Cortan de cuajo: no aguardan sanciones

No es la primera vez, claro está, en que la gremial de árbitros, adopta resoluciones como estas. La gremial parece generalizar sin más trámite y corta de cuajo. A no pocos directivos, le resulta “fuera de lugar y desproporcionada” la resolución, desde el momento que “se pone a todos en la misma bolsa”. Llamativo es que además, la gremial corta de cuajo y no aguarda sanciones, de los tribunales que se ajustan en lo inmediato a los informes para pronunciarse.
Frente a situaciones como estas, no faltan denuncias, informes, que en definitiva pueden llegar a conformar un expediente, con relevancia implícita. O sea: los jueces resuelven el paro (de hecho, lo es), sin mediar sanciones. Es la rebeldía a partir de una agresión. Hay que entender en esos términos la postura de la gremial que orienta el maragato Walter Brajus,
En tanto, parece admitirse una realidad: el no arbitrar partidos, no garantiza el final de hechos signados por la violencia o donde el fútbol como juego se transforma en plano secundario de los antisociales, no menos que emparentados con el vandalismo. A las pruebas hay que remitirse.