- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

“Conocer diversas culturas me enriqueció en todo sentido”

Iñaki Icasuriaga Bertolotto nació en Salto y cuando tenía dos años sus padres decidieron instalarse en el viejo continente; por consiguiente Iñaki (que hoy tiene quince años) se crió en Barcelona en un pueblito de pescadores a 50 kilómetros de la ciudad.
El joven en estos momentos concurre al Liceo Sagrada Familia, empero ha tomado la decisión de regresarse a Europa por muchas razones: allí están sus afectos, amigos y un amplio horizonte para desarrollar su futuro profesional y personal.
- ¿Cuántos idiomas domina?
-»Hablo Catalán a la perfección tanto como mi idioma nativo que es el español, además estoy aprendiendo inglés y ya soyjoven001 [1]estoy a un nivel bastante avanzado.
Me apasiona viajar y me alegro de poder decir que he estado en muchos países.
Recorrí gran parte de Europa, Norteamérica y los alrededores de Uruguay.
Me encanta tomar contacto con otras culturas, sus costumbres y conocer a la gente del lugar, que en lo personal es lo que más disfruto».
- ¿Qué recuerda de los primeros años?
«De mi niñez la mayor parte de recuerdos son de cuando tenía unos 7 u 8 años… mi madre alquiló una casa enorme y antigua en el centro del pueblo donde vivíamos.
Además, era una de las más antiguas del lugar, con unos 150 años de antigüedad.
La casa nos quedaba grande para nosotros dos solos, así que empezamos a alquilar las habitaciones que sobraban (que no eran pocas) a los turistas que llegaban buscando un lugar donde quedarse, o estudiantes.
Así fue como conocí a muchísimos personajes distintos. Me enseñaron cosas que hasta el día de hoy recuerdo con claridad.
Uno de ellos era un mejicano que tocaba un dijeridoo (instrumento africano) y tocaba todas las noches en el salón.
Luego vino un lituano estudiante de cocina y practicaba los platos con nosotros para graduarse de cheff profesional.
Como esos muchos más pero si me pongo a entrar en detalles de cada uno… me paso la vida.
«UNA VEZ MI PADRE RECIBIÓ UNAS GRANDES MÁSCARAS. RECUERDO QUE NO ME ANIMABA A CRUZAR EL LIVING DE MI CASA»
- ¿Otras historias?
-»Otro recuerdo que tengo muy presente de aquella casa es a mi madre haciendo talleres de arte para los niños del pueblo. Abría las puertas de la casa que justo daba a la calle del centro del pueblo y ponía un cartel enorme para que se animaran a entrar y pintar, hacer esculturas con barro, etcétera.
Así me hice innumerables amigos que me acompañaron muchos años.
Cabe destacar la pasión de mi padre por el arte por lo que era común que recibiera algunas piezas bastante importantes que exhibía en una de las salas de la casa para el que quisiera verlas.
Una vez le enviaron una colección de máscaras africanas de un tamaño considerable y se veían muy aterradoras. Para lo que en ese entonces era yo, un niño de 9 años… lo único que tengo para decir es que por un mes no crucé el living de mi casa
- Volviendo a los idiomas. ¿Cómo se maneja con ellos?
– Hablo catalán y español con fluidez. El catalán es el idioma que se habla únicamente en Cataluña… es bastante complejo pero es mi segundo idioma al fin y al cabo.
Tiene sus orígenes en el portugués, el francés y el español si mal no recuerdo.
Sobre mi experiencia en Saint Pol de Mar no hay mucho que decir. Simplemente que es el lugar ideal para criar a cualquier niño.
No tiene más de 5.000 habitantes y unas cuantas casas al borde de la playa.
Todos nos conocíamos y pasaba el día en la calle jugando sin temor alguno pues el lugar es sumamente tranquilo. Recuerdo que podía quedarme hasta bien entrada la madrugada jugando a las escondidas en la playa.
- El alternar con personas de diferentes culturas. ¿Le hizo tener una mirada diferente de la vida?
– «Tengo muy presente que ese fue un hecho fundamental para enriquecerme en todos los sentidos. Me atrevo a decir que todos los que recibimos eran muy interesantes.
Siempre nos reuníamos de tardecita en la terraza de la casa a compartir anécdotas. Y les aseguro que resultaba imposible aburrirse.
Y ello deriva en que sin duda criarse en Barcelona tuvo algún tipo de repercusión positiva en mí… positiva, o diferente, depende del punto de vista.
Las diferencias en cuanto a nuestra sociedad saltan a la vista con suma facilidad… creo que no hace falta extenderse demasiado. Simplemente puntualizar la mente más abierta y culta que en general suelen tener los europeos, y máxime teniendo en cuenta lo cosmopolita que es la ciudad de Barcelona.
- Su docente de Literatura (nuestro compañero de redacción, Maximiliano Pereira) destaca sus dotes e inclinación por las letras…
– Sí… de hecho me encanta escribir, leer y todo lo que tenga que ver con la literatura, en un futuro me gustaría dedicarme a algo relacionado a ello.
Agradezco haber viajado y haber visto mundo pues eso ayudó a que hoy tenga una visión y una conciencia distinta a la del resto de la gente. Solo el tiempo dirá si es mejor para mí tener esa mentalidad».
- Readaptarse a su ciudad de origen. ¿Le fue un desafío?
– No fue un gran problema… siempre tuve esa capacidad de adaptarme sin dificultad a las distintas instancias que me ha planteado la vida. Al principio algunos hechos me chocaron un poco pero nada extremo.
- Cuando habla de una visión diferente del mundo. ¿Se refiere a la naturaleza humana?
– «No precisamente… nunca lo había pensado de ese modo… me refería al mundo en general. Pocos conocidos tengo que piensen allende de Salto. Si tuviera que elegir una palabra para definir este asunto diría una visión más amplia.
- ¿Qué planes tiene para su futuro cercano?
-»En un mes vuelvo a vivir a Barcelona. Uno de los motivos es que mi padre está allí y también mis amigos.
También está el tema estudios y las posibilidades más abiertas y diversas que ofrece aquella ciudad».
- ¿Cómo define el hecho de Ser Joven?
– «La expresión soy joven me lleva a pensar en la libertad, posibilidades y mucha vida por delante para disfrutar».

María Fernanda Ferreira