«Crónicas del medio siglo» de Nery Campos Pierre

Mañana en el Club Uruguay

Mañana viernes en el Club Uruguay, a las 20 y 30 horas, será presentado el libro “Crónicas del medio siglo”, recopilación de crónicas de Salto escritas por el doctor Nery (Toto) Campos Pierri, recogidas y organizadas por sus compañeros del Taller Literario Horacio Quiroga.

Toto Campos asistió un tiempo considerable a este taller y trató de volcar los aprendizajes que allí obtenía en la elaboración de crónicas que, atento a las orientaciones y sugerencias tanto del orientador como del resto de los talleristas, escribía y reescribía una y otra vez, con una humildad digna de destacarse.

Personajes, situaciones, lugares –de ciudad y de campo – aparecen en estas crónicas escritas por un ser de fina sensibilidad y capacidad de observación.

La crónica, como género, es en general poco transitada por los escritores. No es un cuento, ni una reseña histórica, ni un artículo periodístico, aunque tenga rasgos de todos estos tipos de texto. No se trata de una escritura fácil. Debe estar, en toda buena crónica, la rigurosidad en cuanto a precisión histórica (datos como fechas, nombres de personas o lugares, etc.) y, al mismo tiempo, la soltura de lenguaje e imaginación para narrar. Sólo así se podrá captar la atención del lector y alcanzar la trascendencia del tema.

El libro que nos ocupa es seguro que cumple con todas las exigencias. Porque conocimos a Toto y compartimos con él varias instancias de lectura, no tenemos dudas que “Crónicas del medio siglo” será, a partir de mañana, un libro fundamental para Salto.

Para hacer posible la edición, aunaron esfuerzos varias instituciones, a las que Nery Campos estuvo estrechamente vinculado: Rotary Club Salto, Asociación Marosa di Giorgio, Club Uruguay y Taller Literario Horacio Quiroga. Cabe recordar también que, acorde al espíritu de solidaridad de su autor, la venta del libro será a beneficio del Centro Esperanza, entidad del Rotary, ubicada frente al Hospital Salto, dedicada al alojamiento de niños y familiares que necesitan continuar sus tratamientos en forma domiciliaria o similares circunstancias.

Por: Jorge Pignataro