Compromiso Frenteamplista reconoció “desprolijidades” en Turismo

Paulino Delsa de “Compromiso Frenteamplista”

“Indudablemente hay que aceptar que hubo importantes desprolijidades”

El sector liderado por el diputado Felipe Carballo, “Compromiso Frenteamplista”, marcó su posición respecto a la auditoría realizada por el Tribunal de Cuentas de la República (TCR) a la dirección de Turismo durante la administración de Ramón Fonticiella.

El vocero de dicho sector, Paulino Delsa, reconoció a EL PUEBLO la existencia de “importantes desprolijidades” y aseveró que más allá del fallo que la Justicia pueda realizar de esta situación, “éticamente hay cosas que como gobernante no se pueden hacer” y que toda esta situación “le va a hacer daño a la fuerza política”.

LIBRES DE DECIR ALGUNAS COSAS

“Compromiso Frenteamplista” en las elecciones departamentales de 2010 respaldó la candidatura a la intendencia de Ramón Fonticiella, “porque creíamos y creemos que hizo una buena administración”, comenzó explicando el ex edil frenteamplista Paulino Delsa, aclarando que sacaron su propia lista como forma de mantener su identidad como sector para, llegado el caso, sentirse en libertad de marcar las diferencias con el propio Fonticiella.

Por eso “también hoy nos sentimos libres de decir algunas cosas que se pudieron haber hecho mal en el período anterior”, pasando a relativizar las observaciones formuladas a la intendencia de Salto por el TCR al compararlas en el contexto nacional, recordando la memoria anual del TCR del 2009 cuando se “formuló 122.581 observaciones, o sea, 335 observaciones por día. En cuanto a dinero, se trata de casi 1.120 millones de dólares. 71.703 gastos fueron observados  a las diecinueve intendencias”, explicando de esta forma “que resulta casi imposible técnicamente cumplir con el TOCAF”.

“IMPORTANTES DESPROLIJIDADES”

Delsa recordó además que fue el propio “TCR quien aprobó las rendiciones de cuentas de la intendencia de Salto durante el quinquenio del gobierno de Fonticiella”.

“También tenemos que decir –continuó su análisis- que obviamente, y no porque sea un gobierno del FA tenemos que callarlo, sino que al revés, creo que indudablemente hay que aceptar que hay importantes desprolijidades. Por ejemplo, no es válido argumentar que para obtener un crecimiento de las ventas de entradas en las termas fue necesario realizar promociones que incluían miles de entradas de obsequio y que estas no fueron ingresadas en la contabilidad municipal o que por incumplimiento de un privado, la intendencia aceptó intercambiar boletas por servicios gastronómicos”.