Cosas que quedaron después del triunfo celeste

Justo y nuestro

La combinación Cavani, Suárez y Forlán tenía que ser la que coronara la jornada más gloriosa de Uruguay en años. La tocata fulminante de los tres grandes delanteros celestes ante el desconcierto de los zagueros rivales fue la estocada final que realzó aún más la tremenda faena del equipo de Óscar Washington Tabárez, y superó con una autoridad incuestionable a la limitada formación guaraní.

La demoledora presencia en la cancha de los nuestros y de los miles de hinchas celestes que poblaron las tribunas del Monumental porteño quedará como una de las imágenes más lindas y recordables de esta Copa América 2011. El podio de grandes momentos se completa con la inolvidable victoria ante Argentina en Santa Fe.

* La sonrisa pícara de Diego Lugano levantando el trofeo Fair Play que la Confederación Sudamericana de Fútbol le otorgó a nuestra selección fue uno de los guiños simpáticos (e irónicos) de la premiación que precedió a la entrega de la Copa América a los campeones. Además, el salteño Luis Suárez fue reconocido (a todas luces, justamente) como el mejor jugador del torneo, y el zaguero Sebastián Coates fue nombrado revelación.

* Uruguay estrenará oficialmente el título de campeón continental en el Estadio Centenario a comienzos de octubre, ocasión en la que el equipo celeste enfrentará a Bolivia por la primera fecha de las eliminatorias para el Mundial 2014. Apenas unos días más tarde, los celestes viajarán a Paraguay en donde serán visitantes en el Defensores del Chaco asunceño. Ese encuentro tendrá un sabor a revancha para los albirrojos, que aún no saben a quién tendrán en la dirección técnica, porque tras el juego de ayer finalizó el contrato que unía al argentino Gerardo Tata Martino con la Asociación Paraguaya de Fútbol.

* Por tercera vez en la historia Uruguay se quedó con la Copa América en territorio argentino.

Pasó en 1916, cuando se celebró en Buenos Aires la primera edición de lo que, en aquel momento, se denominó Campeonato Sudamericano de Selecciones; certamen que generó un tremendo entusiasmo y sirvió de impulso para que dirigentes uruguayos, argentinos, brasileños y chilenos crearan la Confederación Sudamericana de Fútbol, a la que posteriormente se integraron Paraguay, Perú, Colombia, Bolivia, Ecuador y Venezuela. Mucho más acá en el tiempo, en 1987, y justamente en el mismo escenario que ayer, la selección uruguaya, dirigida por Roberto Fleitas, superó a Chile 1-0 con gol de Pablo Bengoechea, tras un rebote que cedió el arquero chileno Roberto Rojas ante un violento remate de José Batlle Perdomo.

* Con la consagración de ayer, la selección uruguaya se asegura su participación en la Copa Confederaciones, torneo que nuclea a los equipos campeones de cada federación continental que compone la FIFA (además del país organizador), y que se celebra cada cuatro años. En esta ocasión, y respetando un criterio que se adoptó hace tiempo, el certamen se realizará en Brasil en 2013, exactamente un año antes del comienzo del Mundial que organizarán los norteños. Desde la edición de 2001, que se celebró en Corea del Sur y Japón, la FIFA comenzó a darle a la Copa Confederaciones un carácter especial, tomándolo como un certamen de prueba de la capacidad organizativa de los que van a ser sede del Mundial al año siguiente.