“Compartir los conocimientos y no guardarlos en una mente hermética”

En más de una ocasión, frente a cronistas de EL PUEBLO, el presidente de Nacional, José Luis Pertusatti. recreó el elogio a la cuenta del Prof. MATÍAS PIÑEIRO, «porque no solo es el preparador físico de Nacional, sino que está en esos detalles que hacen a la organización de todo el aspecto deportivo del club. Cuando nosotros presumimos que algo es necesario hacer, Matías ya lo hizo. O sea, lo suyo va mucho más allá del profesional que es en el plantel principal. Es hincha del club. Siente la causa y como ser humano solo digo que lo fuimos descubriendo. Para Nacional, es todo un hallazgo».

Para Ramón Romero en tanto, es el segundo año consecutivo al frente del plantel superior de Nacional. El fútbol con Ramón es eje siempre, mucho más allá de andares de vida. O de cuestiones afectivas.
Pero cuando el fútbol manda en el diálogo, el DT concluirá en que…»en todo lo que supone el profe Matías Piñeiro».
Los jugadores de Nacional, igualmente asisten puntuales a la hora de la valoración.
Se plantea una trascendencia inocultable.
Matías. El preparador físico. El de los 28 años.

«LA FORMACIÓN ES PERMANENTE»
«Es una profesión que me apasiona y intento dar lo mejor día a día.. y pienso que la formación es permanente. Soy un agradecido de aprender a diario y todos los años sigo formándome en cursos y cursillos. Aprendo mucho de Ramón (por Romero). Aparte de ser una gran persona, la enseñanza con él es simplemente puntual. Es un estudioso del fútbol».
Más allá de la condición de preparador físico, Matías es de los que no reniega de esa apasionada búsqueda del saber. De profundizar lo teórico, para que la práctica igualmente genere chances de jerarquización.
«Soy de los convencidos también que la vida es un aprendizaje permanente. Creo que no hay que perder nunca la condición para dedicarse a lo que uno siente, a lo que uno cree. No dejo de recomendar libros que estoy leyendo. Otro pilar en la formación es compartir conocimientos y no guardarlos en una mente hérmetica y sin conexión. Es la manera de no parar el sentido de evolución».
Solo bastaría comprobar el estado atlético-físico de este Nacional jugando en dos frentes, el Campeonato Salteño y la Copa Nacional de Clubes. O admitir la media hora final del equipo ante Ferro Carril en la primera fecha, cuando pasó del 1-2 al 3 a 2. El Nacional de Romerito en la escena. Pero de Matías Piñeiro también. El profe del aprendizaje…de todos los días.
Y sin hermetismo. La mente abierta. Y para que entre, la creación.

-ELEAZAR JOSÉ SILVA-