Cuatro meses antes que expire el tiempo del contrato de Aratirí, el gobierno sigue sin pronunciarse

En diciembre de este año se termina el plazo establecido por ley para que el Poder Ejecutivo y la minera Aratirí (Zamin Ferrous) firmen un contrato de extracción de hierro a gran escala. Sin embargo, hasta ahora la empresa y el gobierno han avanzado poco y nada en las negociaciones, sobre todo porque la firma de origen indio demora la presentación de garantías económicas tanto de mantenimiento del contrato como las ambientales bajo el nuevo marco regulatorio.
Según dijeron a El Observador fuentes oficiales, Aratirí ha enviado “algunas cartas” que en el oficialismo consideran son para “ganar tiempo”. En tanto, desde la empresa se informó a El Observador que luego de pasar en limpio el “estado de situación” de las negociaciones, aguardan el llamado de las autoridades para retomar los contactos.
En febrero, el presidente José Mujica (2010-2015) envió un proyecto al Parlamento que tuvo aprobación con votos del Frente Amplio, que amplió hasta el último mes de 2015 el plazo para firmar el contrato. Los contactos en la administración anterior tuvieron idas y vueltas. Hubo momentos de mayor avance y otros de cierta tensión entre la empresa y los actores de gobierno. El cambio de administración, aunque mantuvo a la coalición de izquierda en el poder, frenó el avance de las negociaciones y colocó al proyecto en el freezer.
Hasta ahora, según supo El Observador, la empresa y el gobierno tuvieron algunas reuniones, pero no hay ninguna respuesta concreta de la empresa dando señales de que se van a instalar y cumplir con el pago de las garantías.
Aratirí pretende extraer 18 millones de toneladas anuales de concentrado de hierro –durante 20 años– con destino a la exportación, de distintos predios que tienen como centro la localidad de Valentines (Treinta y Tres). El complejo minero incluye la construcción de cinco minas y sus áreas de logística asociadas; una planta industrial de beneficiamiento; un mineroducto que saque el hierro hasta el mar, y un puerto en Rocha para subir el producto a barcos. Hasta el momento, la empresa ha aportado distintos estudios de impacto ambiental que exige la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), el último de los cuales fue entregado en mayo de este año y está relacionado con el impacto potencial de la actividad minera en el aire de la zona de extracción y sus alrededores.
La empresa y el gobierno habían estimado que la inversión total del proyecto sería de US$ 2.770 millones. La empresa y el gobierno habían estimado que la inversión total del proyecto sería de US$ 2.770 millones.
El contrato en proceso de negociación establecerá cuál será la inversión total, dato que servirá para determinar garantías y otros detalles como la exigencia de demostrar capital y financiación. Sobre ese punto, de todos modos, no hay mucha información. En abril de 2015 el exministro de Industria, Energía y Minería (MIEM), Roberto Kreimerman, dijo a El Observador que la inversión de Aratirí se estimaba en US$ 2.770 millones. Por lo tanto, para garantizar el mantenimiento fiel del contrato, la empresa debería presentar una garantía equivalente a US$ 139 millones. La ley plantea para ello varias opciones, desde un depósito hasta la presentación de un aval bancario. Si lo hace y se firma el contrato, la empresa tiene luego un año para demostrar su capacidad económica, ya sea con préstamos o líneas de crédito. Si llegado a ese plazo Aratirí no cumple con la exigencia establecida en la ley de minería de gran porte, el contrato cae.
Fuente:ElObservador,com







Recepción de Avisos Clasificados