Cuando la gambeta se niega a morir

Sábado 11 de junio.Cuando jugaron Ferro Carril y San José de Rincón de Valentín, por la última fecha de la segunda rueda, en la zona «A» de la Divisional «B» del Torneo del Interior.
Ocurrió en los 25 minutos finales, cuando la Dirección Técnica de Ferro Carril, mandó a la cancha a Marcio Backes.loscuatro Pero además Octavio Espalter y Josema di Nápoli dejaron en cancha a JorgeLuis Vera y Agustín Mantegazza. Los tres juntos. Y como los tres sintonizan una misma onda, el fútbol fue deleite. Expresión químicamente pura, con un argumento técnico singular: LA GAMBETA.
Apelar a ella, para limpiar el terreno y que los interpretes libres, fuesen apareciendo como llamarada. La maniobra de Mantegazza cediendo a Backes, para que Marcio hamacara su cuerpo y esquivara una referencia de marca rival, mandando el derechazo después para el grito del cuarto gol de Ferro Carril, la síntesis perfecta. Como admitiendo que esa misma gambeta es capaz de no morir.
El hecho es que no siempre es posible acoplar en un mismo trámite este tipo de fútbol, pero el sábado a la tarde en el Merazzi, Ferro rescató al sol, pese a las sombras de la tarde mortificante de frío. Lo de Vera-Backes y Mantegazza, por sobre todo, IMPLICÓ DISFRUTAR.
Tres en escena como ellos, para exponer algo más que una señal de una verdad tan histórica como el fútbol: se lo puede jugar sin derrotar a la belleza. Y a esa misma belleza la cultivan y la exponen, los que no traicionan el irreprochable sentir del talento sin murallas.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-