“Cuando no hay egoismo el grupo funciona, sin un grupo de base no hay chance posible”

“Uno siempre tiene presente aquello que vivió, porque fue grande como logro y nos marcó a todos. Cuando al paso de los años he ido a Treinta y Tres, aparecen los recuerdos del Salto Uruguay Campeón de la Super Copa en 1973″.
-SOFILDO PIÑEIRO evoca en EL PUEBLO, traza paralelos y apuntará sin mas vueltas…porque fue un equipo que no olvidamos por varias razones. Pero creo que dos fueron fundamentales: el sentido de grupo y la personalidad que tenía en la cancha. Sabía manejar los partidos.
-HÉCTOR DANTE NÚÑEZ, fue uno más para ir desgranando conceptos, para verticalizar más que nunca en la memoria el Salto Uruguay rey de la Super Copa, cuando en este mes de abril, se llegó a 40 años de aquella consagración.  Salto Uruguay en pie, que de eso se trata.
Uno además  piensa que en fútbol cuando no hay egoísmo el grupo funciona y sin un grupo de base no hay chance posible. Ese grupo de jugadores era la base, pero también sumaba el Cuerpo Técnico y la dirigencia que estaba con nosotros.
SOFILDO- Reconozco que el Dr. Fernández, es uno de esos recuerdos que siempre está. Era el médico, pero también el ser humano. El hecho es que la idea fue colectiva siempre. Cada jugador de repente, podía tener su arreglo con el club. Pero  era cosa de cada uno. Nadie vivia pendiente del aspecto económico del otro compañero. Se entiende?.
DANTE- Era un plantel fuerte en lo individual y con un caudillo al que todos respetábamos como Julio De Los Santos. Tenía una influencia especial dentro del grupo. Y además era de la casa. Muchos de nosotros fuimos llegando desde otro clubes. Julio era de ahí.
EN LA HORA DEL
CONVENCIMIENTO
En abril de 1973, cuando la Super Copa en aquella su última edición se jugó en Treinta y Tres. Participaban los equipos que habían resultado campeones del Interior. Salto Uruguay concluyó invicto y fue campeón, con la victoria de última ante Independiente de Flores.
SOFILDO- A medida que fueron transcurriendo los partidos, nos fuimos convenciendo de la chance. Ojo, que eran partidos durísimos. Todos eran campeones. De última le ganamos 2 a 0 a Independiente de Flores. Cuando llegamos a Salto, gente por todos lados. El aficionado salteño se había identificado con aquel logro nuestro.
DANTE- Treinta y Tres como ciudad no tenía mucho para ver. Los paseos a la cortita no más, porque el Macho Alfieri cuidaba como ninguno esos detalles. Había que estar concentrados en lo que fuimos a buscar.  Sin distraer la mente y tampoco el físico.
SOFILDO- En aquel grupo pesó más el sentimiento que el dinero. No se hablaba de dinero, se hablaba de campeonato. Por eso se ganó todo en ese año. No se puede desconocer el respeto que había entre nosotros. El grupo sabía bien a dónde apuntaba.
DANTE- No conocíamos a los adversarios. Los íbamos conociendo en plano partido. Pero había cada nenes que jugaban en los otros equipos! Nosotros teníamos lo nuestro. Linder Moreira?…fue uno más siempre. El venía desde el profesionalismo, pero tenía litorales arriba con Artigas. O sea, nos conocíamos. Se adaptó bárbaro al grupo y como definidor, terrible.
AQUEL DT DE LOS
DETALLES SIEMPRE
El martes es el día del reencuentro en Salto Uruguay. Volverán a verse. La inolvidable pléyade del decano campeón 73. Ese que lo ganó todo. No hay misterios que descifrar, cuando simplemente el fútbol por el fútbol se convirtió en cuestión puntual. Era eso: jugar.
SOFILDO- Los jugadores….estamos todos! ¿Se dan cuenta? Vivimos todos. Por eso es bueno esto que pasará de juntarnos otra vez. Y no olvidamos a quienes se fueron. Al Macho, al Dr. Fernández, al Dulce González, a Víctor Aguirrezábal…cada uno fue parte de aquel engranaje. Cada uno valió a su manera. Era el sentido de grupo siempre.
DANTE- Por sobre todo, Alfieri en algunos aspectos era un detallista de cada momento y además, uno de los técnicos que controlaba a los jugadores. En un mes de febrero, en plena pre-temporada, estábamos en carnaval y yo voy a un baile, como todo gurí joven en aquel tiempo. Se entera y al día siguiente me deja afuera de la práctica. ¡Y era una práctica! El Macho era exigente y en lo relativo a la disciplina no se jugaba. El que no acataba determinadas normas, no jugaba. Y cada uno de nosotros, bien que lo sabía. El Macho se enteraba de todo.
SOFILDO- Salto Uruguay sabía bien que lo importante pasaba por manejar la pelota y ser lo más certero posible a ese nivel. Pero cuando había que meter coraje y amor propio también metía.
DANTE- Coincido con Sofildo, cuando ha dicho que aquel Salto Uruguay era un equipo de toda la cancha. Pasaba al ataque con varios y por eso terminaba desnivelando.
SOFILDO- No era fácil de ganarle. De hecho en ese año, vencimos en la mayoría de los partidos-.
DANTE- Jugué tres ediciones de Super Copa con Salto Uruguay. En 1970 en San Carlos, cuando la ganó el Atenas local. En el 72 se disputó en Salto y la ganó San Eugenio de Artigas. La última en Treinta y Tres. Esa quedó en el recuerdo para siempre.
-E.J.S-

