Creo que Mujica presidente ha evolucionado para bien, aunque algunas ideas las sigo sin compartir

Omar Burutarán, productor agropecuario y dirigente ruralista

4En el contexto de la edición 2010 de la Expo Salto, EL PUEBLO fue en busca de la reflexión del productor Omar Burutarán, para tener una aproximación a los tiempos que se vive en el sector rural de quien hoy integra la directiva de la Asociación Agropecuaria de Salto.

- La última vez que conversamos fue en febrero de 2008, y en aquel entonces usted tenía una visión muy crítica de quien era el ministro de Ganadería, las vueltas de la vida llevan a que hoy esa persona sea el presidente de la República. En ese tiempo han pasado muchas cosas en el país, ¿qué ha pasado en el campo?

– Hemos adaptado nuestra producción a lo que es el momento actual, el campo uruguayo y también pienso que el gobierno, ha tenido que irse adaptando también a la necesidad de lo que era un país antes de estar en el gobierno que se creía de una manera y cuando se llega al gobierno pienso que se han encontrado con cosas que no las tenían en los libros y que las tuvieron que adaptar a lo que realmente es. Respecto a que el presidente Mujica en determinado momento fue ministro y hoy es el actual presidente de la República, creo que la experiencia que tiene le ha hecho ver las cosas de distinta manera de lo que la miraba antes, indiscutiblemente.

- ¿Lo nota distinto a Mujica de cuando fue ministro?

– Efectivamente, creo que ha evolucionado para bien, pese a que algunas ideas todavía las sigo sin compartir. El otro día leía la editorial de EL PUEBLO donde se decía que el presidente Mujica proponía traer trabajadores para el sector agropecuario del exterior, me parece algo realmente descabellado, porque digo, si tienen tanto miedo a la extranjerización de la tierra, si se habla de delimitar una parte del territorio uruguayo que no pueda ser adquirida por capitales extranjeros, estamos hablando de quitar mano de obra. Démosle las condiciones de vida a la gente del Uruguay y creo sinceramente que la gente del Uruguay está dispuesta a afincarse nuevamente en la tierra.

- Hemos hablado con algunos productores y nos dicen que trabajo hay, pero la gente no quiere trabajar en el sector rural por temor a perder algunos beneficios que han adquirido en los últimos años como el plan de emergencia o el de equidad, es decir que el tema es un poco más complicado.

– Efectivamente, eso es innegable. Creo que acá se erró con dar plata a gente sin trabajar, y me parece que no hay país en el mundo que lo pueda soportar y resistir. Estoy de acuerdo que se den todas las condiciones para que la gente trabaje con las mayores comodidades, con la mayor seguridad, que figuren en todo lo que sea BPS, que tengan la asistencia médica, odontológica, estoy dispuesto a darles todo lo que haya que darles, me parece que debemos pregonar quienes tenemos algunos cargos dentro de las distintas agremiaciones para que eso se logre, ¿pero regalar plata? No hay país del mundo que lo pueda resistir, y regalar plata a la gente sin trabajar, tampoco lo resiste ningún país y ninguna economía del mundo.

- ¿Cómo cayó al sector este adelanto de la hora?

– A nosotros no nos sirve, tenemos que ser concientes, nosotros tenemos el sol que es el que nos rige y con el cual nos manejamos, la hora solar es distinta a la hora oficial. No dejo de reconocer que de repente a nivel de la región los horarios pueden llegar a ser estos, bueno, adaptémonos, pero en el campo vamos a seguir como dicen los paisanos, con la hora vieja. Lo único que hace es entorpecer la función nuestra porque si salimos de acá a las 8 estamos llegando a la estancia a las 8 de la mañana también, por esa hora de desfasaje que tenemos, pero ya hace años que viene esto, no le vamos a echar la culpa a este gobierno, no tiene absolutamente nada que ver, pero son cosas que creo hay que rever o adaptar de acuerdo a lo que es realmente nuestra realidad.

- Durante la crisis internacional se han cerrado algunos mercados para nuestro país y además el sector habría perdido competitividad por la caída del dólar, ¿cómo evalúa usted la situación actual del sector?

