Confesiones de un exmilitar uruguayo ponen a tambalear al Gobierno de Vázquez

Federico Anfitti. Montevideo, 7 abr (EFE).- Las confesiones de delito del exmilitar uruguayo José Gavazzo durante la dictadura (1973-1985), que fueron omitidas por las autoridades, pusieron a tambalear al Gobierno de Tabaré Vázquez y trajeron como consecuencia una ola de destituciones que van desde el ministro de Defensa hasta la cúpula del Ejército.
Esta crisis se da en medio del año electoral y pese a liderar las encuestas el Frente Amplio, la coalición gobernante de izquierda, podría perder su primera posición en las elecciones de finales de octubre. El mes de abril comenzó agitado para el Gobierno, tras una publicación del diario El Observador el 30 de marzo que sacó a la luz actas del Tribunal de Honor del Ejército Uruguayo en las que había confesiones de Gavazzo. El exmilitar declaró haber arrojado al Río Negro (centro) al tupamaro Roberto Gomensoro en 1973.
Las confesiones de Gavazzo fueron omitidas por el Tribunal de Honor y no se llevaron ante la Justicia, por lo que el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, pidió la dimisión del ministro de Defensa, Jorge Menéndez -que será sustituido por José Bayardi- y del viceministro Daniel Montiel.
Además, destituyó al recién nombrado jefe del Ejército, José González, y al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Alfredo Erramún.
Vázquez pidió también la aprobación de la Cámara de Senadores para promover el pase de retiro obligatorio a los generales Claudio Romano, Carlos Sequeira, Alejandro Salaverry y Gustavo Fajardo.
Todos los militares destituidos integraban el Tribunal de Honor del Ejército Uruguayo. Si bien todos coincidieron en que Vázquez estuvo bien en destituir a la cúpula militar, otros le atribuyeron culpabilidad por no leer los informes del Tribunal de Honor que el entonces ministro Menéndez le habría hecho llegar a la Secretaría de Presidencia.
En su carta de renuncia, Menéndez aseguró que le dio al mandatario uruguayo el informe completo y le recomendó elevar el tema a la Justicia. Sin embargo, desde Presidencia afirmaron que Vázquez solicitó al Ministerio de Defensa que llevara el informe a la Justicia y ellos no lo hicieron.
Las diferentes versiones respecto a estos hechos hicieron que incluso uno de los senadores del FA, Rafael Michelini, pidiera la destitución del secretario de Presidencia, Miguel Ángel Toma.
En este sentido, el politólogo y director de la encuestadora Factum, Óscar Bottinelli dijo a Efe que “a nadie le gusta” que en un año electoral “le caiga un problema a nivel militar de esta naturaleza”.
Sin embargo, el experto consideró que esta situación no representa una crisis para el Ejército y, a nivel de Gobierno, definiría esto como “un sacudón”.