Conductora de una camioneta volcó por esquivar a un perro

Un perro de gran porte fue protagonista de un accidente de tránsito que por fortuna no registró lesionados. El animal cruzó la ruta 31, a la altura del kilómetro 54, en el mismo momento que pasaba una camioneta marca Toyota, modelo Lang Cruiser. La conductora del vehículo intentó esquivar el animal con una maniobra de último momento, que hizo que la camioneta terminara dentro del canal de desagüe de la alcantarilla de uno de los accesos a la Colonia Itapebí.
Los efectivos policiales que trabajaron en el lugar del hecho, dieron cuenta de que el rodado sufrió hundimiento en el lado izquierdo del paragolpes, un desperfecto en la rueda delantera del mismo lado y otros desperfectos mecánicos.
La víctima, una mujer mayor de edad, sufrió algunos golpes de menor entidad, que no requirieron tratamiento médico.
UN HOMBRE VIO COMO LE ROBABAN LA BICI
Un hombre de 44 años, domiciliado en calle Artigas al 1800, sintió ruidos en el exterior de su vivienda, y cuando fue a observar qué pasaba, vio como un adolescente de unos 18 años se llevaba la bicicleta Baccio que había estacionado frente a su finca. El damnificado corrió tras el ladrón por escasos segundos, dado que enseguida se percató de que alcanzarlo sería una misión imposible. Por dicho motivo, dio aviso a las autoridades policiales, quienes se ocupan del tema.

Un perro de gran porte fue protagonista de un accidente de tránsito que por fortuna no registró lesionados. El animal cruzó la ruta 31, a la altura del kilómetro 54, en el mismo momento que pasaba una camioneta marca Toyota, modelo Lang Cruiser. La conductora del vehículo intentó esquivar el animal con una maniobra de último momento, que hizo que la camioneta terminara dentro del canal de desagüe de la alcantarilla de uno de los accesos a la Colonia Itapebí.

Los efectivos policiales que trabajaron en el lugar del hecho, dieron cuenta de que el rodado sufrió hundimiento en el lado izquierdo del paragolpes, un desperfecto en la rueda delantera del mismo lado y otros desperfectos mecánicos.

La víctima, una mujer mayor de edad, sufrió algunos golpes de menor entidad, que no requirieron tratamiento médico.

UN HOMBRE VIO COMO LE ROBABAN LA BICI

Un hombre de 44 años, domiciliado en calle Artigas al 1800, sintió ruidos en el exterior de su vivienda, y cuando fue a observar qué pasaba, vio como un adolescente de unos 18 años se llevaba la bicicleta Baccio que había estacionado frente a su finca. El damnificado corrió tras el ladrón por escasos segundos, dado que enseguida se percató de que alcanzarlo sería una misión imposible. Por dicho motivo, dio aviso a las autoridades policiales, quienes se ocupan del tema.