“Con este equipo, Ferro tiene que tener un promedio de tres goles por partido”

«No. Para que juegue el Ferro que yo quiero, todavía falta. Pero de a poco lo vamos encontrando».
Antes del partido frente a Progreso en la cuarta fecha que pasó, la frase se hizo realidad desde JOSÉ ENRIQUE GARCÍA. El hecho es que después en la cancha, Ferro fue marcando el principio de su superioridad. No solo que fue controlador táctico y sicológico del partido, sino que fue plasmando situaciones ante un rival que lo acosó solo de vez en cuando.
«Después del partido ante Nacional, hicimos algunos replanteos. Eso es cierto. Todo tiene que servir para sumarle al7 6 7 047 equipo. Hay quienes podrán decir que Ferro es un candidato. Yo digo que en cada fecha hay que demostrarlo, porque en fútbol no se gana con la teoría o la voluntad. Cualquier rival puede comprometer un partido y no queda otra que demostrarlo», desde el apunte de Joselo.
El entrenador le pondrá énfasis a la evolución en los últimos partidos, tras aquella derrota inicial frente a Nacional. Ocurre que los propios jugadores de Ferro también, la asumieron como una enseñanza. La franja se imponía 2 a 1 y en los minutos finales, Nacional dio vuelta la historia.
Se quedó con el campanazo. Y Ferro Carril, con la guardia baja y la desolación golpeando. Una derrota que a Ferro le dejó ensañanza. La capitalizó. La pretensión de línea de tres, hundida en el horizonte. El equipo de Joselo fue ganando en compensación. Tónica de equilibrio mayor.
LOS RECAMBIOS VITALES
Tanto Joselo con el propio Daniel Moreira, ayudante de campo, confluyen en que Ferro tiene variantes para manejar y si ello es necesario, el equipo en su estructura general, es capaz de no disminuir. Sin Martín Arzaguet y Juan «Tato» Viera frente a Progreso en cancha de Gladiador. Pero con Juan Coelho y Juan Carlos Ribero. En zona de volantes, parece afianzarse Agustín Panza por la banda derecha, pero ante Progreso y en la recta final, un turno del que volvió: Marcelo Menoni.
Esta vez sin Sergio Cruz en el plantel, pero con Marcio Backes y el artiguense Gabriel de Souza en la espera. Con Ferro, la verdad es una: no solo esta condición de puntero, sino la serenidad del mando, a partir de quienes son parte del protagonismo en la cancha.
¿UN PROMEDIO DE TRES GOLES?
En la primera fecha, 2 goles a Nacional. En la segunda, 3 goles a River Plate. En la tercera, 2 a Saladero. En la cuarta, 3 a Progreso. No faltan en Ferro, quien confluyen en un pensamiento que se va abrochando de a poco, con el amparo de los hechos como aliado puntual: «Con este equipo, tiene que tener un promedio de tres goles por partido». A su vez, un hecho no es menor: Franco Juúnior Aliberti, Paolo Ginacralo Patritti, Carlos Alberto Vera y Fabricio José Lairihoy, los cuatro llegaron al gol.
Desde el equilibrio, Joselo no habla de campeonato a ganar.
Acentúa la misión de «corregir errores para dar con la mejor imagen y en cada partido, poder jugar como Ferro puede hacerlo».
Pero el hincha va descubriendo la ilusión máxima: la recuperación de la mística.
A ese hincha no deja de seducirle la presencia de José María Di Nápoli, bien junto a Joselo y Daniel Moreira en la zona de los DT. «Josema» fue eje de un tiempo no muy lejano en que Ferro se abrazó con la gloria. Su pasión prolongada por Ferro, no es cosa de cuestionar. Es uno más en el área de la Dirección Técnica. Entra a la cancha y se topa con los latidos del fútbol: como antes.
La última vez de un Ferro Carril Campeón en el 2012. Dos años sin serlo. Y aunque el DT no mencione candidatura al título, puede llegar a sentir en su fuero íntimo que la ilusión del hincha sabe de fundamentos. Por ahora: de 12 puntos, 9 ganados. La punta. Solo. Ahí está.