“Uno siempre tiene presente aquello que vivió, porque fue grande como logro y nos marcó a todos. Cuando al paso de los años he ido a Treinta y Tres, aparecen los recuerdos del Salto Uruguay Campeón de la Super Copa en 1973″.

-SOFILDO PIÑEIRO evoca en EL PUEBLO, traza paralelos y apuntará sin mas vueltas…porque fue un equipo que no olvidamos por varias razones. Pero creo que dos fueron fundamentales: el sentido de grupo y la personalidad que tenía en la cancha. Sabía manejar los partidos.

-HÉCTOR DANTE NÚÑEZ, fue uno más para ir desgranando conceptos, para verticalizar más que nunca en la memoria el Salto Uruguay rey de la Super Copa, cuando en este mes de abril, se llegó a 40 años de aquella consagración.  Salto Uruguay en pie, que de eso se trata.

Uno además  piensa que en fútbol cuando no hay egoísmo el grupo funciona y sin un grupo de base no hay chance posible. Ese grupo de jugadores era la base, pero también sumaba el Cuerpo Técnico y la dirigencia que estaba con nosotros.

SOFILDO- Reconozco que el Dr. Fernández, es uno de esos recuerdos que siempre está. Era el médico, pero también el ser humano. El hecho es que la idea fue colectiva siempre. Cada jugador de repente, podía tener su arreglo con el club. Pero  era cosa de cada uno. Nadie vivia pendiente del aspecto económico del otro compañero. Se entiende?.

DANTE- Era un plantel fuerte en lo individual y con un caudillo al que todos respetábamos como Julio De Los Santos. Tenía una influencia especial dentro del grupo. Y además era de la casa. Muchos de nosotros fuimos llegando desde otro clubes. Julio era de ahí.

EN LA HORA DELCONVENCIMIENTO

En abril de 1973, cuando la Super Copa en aquella su última edición se jugó en Treinta y Tres. Participaban los equipos que habían resultado campeones del Interior. Salto Uruguay concluyó invicto y fue campeón, con la victoria de última ante Independiente de Flores.

SOFILDO- A medida que fueron transcurriendo los partidos, nos fuimos convenciendo de la chance. Ojo, que eran partidos durísimos. Todos eran campeones. De última le ganamos 2 a 0 a Independiente de Flores. Cuando llegamos a Salto, gente por todos lados. El aficionado salteño se había identificado con aquel logro nuestro.

