero más arriba, en otra posición, la sangre ya filtrada, y viajando al torrente sanguíneo.

¿Se trabaja de la misma manera en todos los centros de atención?

Sí. Se lo hace a nivel de la Seccional de la Cirugía Vascular Periférica. En el Hospital Regional Salto, que es donde se concentra la mayor cantidad de pacientes que se encuentran hoy con diálisis y también se hace para el departamento de Paysandú. Gremeda lo hace en Artigas, donde hay un Centro de Diálisis y a nivel del Centro Médico en Salto existe una policlínica especial para accesos vasculares en el centro de diálisis.

Si bien en Centro Médico no hay un servicio armado de cirugía vascular, y no contamos con guardia, sí hay una policlínica de cirugía general donde se reciben pacientes con problemas de várices o patología arterial.

¿Qué otro tipo de pacientes recibe esta seccional de Cirugía?

A los pacientes con accidentes cerebrovasculares, por afectación de las carótidas. Estamos ya realizando la operación por cirugía abierta, que es la endarterectomía carotídea.

Es llegar hasta la carótida, allí encontramos a pacientes que se operan y los que no. Eso está muy bien estudiado y se sabe que si tiene más del 70 % de obstrucción en la carótida, el riesgo que tiene de sufrir un accidente cerebrovascular es mayor que el riesgo de operarse.

Entonces se toma la decisión de operar para limpiar la arteria y evitar que aparezca un accidente cerebro vascular.

La operación que se realiza es: se aborda la arteria y se hace lo que se le llama la endarterectomía carotídea. Después de cerrar la circulación en esa carótida abrimos la arteria, sacamos el calcio de ella y la volvemos a cerrar.

La dejamos sin la placa de arteriosclerosis (la placa de ateroma). Limpia de eso, lo controlamos al paciente con medicación y mediante estudios. Este procedimiento lo realizamos con cirugía abierta, pero con anestesia local.

Cirugía con conciencia ¿Quién toma la resolución de llegar a la cirugía?

Lo hablamos muy bien con el paciente, tratando de explicarle con detalles, como va a ser el procedimiento. Tiene que saber que él va a estar consciente.

Siempre se realiza  la operación cuando la persona está consciente. Puede haber sufrido un accidente cerebro vascular o una hemiplejia .Tiene una obstrucción, pero no está en coma.

La idea es poder operarlo, para evitar un daño mayor. Que aparezca otro accidente vascular y que sea mayor. O hay veces que se opera y no tiene nada. Muchas veces pasa que se encontró, la afectación de la arteria por un estudio casual, o a veces tiene un AIT: accidente isquémico transitorio.

¿Cómo se da cuenta que lo tiene?

Por la pérdida fugaz, de la fuerza de un brazo o una pierna, y lo recuperó. Se estudia y se encuentra que en la arteria hay una obstrucción y que probablemente ese accidente isquémico, transitorio, fue por la salida de un pedacito de calcio y se trancó en alguna de las arterias más arriba del cerebro.

¿Es digamos, como un aviso?

Exactamente. Como el dolor en el pecho, cuando es infarto.

Lo que tratamos, comparándolo, es de operarlo antes de que llegue al infarto del cerebro.

¿Cómo es la operación con el paciente despierto?

Hablando con él explicándole todo, y de esa manera controlamos la circulación cerebral. Le pedimos que apriete con la mano del lado de la carótida que estamos operando y de esa forma valoramos la circulación cerebral. Una manera simple fácil y que da muy buenos resultados.

Es un placer para el paciente y para nosotros. Es excelente terminar el post operatorio con el paciente despierto, tranquilo y conversando.

¿Cómo es la recuperación?

Depende, muchas veces a esos pacientes los tenemos con antiagregantes plaquetarios, con medicación y hay veces que pueden hacer hematomas o un poquito de sangrado en el cuello, y eso nos puede llegar a atrasar el post operatorio.

De lo contrario si todo marcha como estaba planeado, en 24 o a más tardar en 48 horas ya está en su domicilio.

Luego solamente se controla tranquilamente en la policlínica con exámenes de la parte neurológica y mediante ecodopler, (ecografía) para apreciar la permeabilidad de la arteria.

Adenos fibromas de útero

En muchos casos de mujeres con esta patología, la Seccional de Cirugía ya  está implementando en Salto su participación en cuanto al tema.

Desde hace muy poco tiempo se recurre a esta técnica, que está dando resultados increíbles.

En forma breve, el doctor Gonzalo Leal nos comenta sobre este problema que data de mucho tiempo y lamentablemente sigue dando que hablar.

¿Cómo funciona este tipo de cirugía en estos casos?

Cuando la paciente llega con esta patología después de ser estudiada, posiblemente, en su mente está la operación.

En muchísimos casos el ginecólogo tiene que extraer el útero, siendo esto muy costoso y complicado.

Hablando en forma abreviada, la tarea nuestra es poder hacerlo en forma endovascular. Llegar hasta esta arteria y tapar las demás, donde se aloja el fibroma, para que se vaya achicando.

Lo mismo pasa a nivel de tumores renales. Muchísimas veces con esta técnica, quedan tan pequeños que se puede operar más fácilmente o también pueden desaparecer totalmente.

Cuando son muy grandes y sangran mucho, ejemplo de un paciente con dos tumores de estas características, a pedido del urólogo, se hizo la embolización de las arterias que alimentaban el tumor y el mismo se achicó y paró el sangrado. Fue una forma de controlarlo”.

Es un tema bien complejo, que contando con esta técnica, facilita y mucho una mejor calidad de vida.