Colegio de Jueces salpicado: si no da explicación, quedará bajo sospecha

El Director Técnico de Saladero, Juan Carlos Mendietta puso el grito en el cielo a través de “La Trastienda del Fútbol” en Radio Arapey, al día siguiente del Colegio de Jueces designar a Aníbal González, para el juego ante Saladero, por la tercera fecha del Campeonato Salteño de Primera División. En la noche del jueves, el Colegio varió la designación, excluyendo a Aníbal González de la terna, para concederle el control central del partido a Ruben Ricardo Boschetti. El lunes en el Consejo Superior, la delegación de Salto Nuevo enfocó lo ocurrido y juzgó: “Es un antecedente pésimo y forma de actuar espantosa”, en el inapelable decir del Dr. Roberto Fioritti.
Otros delegados expusieron su rechazo a lo actuado por el Colegio de Jueces y Ferro Carril (Juan Osvaldo González), fue más lejos aún, “porque es la segunda vez que le hacen mandados a Saladero”. El hecho es que Mendietta involucró a Salto Nuevo, “porque ellos también supieron de problemas con González”. En el Consejo Superior, el Dr. Fioritti se paró en la vereda de enfrente, porque “no tuvimos problemas”.
EL COLEGIO SALPICADO
De eso no hay dudas. Porque no es cosa tan habitual que un Colegio de Jueces varíe un árbitro central, a partir de las declaraciones formuladas por un técnico. Ni siquiera implicó el punto de vista de una Comisión Directiva. El Colegio de Jueces pasó a quedar salpicado. Porque tampoco se adujo razón alguna. Se cambió y punto. Lo sucedido FUE UN HECHO GRAVE y quienes patearon el tablero en el Consejo Superior, SURGEN ASISTIDOS POR LA RAZÓN. El Colegio de Jueces DEBE O DEBIERA DARLE UNA EXPLIGACIÓN AL FÚTBOL, porque caso contrario RESIGNARÍA CREDIBILIDAD, pasando a quedar BAJO SOSPECHA. Se trataría de un Colegio de Jueces, MANEJABLE Y VACÍO DE PERSONALIDAD. Pero lo más penoso: sería un Colegio FÁCILMENTE EXPUESTO A LA VARIACION, A POCO QUE SE LO PRESIONE DESDE LO ESENCIAL.
Lo actuado la semana pasada, implica para el Colegio de Jueces de la Liga Salteña de Fútbol un perfecto revolcón. La interrogante es si se trata de una caída definitiva, a partir de una imagen que necesita higienizar. Después de todo, ya está manchada.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-

El Director Técnico de Saladero, Juan Carlos Mendietta puso el grito en el cielo a través de “La Trastienda del Fútbol” en Radio Arapey, al día siguiente del Colegio de Jueces designar a Aníbal González, para el juego ante Saladero, por la tercera fecha del Campeonato Salteño de Primera División. En la noche del jueves, el Colegio varió la designación, excluyendo a Aníbal González de la terna, para concederle el control central del partido a Ruben Ricardo Boschetti. El lunes en el Consejo Superior, la delegación de Salto Nuevo enfocó lo ocurrido y juzgó: “Es un antecedente pésimo y forma de actuar espantosa”, en el inapelable decir del Dr. Roberto Fioritti.

Otros delegados expusieron su rechazo a lo actuado por el Colegio de Jueces y Ferro Carril (Juan Osvaldo González), fue más lejos aún, “porque es la segunda vez que le hacen mandados a Saladero”. El hecho es que Mendietta involucró a Salto Nuevo, “porque ellos también supieron de problemas con González”. En el Consejo Superior, el Dr. Fioritti se paró en la vereda de enfrente, porque “no tuvimos problemas”.

EL COLEGIO SALPICADO

De eso no hay dudas. Porque no es cosa tan habitual que un Colegio de Jueces varíe un árbitro central, a partir de las declaraciones formuladas por un técnico. Ni siquiera implicó el punto de vista de una Comisión Directiva. El Colegio de Jueces pasó a quedar salpicado. Porque tampoco se adujo razón alguna. Se cambió y punto. Lo sucedido FUE UN HECHO GRAVE y quienes patearon el tablero en el Consejo Superior, SURGEN ASISTIDOS POR LA RAZÓN. El Colegio de Jueces DEBE O DEBIERA DARLE UNA EXPLIGACIÓN AL FÚTBOL, porque caso contrario RESIGNARÍA CREDIBILIDAD, pasando a quedar BAJO SOSPECHA. Se trataría de un Colegio de Jueces, MANEJABLE Y VACÍO DE PERSONALIDAD. Pero lo más penoso: sería un Colegio FÁCILMENTE EXPUESTO A LA VARIACION, A POCO QUE SE LO PRESIONE DESDE LO ESENCIAL.

Lo actuado la semana pasada, implica para el Colegio de Jueces de la Liga Salteña de Fútbol un perfecto revolcón. La interrogante es si se trata de una caída definitiva, a partir de una imagen que necesita higienizar. Después de todo, ya está manchada.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-