Cuando Nacional arrasaba el juez suspendió el partido

Son cosas del básquetbol…

Indignación era el sentimiento de los parciales y directivos de Ferro Carril ante la decisión de Camilo Cunha, uno de los árbitros del partido Ferro Carril – Nacional que se jugaba en la cancha carbonera dando inicio la última fecha de la Tercera Rueda, de suspender el partido por insultos de un directivo de Ferro, Sr H. Machado.

Y la acusación era contundente, el árbitro en una entrevista realizada por una radio local ya había abierto el paraguas, dando a entender que en la cancha de Ferro Carril se necesitan más policías, etc, y que el juez había llegado predispuesto a suspender el partido por cualquier cosa. Cabe destacar que la gente tricolor se mantuvo al margen de los problemas, ya que en el momento de la suspensión su equipo ganaba bien, y todo hacía pensar que cerraría el partido sin problemas. Es más, algunos ya están pidiendo a gritos que se traigan jueces de afuera, ya que nos estamos acercando al final del campeonato y todos los puntos duelen, y para colmo, los jueces son muy pocos, se suma a la renuncia de Julián Rodríguez. Nosotros creemos que en el ámbito judicial los jueces hablan por sus sentencias, si cada vez que van a resolver algo salen a declarar ante la prensa pierden decoro y parcialidad, en lo deportivo, los jueces están para arbitrar partidos y punto. Entendemos  que el juez tenía todas las garantías, con un buen número de policías y que podría hacer retirar a la persona que había ingresado indebidamente, ya que en la cancha el partido se jugaba normalmente, y siempre desde nuestro punto de vista, fue una decisión apresurada, y eso le hacer mal al básquetbol salteño.

Hablando del partido, Ferro Carril ganaba en los dos primeros cuartos, cerrando el primer tiempo 1 punto arriba, 36 a 35. En el Tercer Cuarto vino la reacción tricolor que de la mano de Aurelio Bor-sani apabulló a Ferro Carril, con una marca a presión y salidas rápidas, ganando todos los rebotes defensivos y aprovechando los errores groseros de los jugadores de Ferro Carril que perdían pelotas increíbles, fruto del nerviosismo. Cabe destacar la muy buena actuación de los juveniles Cardozo y Maxi Defino en Nacional, consolidados como jugadores de primera, quienes junto a Coelho ayudaron al buen trabajo de Borsani para ir al frente, sacando una diferencia apreciable al momento de la suspensión del partido -a falta de 8´24´´ ganaba por 63 a 47 y quería más, 16 puntos que seguramente de mantener el ritmo de juego aumentaría.

En Ferro para destacar el trabajo de los dos De los Santos, Pablo y Gastón y la ausencia notoria de la ficha extranjera el americano Parrish Brown quien estaba en el banco lesionado.