Con el legado de la innovación

Con Nicolás Sant’Anna, presidente del Centro Comercial e Industrial de Salto

El legado más claro que tiene de sus antepasados es el de emprender y tratar de hacer que todo funcione. Prolijo, meticuloso y ordenado, arriesga siempre con la convicción de que las cosas tienen que andar y ese impulso lo lleva a trazarse metas buscando cumplir con la mayor cantidad posible de ellas. Así es Nicolás Sant’Anna, un empresario de raíces salteñas que trilló por varios lados aprovechando siempre las oportunidades para encontrar un resultado nicolas sant'annaexitoso en cada cosa que hacía. Y si las cosas no venían del todo bien, el desafío constante que tiene como ley motive lo lleva a plantar bandera en otro lado, para nunca volver al puerto sin peces. Y que hoy preside el Centro Comercial e Industrial de Salto, buscando darle un perfil más dinámico pero con resultados visibles.
Es salteño, tiene 50 años de edad, está casado y tiene 4 hijos. Es hincha de Nacional de Montevideo y de Arsenal de Salto, empresario, Licenciado en Dirección de Empresas por la Universidad Católica y tiene un posgrado en la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo.
Es de familia católica, pero admite no ser asiduo practicante y en cuanto a la política, dice haber votado a todos, pensando en las mejores propuestas. “Como dicen los chinos, no importa de qué color es el gato sino que cace al ratón”, dijo sonriente. Con él nuestra sección semanal Las Diez Últimas de la Última.

¿Ya venía en la tradición de su familia el hecho de ser emprendedor y de abrirse caminos?
De las generaciones para atrás sí hay varios emprendedores. Como son familias de otra época la mayoría lo hacía en el rubro agropecuario, algo que siguen haciendo dos de mis hermanos porque tengo tres hermanos, de los cuales dos de ellos se dedican a la parte de campo y yo con otro agarramos para otro lado, porque bueno, el campo no da para todos. Lo que pasó fue que decidí dedicarme a otra cosa y listo, menos mayonesa, hice de todo.

Claro porque todo lo ha hecho en cierta medida ligado a su familia, ¿su infancia transcurrió acá?
Yo nací en Salto, mi infancia transcurrió en Salto, estudié acá, fui al Crandon e hice bachillerato en el Liceo Ipoll. Luego me fui a estudiar a Montevideo, hice Licenciatura en Dirección de Empresas en la Universidad Católica y después me puse a trabajar y ahí me casé seguí trabajando. Y bueno nacieron mis hijos y tuve una experiencia en la que emprendí que se hizo en Montevideo y que eran los 0900, que anduvo bárbaro y como fue exitosa la experiencia nos asociamos con un porteño y lo hicimos en Buenos Aires en lo que se llamaban audio textos, fue algo previo a Internet, allá eran los 0600 famosos. Incluso en aquel momento hicimos un acuerdo con Marcelo Tinelli, que estaba en sus inicios, no era el Tinelli que es ahora y nos sacaba el chivo en el programa. Después pasaron varias cosas y terminó, al poco tiempo salió Internet y eso lo podíamos haber aprovechado de otra forma, pero bueno, fue una muy buena experiencia. En aquel momento sacamos un empate en Buenos Aires, porque se invirtió bastante y cada uno para su casa.

¿Y después que hizo?
Me volví a Montevideo y ahí hice un posgrado en Empresas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo, y empezamos con una venta de productos dedicados al público femenino en el 95%, una suerte de bodyshop donde vendíamos cremas, perfumes y esas cosas, tuvimos siete locales en todo el país, llegamos a tener una isla en el Shopping de Salto. Después nos agarró el 2002 y bueno, de siete locales pasamos a tener uno, como a mucha gente, nos comprometió la situación económica y bueno, hubo que cambiar de rubro.

¿Ahí empezó a ver otros horizontes y apareció Salto como opción?
Sí, empezaron a darse otras cosas y ahí terminé comprando la parte de la distribuidora El Tropero. En las crisis surgen oportunidades y me vine para acá. Mis amigos me preguntaban si me había golpeado fuerte en la cabeza, porque me vine para acá y porque encaré un negocio en esa época. Y mi señora en Montevideo con su trabajo y los niños. Y ahí pesó también el hecho de que yo quería criar a mis hijos como lo hice yo acá, con otra calidad de vida y bueno pusimos muchas cosas en la balanza. Pero mi señora está en (el diario) El Observador, entonces eso hace que el desarraigo no sea tanto, porque ella viaja y bueno, pero en Salto ganamos en otras cosas como en calidad de vida por ejemplo. Acá están mis hermanos y tengo cierta contención en esa medida.

