Cuando la muerte anda suelta; se llamaba Cristian Gómez: ¿En Salto, cómo estamos?

Tenía 27 años. Jugaba en Atlético Paraná. El pasado domingo, la muerte en una cancha de fútbol truncó su trayectoria de vida. Se llamaba CRISTIAN GÓMEZ.
Su equipo enfrentaba a Boca Unidos. El cuerpo de Cristian se desplomó en el campo de juego, y en lo inmediato, ese posterior ritual donde no faltan quienes acuden con el drama en la garganta y el miedo en la sangre. También en Salto vimos las imágenes.
No fue menos que desgarrador, patético. Los intentos de los médicos resultaron estériles.
Media hora después, la vida de Cristian Gómez se extinguía. La muerte de un jugador de fútbol, siempre es capaz de impactar, de remover. Hay quienes no admitirán la sensibilidad cuando alguien se va de este mundo. Son los malaventurados de los desafectos.
¿Pero cuántos podrían sustraerse frente lo que pasó? Alguien supuso alguna vez que no todas las muertes son iguales. Acaso tenía razón.
¿Y POR SALTO COMO ANDAMOS?
El fallecimiento del futbolista Cristian Gómez, potenció reflexiones en la vecina orilla. Pero además, interrogantes puntuales. Y una clave. Frente a la descompensación de un futbolista en pleno partido, ¿qué estrategias inmediatas de reanimación pueden estar planteadas?
En el entorno de un partido de fútbol, ¿quiénes están preparados para actuar? Pero además: ¿qué auxilios profesionales en lo inmediato y qué viabilidad del ingreso de ambulancia o médico a una cancha de fútbol?
La muerte de Cristian Gómez, trasladó esas mismas preguntas al ámbito del fútbol salteño, en que determinadas áreas, divisionales, categorías, ligas o como se pretendan denominar, NO ASISTEN A LAS MÁS ELEMENTALES ESTRUCTURAS O CONDICIONES para evitar un drama.
Cada tanto en Salto, han ocurrido hechos dolorosos. Algunos, finalmente trágicos. Años atrás en cancha de Nacional, un futbolista jugando un partido de la “B”, transcurrió casi 20 minutos sin ser blanco de una atención básica frente a una lesión expuesta, que finalmente determinó su virtual conclusión como futbolista. No es ese caso el único caso.
LA EVALUACIÓN ANTES DE COMPETIR
En la Liga Salteña de Fútbol, pasa a exigirse la presentación de la Ficha Médica. Asoma como condicionante básica. El jugador de fútbol debe pasar por una evaluación antes de competir. Obtener la garantía del médico, a los efectos de desarrollar la acción, admitiendo su resistencia para el esfuerzo.
Las deficiencias cardíacas, se han convertido en razón de muerte. Así de simple.
Entonces, por estos lares salteños, ¿en que medida todo se hace como debe hacerse? ¿De qué exámenes clínicos estamos hablando? ¿Son los básicos? ¿Son los suficientes?.
Pero además y por sobre todo, ¿qué grado de responsabilidad anima a los propios protagonistas en la cancha y a quienes desde las Ligas, desarrollan todo el espectro organizativo que regula los torneos? ¿Qué condiciones están dadas y que insuficiencias son capaces de germinar y transformar en polvo, el mismísimo sentido común?.
La muerte de Cristian Gómez, el futbolista de Atlético Paraná, actúa como bálsamo de interrogantes. No es una muerte tan lejana. A nosotros también nos llega. Nos abre algún abanico de reflexión. Nos mueve a la duda. Nos importa. Aunque haya poder o poderes, a quienes esa muerte sea una más en la cronología de la historia. Y la insensibilidad, pierda por goleada. Se prolongarán sin más giros, como los definitivos malaventurados de los desafectos.
-ELEAZAR JOSÉ SILVA-