Cuando el suspenso llama a la puerta

Las nuevas historias fueron naciendo, a partir de la toma de posición del actual presidente de la Liga Salteña de Fútbol, Luis Alberto Arreseigor, respecto a alejarse del cargo. No ser reelecto en la asamblea anual ordinaria pactada para el próximo mes de marzo. Arreseigor no cerró la puerta definitivamente, pero «está mucho más que entornada». O apenas una hendija en medio de la penumbra, si de su continuidad se trata.
El presidente fue enmarcando señales de extenuación-saturación en el ejercicio del mando y determinados hechos, ahondaron algunas diferencias.
No todo pareció ser parte del olvido, en el caso de Edinson Cavani, cuando Ferro Carril y Salto Uruguay debieron finalmente volcar una determinada suma en beneficio de OFI, por conceptos de solidaridad en la formación del actual futbolista del París Saint Germain.
Bien claro: más de una grieta en el relacionamiento, en alguna medida se profundizó.
SU MAJESTAD,  LA
INCERTIDUMBRE
Lo cierto es que el paso de los días, fue articulando contactos entre representantes de clubes, a los afectos de determinar «qué hacer y hacia dónde apuntar». Nombres que no han faltado, especulaciones que han surgido, etc, sin que la solución de hecho gane espacios.
Al día de hoy, lo real es que NADA ESTÁ RESUELTO si del futuro presidente de la Liga Salteña de Fútbol se trata, porque hay quienes tampoco descartan que el actual presidente permanezca y accedan al Cuerpo de Neutrales, entre otros, José Luis de los Santos y Walter Martínez. Ambos ya no ejercen las presidencias de Ceibal y Progreso respectivamente.
Pero que la incertidumbre campea, campea.
NINGUNO DE LOS DOS
CON AVAL MAYORITARIO
No es novedad para nadie, que tanto Martínez como De los Santos surgieron cada uno en su momento, como candidatos potenciales para acceder a la presidencia de la Liga Salteña de Fútbol. Pero el hecho es uno: ninguno de los dos parece obtener de hecho, el aval mayoritario para acceder al cargo mayor. Si Luis Alberto Arreseigor decide continuar, entonces sí, tanto Walter como «Pipilo» podrían estar accediendo a funciones dentro del cuerpo de neutrales de la Liga.
Por lo demás, algunos ex presidentes fueron apalabrados para el retorno a la función máxima.
En todos los casos, la respuesta negativa. Ninguno de los apalabrados solicitó un tiempo básico «para pensarlo». El «No» se planteó sin más trámite.
¿EL FIN DE SEMANA
PARA LA DECISIÓN?
No se trata de ampliar ahora el menú de posibilidades, porque de última, las opciones no faltan en la escena de lo posible.
Porque además, un aspecto no es para nada menor: la postura de los clubes de la divisional «B» y la «C», que después de todo hacen a la suma total, cuando en la asamblea los nombres del presidente y vicepresidente se sometan a consideración de los representantes de clubes.
A su vez, en el fin de semana que llegó, un encuentro entre algunos presidentes de la «A», puede allanar en alguna medida el camino de la decisión final.
Asisten igualmente aquellos delegados que coinciden en que Arreseigor hasta el momento no dijo con todas las letras: «Me voy». Al contrario: esa puerta quedó abierta. No se cerró. ¿O definitivamente está para cerrarse?

Las nuevas historias fueron naciendo, a partir de la toma de posición del actual presidente de la Liga Salteña de Fútbol, Luis Alberto Arreseigor, respecto a alejarse del cargo. No ser reelecto en la asamblea anual ordinaria pactada para el próximo mes de marzo. Arreseigor no cerró la puerta definitivamente, pero «está mucho más que entornada». O apenas una hendija en medio de la penumbra, si de su continuidad se trata.

El presidente fue enmarcando señales de extenuación-saturación en el ejercicio del mando y determinados hechos, ahondaron algunas diferencias.

No todo pareció ser parte del olvido, en el caso de Edinson Cavani, cuando Ferro Carril y Salto Uruguay debieron finalmente volcar una determinada suma en beneficio de OFI, por conceptos de solidaridad en la formación del actual futbolista del París Saint Germain.

Bien claro: más de una grieta en el relacionamiento, en alguna medida se profundizó.

SU MAJESTAD,  LA INCERTIDUMBRE

Lo cierto es que el paso de los días, fue articulando contactos entre representantes de clubes, a los afectos de determinar «qué hacer y hacia dónde apuntar». Nombres que no han faltado, especulaciones que han surgido, etc, sin que la solución de hecho gane espacios.

Al día de hoy, lo real es que NADA ESTÁ RESUELTO si del futuro presidente de la Liga Salteña de Fútbol se trata, porque hay quienes tampoco descartan que el actual presidente permanezca y accedan al Cuerpo de Neutrales, entre otros, José Luis de los Santos y Walter Martínez. Ambos ya no ejercen las presidencias de Ceibal y Progreso respectivamente.

Pero que la incertidumbre campea, campea.

NINGUNO DE LOS DOS CON AVAL MAYORITARIO

No es novedad para nadie, que tanto Martínez como De los Santos surgieron cada uno en su momento, como candidatos potenciales para acceder a la presidencia de la Liga Salteña de Fútbol. Pero el hecho es uno: ninguno de los dos parece obtener de hecho, el aval mayoritario para acceder al cargo mayor. Si Luis Alberto Arreseigor decide continuar, entonces sí, tanto Walter como «Pipilo» podrían estar accediendo a funciones dentro del cuerpo de neutrales de la Liga.

Por lo demás, algunos ex presidentes fueron apalabrados para el retorno a la función máxima.

En todos los casos, la respuesta negativa. Ninguno de los apalabrados solicitó un tiempo básico «para pensarlo». El «No» se planteó sin más trámite.

¿EL FIN DE SEMANA PARA LA DECISIÓN?

No se trata de ampliar ahora el menú de posibilidades, porque de última, las opciones no faltan en la escena de lo posible.

Porque además, un aspecto no es para nada menor: la postura de los clubes de la divisional «B» y la «C», que después de todo hacen a la suma total, cuando en la asamblea los nombres del presidente y vicepresidente se sometan a consideración de los representantes de clubes.

A su vez, en el fin de semana que llegó, un encuentro entre algunos presidentes de la «A», puede allanar en alguna medida el camino de la decisión final.

Asisten igualmente aquellos delegados que coinciden en que Arreseigor hasta el momento no dijo con todas las letras: «Me voy». Al contrario: esa puerta quedó abierta. No se cerró. ¿O definitivamente está para cerrarse?