Crecen los asesinatos de defensores de derechos humanos en Colombia

Los asesinatos de defensores de derechos humanos en Colombia han aumentado considerablemente en el último año, según ha alertado Naciones Unidas este miércoles. De 35 muertes en 2014 se ha pasado a 69 en lo que va de año. “Eso quiere decir que la tendencia está por doblarse, es un retroceso muy lamentable en términos de protección a líderes sociales y comunitarios”, ha asegurado Fabrizio Hochschil, coordinador de la ONU en Colombia.
La última víctima ha sido Gilmer Genaro García, un líder de las comunidades afro que viven en la frontera con Ecuador, en el Pacífico colombiano. Hombres armados lo asesinaron hace menos de dos semanas. Lo bajaron del coche donde se movilizaba, lo obligaron a tirarse en medio de una carretera solitaria y le dispararon en la cabeza y en las piernas. García, como muchos otros líderes en el país, defendía los derechos colectivos de su comunidad en una región dominada por la guerrilla de las FARC, a la que culpan de su muerte. Esta, sin embargo, ha condenado el asesinato del dirigente: “No es política de nuestra organización atentar contra la vida de líderes y dirigentes sociales o políticos”.
De 35 muertes en 2014 se ha pasado a 69 en lo que va de año, según la ONU.
El representante de la ONU también alertó sobre la posibilidad de que las cifras aumenten a medida que se acerquen las elecciones regionales de octubre y centró sus temores en los líderes de izquierda y en los representantes negros de los consejos comunitarios de toda la región pacífica, quienes han sido amenazados de muerte, como fue el caso de Gilmer García. “Esos líderes, sobre todo en regiones apartadas, merecen mayor protección”, advirtió Hochschil.
La ONU salió así al paso de las cifras del último informe del Programa Somos Defensores, que monitorea los ataques contra defensores y líderes sociales en Colombia. La ONG cifra en 34 los asesinatos, un 15% más que el año anterior. Los números difieren de los de la ONU porque el organismo incluye a los líderes sociales que también han sido asesinados.
Según los últimos datos de la ONG, publicados el martes, en el primer semestre del año hubo un incremento del 105% en las agresiones contra los defensores de derechos humanos si se compara con el 2014. Se pasó de 194 a 399 agresiones como amenazas, asesinatos, atentados y detenciones arbitrarias. Según el reporte, durante los cinco años que lleva gobernando el presidente Juan Manuel Santos, han sido amenazados cerca de 1.500 defensores y 320 han sido asesinados, sin que se haya judicializado a sus responsables.
Las amenazas han incrementado.  Como presuntos responsables aparecen los grupos paramilitares, en un 72% de los casos y agentes del Estado en un 5%.
Las amenazas son las que más se han incrementado (216%) y como presuntos responsables aparecen los grupos paramilitares, en un 72% de los casos, desconocidos en un 22% y agentes del Estado en un 5%. “Las guerrillas de las FARC y el ELN aparecen con presunta responsabilidad en tres casos”, asegura el informe titulado Los Nadies.
En promedio, entre enero y junio de 2015, cada día fueron agredidos dos defensores en Colombia y cada cinco días fue asesinado uno de ellos. Para Somos Defensores son varias las razones para el alarmante incremento. Por un lado, señalan “falta de voluntad política y administrativa” de la Fiscalía para dar con los responsables de los ataques y por el otro, critican duramente el trabajo de la Unidad Nacional de Protección, que es el organismo estatal que se encarga de brindar seguridad a los defensores amenazados.
17.000 desplazados por mes
desde que comenzaron las negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC, en noviembre de 2012, se registraron 17.000 desplazados por mes y cerca de 2,5 millones de personas tuvieron problemas para movilizarse o para acceder a bienes y servicios por culpa del conflicto, según el último informe de Naciones Unidas sobre el impacto humanitario que provoca la violencia.
La cifra, aunque preocupa, realmente refleja una disminución de un flagelo que en Colombia viene menguando desde 2002. En concreto, desde que se inició el proceso de paz, el desplazamiento masivo se redujo en un 27% comparado con los 32 meses anteriores, según los datos de la ONU presentados este miércoles. También disminuyeron las acciones bélicas, los ataques a la población civil, las víctimas de minas antipersona y el secuestro.
Para la ONU, esta tendencia a la baja se ha nutrido de los ceses al fuego que ha decretado las FARC a lo largo de las negociaciones. Sin embargo, las FARC no son el único grupo que genera necesidades humanitarias en el país ya que el 50% de los desplazamientos fueron provocados por otros grupos armados.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...