– Creo que la situación del sector agropecuario en este momento es buena sin ser tan floreciente como dicen los precios. La devaluación del dólar, la pérdida de algunos mercados que lamentablemente Uruguay perdió, todo eso nos ha llevado a que no sea tan floreciente la cosa. Lo otro que no debemos olvidar, seamos sinceros, no aportamos una enorme cantidad pero seguimos aportando mucha plata al Estado. La producción sigue aportando, sigue bancando una cantidad de cosas, y pienso, volviendo a lo que hoy hablábamos, que ahí hay una parte que no la pueden aflojar más, porque si no esos subsidios que se dan como era el plan de emergencia y todas esas cosas, si no salen del campo, es muy difícil sacarlo de otro lado, y por ahí pasa un poco la cosa. Entonces, me parece que acá aparece ese dicho que se decía antes, “si todos pagamos vamos a pagar menos”, pero no hay ningún dicho que diga “si no trabajamos no vamos a cobrar” (risas), al revés, hay un dicho que dice “no trabajando se cobra igual” y eso es lo que me parece que es lo que está mal y es donde le están errando.

- En el contexto de una nueva Expo Salto, ¿cómo se ve la producción salteña?

– La veo muy bien, sinceramente, Salto puede estar orgulloso. Terminamos de venir del Prado, la cabaña salteña y me estoy refiriendo a las distintas razas tanto lanares como vacunos, llevó a la exposición más importante del Uruguay, la Expo Prado, una representación realmente extraordinaria. Hoy en Salto diría que estamos con una genética a nivel nacional de primerísimo nivel. Tuvimos la mala suerte que no pudiera a último momento por problemas burocráticos más que nada, llegar a tiempo un gran campeón de lo que fue la exposición de Palermo (Argentina) que venía a exponerse a Salto, si hubiéramos logrado eso, hubiéramos empezado a realizar lo que hace tanto tiempo venimos pregonando, que Salto está ubicado estratégicamente, equidistante tanto de Brasil como de Argentina en un punto que realmente es inigualable. Creo que Salto tiene que explotar ese potencial de ubicación, de infraestructura, de camas para cubrir quien nos visite, las termas es un atractivo muy grande, podemos conjugar lo que es la producción con lo que es el turismo. Y sobre la producción agropecuaria concretamente de Salto podemos decirle a la gente que esté orgullosa, que está más que bien representada en todo el país.

- ¿Cómo se espera que sea el tema de precios en los remates?

–  Pienso que en la parte de comercialización tanto de carneros como de toros va a ser buena. Uruguay está con una faltante de terneros muy grande, Uruguay tiene mercados con los que debe cumplir, tenemos que seguir produciendo carne y lana, y la única manera de producir carne y lana es reproduciendo los vientres que tiene en existencia el país, y el productor precisa toros y carneros para llegar a eso. Entonces, frente a una genética que la tiene al alcance de la mano, que hay muchas cabañas de las distintas razas que rematan en Salto, que hay muchas cabañas que están presentes en la Agropecuaria de Salto, creo que es inmejorable la oportunidad de poder acceder a genética que va a tener un costo muy inferior a traerla de otros lados ya que está puesta acá en la ciudad y con un nivel de primerísima calidad.

- Días antes de la apertura de la Expo Salto se da la noticia del cierre temporal del frigorífico “La Caballada”, ¿cómo observan esta situación los productores?

– Bueno, a nosotros no nos gusta indiscutiblemente, es un mercado que nos absorbe una producción muy grande de acá de la zona que aunque tengamos igual precio nos repercute como mejor precio por el flete, que es mucho menor el flete a lo que es la distancia que podamos tener dentro del departamento a la capital a tener que mandar a otro frigorífico de otro departamento, eso se refleja indiscutiblemente en los precios. Así que lo vemos con pena, con lástima y Dios quiera que esto se revierta en el más corto tiempo posible.

- El otro día escuchaba al intendente Álvaro Compá que había hablado con los propietarios del frigorífico y decía que la situación era temporal porque solo se trataba de un tema de precios.

– Yo creo que la industria trata de defenderse (se sonríe), seamos sinceros, los productores en determinado momento tratamos de defendernos también. Atrás de esto hay un negocio donde cada cual defiende lo suyo, yo creo que todavía lamentablemente Uruguay no ha logrado una política agropecuaria donde una de las cosas que tiene que estar es que la cadena cárnica la integramos todos, no es solamente el frigorífico. Estamos desde los que hacemos los terneros, hasta el que los sigue engordando y termina dándoselos al frigorífico, el día que lleguemos a comprender eso vamos a solucionar una cantidad de problemas, pero no deja de ser preocupante que esto se de ahora en un momento donde justamente hay precios muy buenos, donde pienso que la industria puede pagar esos precios y donde el productor también necesita ese dinero para hacer nuevas inversiones.

- ¿Cuáles son los temas que todavía le quedan por resolver al campo?

