Con el escritor salteño, radicado en Ámsterdam, Jorge Menoni

7En pasadas ediciones compartimos la primera parte de una entrevista realizada al escritor salteño Jorge Menoni (radicado en Ámsterdam desde hace más de treinta años) en su estadía en Salto durante algunos días. Compartimos a continuación la segunda y última parte de la misma.

En Uruguay es común escuchar la queja en cuanto a que el escritor no puede vivir de la literatura que produce, ¿qué pasa en un país como Holanda?

Yo creo que es una constante general, lo que te puedo decir es que yo soy amante de la literatura no comercial, entonces el que entra en la literatura comercial seguramente pueda tener más éxito, pueda llegar a vivir de eso. Claro que hay casos que sí, de gente que ha sido tan bueno lo  que escribió que ha sido traducido a varios idiomas, en fin, sobre todo escritores latinoamericanos que han trascendido y que pienso que han podido vivir de la literatura. Pero es difícil en todos lados, es general, porque el problema no es vivir de eso, el problema es lograr publicar, esa es la gran dificultad.

¿Desde allá está al tanto del acontecer cultural de aquí de Salto?

Sí, sí, lo sigo a través de amigos y de los diarios.

¿Y qué opinión le merece el movimiento cultural de Salto hoy?

Pienso que últimamente hay un movimiento cultural mayor al de la época en que yo estaba, hay como una preocupación mayor y esto más bien creo que se debe a determinadas personas, no a instituciones sino más bien al afán de unas pocas personas que son personas que además han logrado un nivel literario y cultural muy elevado, muy profundo. Y noto sobre todo algo bueno en la nueva generación, poetas jóvenes o relativamente jóvenes, entre los cuales estás tú incluido, que me han sorprendido por lo bueno. Te puedo citar también a una amiga que quiero mucho, Rocío Menoni, que fue una gran sorpresa y  que realmente lo que he leído me ha gustado, que mantiene un nivel de primera, todo eso me ha sorprendido favorablemente.

En otras oportunidades hemos hablado de Marosa, y además, ¿qué otros autores salteños le interesan?

Yo pienso que si hablamos de Marosa o de Leonardo Garet estamos hablando ya de autores  clásicos que ya se sostienen por sí solos y que han trascendido internacionalmente también, que logran un vuelo más universal de la literatura. También me gusta  Altamides Jardim y después me ha sorprendido, como te decía, los más nuevos, que creo que van en ese camino.

¿Quiroga el referente?

Bueno, sí, y a veces parece una redundancia hablar de Quiroga, pero Quiroga me gusta mucho sí. Para mí Quiroga y Felisberto Hernández, ampliando también a Borges, han sido los padres del cuento rioplatense, que ya son unos clásicos, a pesar del olvido de algunos como el caso de Felisberto, que por esas cosas de la vida ha sido un poco relegado.

Háblenos un poco sobre la revista cultural que dirige…

Es la revista Ámsterdam Sur…Primero tuvimos una etapa de salida en papel, hasta el número 26, después fue imposible mantenerla por los costos. Ahora es digital y es algo que me gusta y me ocupa, he aprendido mucho. Es una revista cultural con preponderancia en la parte de literatura, pero también abarcamos otros géneros como música, fotografía. En principio surgió como una necesidad de dar a conocer en Holanda la literatura latinoamericana, y cumplió su cometido, hoy logramos difundir una cantidad de escritores, partiendo de los clásicos. En estos últimos números gracias a Leonardo Garet hay unos  cuantos autores de Salto que van aportando a la revista…

¿Considera que hace falta más revistas culturales?

Bueno, sí, acá en Salto está La Piedra Alta, que me parece que como Ámsterdam Sur también fue necesaria, hoy es necesaria para Salto, no solamente porque tiene buena calidad, buen nivel sino que tiene cosas para decir, que eso es fundamental. Ocurre en todos lados que a veces hay un movimiento grande de revistas, de poetas, pero rascando queda muy poco…

¿Y cómo es la realidad de Holanda en cuanto a espacios de difusión de cultura, ya sea en radios, diarios…?

Para los escritores latinoamericanos es difícil, porque requiere una traducción y la traducción tiene que ser buena, si no pasa como el caso de Roa Bastos, que le hicieron una muy mala traducción y lo condenaron, nunca más pudo levantar en Holanda, siendo un buen escritor… Entonces es un camino bastante largo, difícil.

¿Pero para la difusión de artistas de allá mismo?

Sí, Ámsterdam tiene una difusión cultural bastante grande en cuanto a literatura, en cuanto a pintura, artes visuales, aunque no quiere decir que todo sea bueno, comparado con Francia o con España es un nivel bastante lineal pero como es un país con muchas posibilidades económicas, todo eso está estimulado. Las posibilidades están, después depende de los talentos.

Por: Jorge Pignataro