DANTE- Treinta y Tres como ciudad no tenía mucho para ver. Los paseos a la cortita no más, porque el Macho Alfieri cuidaba como ninguno esos detalles. Había que estar concentrados en lo que fuimos a buscar.  Sin distraer la mente y tampoco el físico.

SOFILDO- En aquel grupo pesó más el sentimiento que el dinero. No se hablaba de dinero, se hablaba de campeonato. Por eso se ganó todo en ese año. No se puede desconocer el respeto que había entre nosotros. El grupo sabía bien a dónde apuntaba.

DANTE- No conocíamos a los adversarios. Los íbamos conociendo en plano partido. Pero había cada nenes que jugaban en los otros equipos! Nosotros teníamos lo nuestro. Linder Moreira?…fue uno más siempre. El venía desde el profesionalismo, pero tenía litorales arriba con Artigas. O sea, nos conocíamos. Se adaptó bárbaro al grupo y como definidor, terrible.

AQUEL DT DE LOS DETALLES SIEMPRE

El martes es el día del reencuentro en Salto Uruguay. Volverán a verse. La inolvidable pléyade del decano campeón 73. Ese que lo ganó todo. No hay misterios que descifrar, cuando simplemente el fútbol por el fútbol se convirtió en cuestión puntual. Era eso: jugar.

SOFILDO- Los jugadores….estamos todos! ¿Se dan cuenta? Vivimos todos. Por eso es bueno esto que pasará de juntarnos otra vez. Y no olvidamos a quienes se fueron. Al Macho, al Dr. Fernández, al Dulce González, a Víctor Aguirrezábal…cada uno fue parte de aquel engranaje. Cada uno valió a su manera. Era el sentido de grupo siempre.

DANTE- Por sobre todo, Alfieri en algunos aspectos era un detallista de cada momento y además, uno de los técnicos que controlaba a los jugadores. En un mes de febrero, en plena pre-temporada, estábamos en carnaval y yo voy a un baile, como todo gurí joven en aquel tiempo. Se entera y al día siguiente me deja afuera de la práctica. ¡Y era una práctica! El Macho era exigente y en lo relativo a la disciplina no se jugaba. El que no acataba determinadas normas, no jugaba. Y cada uno de nosotros, bien que lo sabía. El Macho se enteraba de todo.

SOFILDO- Salto Uruguay sabía bien que lo importante pasaba por manejar la pelota y ser lo más certero posible a ese nivel. Pero cuando había que meter coraje y amor propio también metía.

DANTE- Coincido con Sofildo, cuando ha dicho que aquel Salto Uruguay era un equipo de toda la cancha. Pasaba al ataque con varios y por eso terminaba desnivelando.

SOFILDO- No era fácil de ganarle. De hecho en ese año, vencimos en la mayoría de los partidos-.

DANTE- Jugué tres ediciones de Super Copa con Salto Uruguay. En 1970 en San Carlos, cuando la ganó el Atenas local. En el 72 se disputó en Salto y la ganó San Eugenio de Artigas. La última en Treinta y Tres. Esa quedó en el recuerdo para siempre.

-E.J.S-

“Fuimos en un avión de guerra”
“La distancia entre Salto y Treinta y Tres era considerable y no se llegaba en pocas horas. Hay que tener en cuenta que hablamos de lo que pasó, cuarenta años atrás. El hecho es que fuimos en  avión. Fuimos en un avión de guerra, no precisamente adaptado para un viaje como el que hicimos. Éramos deportistas que iban a jugar un campeonato…¡y nadie quería subir!. La mayoría de nosotros nunca había subido a un avión. La verdad es que todos teníamos miedo. Uno lo miraba a ese aparato y no era de los más confiables. Pero llegamos, y además volvimos en avión. Por eso nunca dejamos de afirmar que para todos nosotros ese año con Salto Uruguay nos marcó. Han pasado los años y la amistad, el afecto, sigue tan fiel en cada uno de nosotros. Por eso nos reencontramos cuando podemos. El grupo nunca se quebró”.






El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...