– Diría que a la agropecuaria en general el problema más grave que tenemos es que no hay una política agropecuaria, seamos concientes de eso. Acá todavía seguimos yendo al golpe del balde. Le planteo una sola cosa, en este momento se está hablando mucho de una posible seca, se está diciendo que puede ser muy peligroso y por otro lado se nos está diciendo que el país necesita producir más y que hay que hacer más terneros, pero ¿qué se hizo? Mucho se ha hablado de los tajamares y de las represas que se iban a hacer en el río Arapey y de esto y de aquello otro y no se hizo absolutamente nada. Entonces, mientras no hagamos nada, cada uno se va a tratar de defender con uñas y dientes y me parece que no es así, hay que tratar de tener una política que abarque todo, desde la política de la cría que es una de las categorías más castigadas del vacuno como la política de comercialización y de prevención de la seca, de las heladas, política para la parte agrícola de los temporales que se vienen y se pierde todo, la parte de tener que hacer los seguros porque de lo contrario nos jugamos en lo que pueda pasar una noche, un día o en una hora, y bueno, para mí ese es el gran tema, Uruguay sigue hablando, hablando y hablando pero sigue sin definir una política agropecuaria concreta que le de la transparencia y tranquilidad necesaria tanto al gobierno como al productor agropecuario.

- ¿Cómo es la relación de la Agropecuaria con el ministro que es salteño?

– Es muy buena, en determinado momento nos alegró mucho el haber recibido la noticia que el Ing. Tabaré Aguerre iba a desempeñar el Ministerio de Ganadería por ser una persona vinculada a la zona. Mantenemos una muy buena relación, creo que aparte el presidente es amigo personal del ministro y eso va a llevar a que se canalicen más fluidamente. Con el otro ministro, (Ernesto) Agazzi, lamentablemente no había diálogo, con Mujica no fue mucho el diálogo pero por lo menos si uno levantaba un teléfono, aunque sea por teléfono se hablaba, con Agazzi tengo que ser sincero, nunca pudimos tener una comunicación. Nos visitó alguna vez en la exposición pero no nos concretó nada, y la vez que hizo uso de la palabra se salió con temas políticos y no se habló de los problemas de la política agropecuaria.

- ¿Cómo visualiza el futuro del sector?

– Lo veo bien, soy optimista por naturaleza, creo que la muchachada joven hay que darle fuerza y hacerles entender que acá lo que hay que hacer es laburar, tenemos que convencernos que hay que seguir para adelante. Que vamos a tener traspié, vamos a tener traspié, que nos van a poner trabas, nos van a poner trabas, pero creo que como se habla del palo en la rueda, bueno, saquemos el palo de la rueda, sigamos para adelante con fe y optimismo que las cosas se van a lograr. Ojo, esto no quiere decir que estemos de acuerdo con que nos sigan poniendo palos en la rueda (risas), vamos a tratar que no nos pongan más, tratar de luchar y hacer entender que no es que el país tenga que ser solamente agropecuario, el país tiene que ser todo, pero no que el sector agropecuario subsidie a los otros sectores.

- El otro día fui a la carnicería y me encontré que el precio del churrasco está a más de $ 200 el kilo, al precio que venía comprando se nota una suba de cerca del 100%, ¿cuándo podremos tener un precio más acorde a nuestros ingresos los que vivimos en este país?

– Estamos muy contentos por los precios que estamos recibiendo los productores y estamos muy contentos con todo lo que se ha hecho en materia de comercialización de carne, pero eso que me dice no refleja lo que el productor recibe, al productor no le subió el precio del ganado tanto, acá está lo que hablaba hace un rato de la cadena cárnica. Hay un divorcio total entre lo que es la producción y lo que es la cadena cárnica, y pienso que eso hay que revertirlo de alguna manera. También tenemos que decirle a la población que hay opciones como la carne ovina, la que bien procesada es muy buena.

- ¿Así que la próxima vez que vaya a la carnicería no me tengo que enojar con los productores?

– Pienso que no, hay una parte de la intermediación, hay una cantidad de cosas que todo influye. Acá hay algo que yo como productor agropecuario tengo que decir y me pongo la camiseta, no todas las culpas las tenemos que cargar los productores agropecuarios, y no es bueno que se siga diciendo que no se puede consumir carne porque los productores agropecuarios están recibiendo muy buen precio por la carne. Lo que tiene que quedar claro es que cuando hablamos del precio de la carne, va desde quienes la producimos hasta quien la vende detrás del mostrador.

Entrevista de Leonardo Silva