Se está viendo una situación de una sociedad más fragmentada, donde hay gente que accede cada vez menos a los bienes y servicios y otros que llegan a tener acceso a determinadas cosas ¿le preocupa esa situación?
Sí, es algo que se está dando, que lamentablemente está pasando, pero esto pasa sobre todas las cosas por la educación que reciben las personas. Esa es la diferenciación del concepto de clases medias poderosas, algo que en Uruguay se ha ido perdiendo mucho, por ejemplo en países avanzados la clase media es poderosa. Entonces cuando vemos bolsones de población que no acceden a determinadas cosas ese tren se pierde y la sociedad se quiebra, y eso no es bueno hace que las cosas retrocedan. La educación de calidad es la clave y se necesita gente que esté preparada, Ernesto Talvi (economista, director de Ceres) dice que en 25 años no va a existir el 50 por ciento de los empleos que hay ahora y hay que estar preparado para eso.

¿Piensa que era una deuda pendiente haber hecho tanta cosa y no haberse metido de lleno en el gremio de su sector, el empresarial, para aportar ideas?
Sí, pero al tiempo que estás en tu actividad, estar en un lugar de esto te permite ver otras cosas, otras perspectivas, entonces estar acá te permite aportar lo que se pudiera y estar enterado de lo que estaban pasando y esa fueron las premisas por las que estoy acá. En principio era algo que pensé que no lo podía hacer por falta de tiempo. Pero tampoco estaba proyectado lo de la presidencia. Entonces en ese aspecto fue que fui armando equipos de trabajo, porque me parece que sumar de esa forma da mejores resultados. Por ahora vamos un trimestre, así que vamos a ver cómo termina.

¿La gente viene o hay crisis de participación?
Por ahora hay participación, es algo interesante, porque cuando pedís una mano la gente te da, te apoya, pero como todo, tenés que ver algún resultado, porque sino no tiene sentido. Hay gente treintañera, joven, que está y que tiene mucha polenta, pero que estoy convencido que necesita combinar la experiencia del que tiene 50, porque esa es una buena combinación para ver cosas desde otra óptica, lo digo para ambos casos.

¿El denominado bagashopping sigue siendo un problema para el Centro Comercial?
Ya no lo es tanto, cuando no hay un tipo de cambio favorable pero como esto es cíclico ahora no lo es tanto, pero lo que pasa que no hay un proceso de formalización de esos comercios y eso es con lo que en realidad no estamos de acuerdo. A mi no me interesa que lo cierren, pero sí que paguen impuestos como pagamos nosotros, no puede ser que la DGI inspeccione el comercio formal y que no vaya al bagashopping, porque dejarlos ser informales en un país donde los comercios pagamos mucho impuesto, es competencia desleal.

¿Cómo ve la economía en estos momentos y la situación de Salto?
Bueno, los economistas dicen que el país no va a crecer al ritmo al que lo venía haciendo hasta ahora. Al 3 o 4 % anual, con que mantengamos el ritmo actual del 1% es mejor que el hecho de no crecer. Pero este año todavía es de mesura, es como para ver qué es lo que va a pasar, tenemos que ver los indicadores que tenemos y bueno, la situación de Salto preocupa porque hay un desempleo alto pero es todo parte de lo mismo, tiene que haber estabilidad, para que después haya crecimiento y la carga tributaria es importante también y eso juega. Pero esperemos que se revierta en breve.

¿Espera poder lograr las metas que se trazó al inicio de la gestión?
Espero lograr al menos 2 de 5, es importante trabajar y hacer cosas pensando en lograr resultados. Uno cuando se mete en esto dona su tiempo, pero tiene que ver algo y aportar y recibir aportes. Creo que entre todos podemos lograr desarrollo para Salto y si eso se logra nos beneficiamos todos, por eso estamos trabajando y haciendo nuestro aporte para que eso suceda.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...