¿Cuándo en la Liga Salteña se aprende el absurdo de OFI?

La pasión de cambiar y cambiar

El Consejo Ejecutivo de la Organización del Fútbol del Interior, tiene sus aliados. Sobre todo en el Este y en el Sur.
El Litoral y Norte se sumergen en un plano secundario. Se asemejan a “alguna harina de otro costal”. Mandan ellos. Predominan ellos. A capa y espada.
En tanto, esa OFI de tantas contradicciones en el tiempo y su acendrada vocación recaudadora, suele todos los años variar el sistema de disputa. Nunca se sabe cuál irá a regir, porque OFI es siempre un manantial de cuestiones inciertas. En esta edición del Campeonato del Interior 2017, una vez más la variante consumada.
Como OFI atropella sin rendir mayormente cuentas, las tradiciones se fueron aniquilando en el tiempo y sobre todo, el literal destrozo de aquellas confederaciones que en su momento fueron monolíticos bastiones.
Ni que hablar del Litoral que alguna vez, lució el sexteto de Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano y Colonia. Pero todo se fue por la banquina. La tradición convertida en mísera chatarra.
…Y NOSOTROS AQUÍ
El Campeonato de la Divisional “A”, no está lejos. Universitario propuso ratificar el mismo sistema de disputa del año pasado.
Nacional apuntó a variar. Desde el año 2013 en la “A” se viene alterando.
Dos ruedas y cuatro equipos en la liguilla. Dos ruedas y seis equipos en la liguilla. Una rueda todos contra todos y la segunda en serie, para que después surjan los play-off. En fin… el listado de variantes una y otra vez.
Todo apunta a que se ampare la postura de Universitario, para evitarse la modificación. Universitario sustenta el imperativo de prolongar el sistema 2016.
Nadie podría discutir la necesidad del intercambio de ideas, de la evaluación, de no resignar autocrítica, pero de una vez por todas, dejar en claro CUÁL ES EL CRITERIO A PARTIR DE QUÉ ES LO QUE SE PRETENDE.
Cuando se pretende cambiar, ¿por qué y a partir de qué razones o argumentos? Las señales por lo menos tendrían que ser claras, evitando jugar “al achique” o a la manía de no poder o no intentar.
Por lo demás, si la Liga Salteña de Fútbol pretende transformarse en aprendiz de tanto absurdo que amasa OFI, ingresaríamos en la más hueca de las opciones.
Ocurre que el espejo de OFI, es un espejo imperfecto: fatalmente imperfecto.
¿Y mirarse en ese espejo?: ¡cachetazo a la razón! Y sin anestesia de tipo alguno.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-