- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Cuidados del recién nacido

Primera parte

Dra. Mónica González [1]

Con la médico Pediatra Dra. Mónica González Betlza. Coordinadora de Pediatría de SMQS-IAMPP

Actualmente, la consigna de los médicos Pediatras, en su práctica diaria, también es la de educar.
Brindando información veraz a los padres, acerca de las etapas del desarrollo de sus hijos, así como el significado que pueden tener algunos síntomas o signos que se observe en ellos.
Ayudando a identificar precozmente los que son de alarma, sobre todo de las enfermedades más frecuentes en la infancia:
“Pretendemos, que en esta comunicación desde el Centro Pediátrico de la Sociedad Quirúrgica de Salto, podamos entregar a las familias, información exhaustiva y científicamente probada para apoyar a los padres, en el cuidado de sus hijos”, nos dice la profesional que hoy se encuentra con nosotros.
“La educación para la salud, es una herramienta fundamental para lograr buenos resultados. Y nuestra institución tiene dentro de los objetivos, insistir en prevención y promoción de la salud.
Luego del alta desde maternidad:
Seguramente, tenemos muchas ganas de llegar a casa, porque es desde ese momento que seremos nosotros mismos, los que nos encargaremos de cuidar a nuestro bebé y dar los primeros pasos como familia, comenzando así a transitar una nueva etapa. Que al principio será un poco caótica. Por ello, hay que tomarla con calma y siempre pedir ayuda al entorno familiar.
Recordemos que no debemos demostrar a nadie que somos las súper mamás o súper papás.
En esta etapa, todos aprendemos, tenemos una nueva responsabilidad y estamos comenzando a conocer a esta personita que acaba de llegar a casa. Con rasgos y personalidad propios, pese a su pequeño tamaño.
Durante las primeras semanas, el bebé no distingue entre el día o la noche, por lo que puede tener hambre en cualquier momento, dificultando el descanso al que están acostumbrados los padres.
Debemos amoldarnos a él y conviene que la madre aproveche las horas de sueño del niño, para poder descansar. En esta etapa sí, es recomendable “dejar para mañana lo que puedes hacer hoy”, ya habrá tiempo para otras cosas.
La habitación del bebé
Durante los primeros meses, es aconsejable que el bebé permanezca en la habitación de los padres, en una cuna, moisés o en un coche.
Se llama síndrome de muerte súbita del lactante, a la muerte de un bebé menor a un año. Que ocurre de forma repentina e inesperada.
Es la principal causa de muerte en niños, entre un mes y un año de vida y se investigan sus causas.
Podemos reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante, siguiendo estos consejos:
*Debemos colocar a nuestro hijo para dormir, siempre boca arriba. Ni en posición de costado, ni boca abajo lo protegen.
* El colchón donde se acuesta el bebé, debe ser firme y cubierto con una sábana ajustable. Sin usar almohadas, colcha, ni objetos cerca de la cara del bebé.
*Debemos evitar que se fume en casa.
*Debemos mantener la cuna del bebé cerca, pero separadas de donde duermen los padres u otras personas. El niño puede permanecer en la habitación de los padres, hasta los seis meses.
*No debemos abrigar en exceso a nuestro hijo y la temperatura de su habitación debe de estar entre los 22ºC y 24 grados.
*Siempre que sea posible, se debe dar el pecho al bebé, ya que es un factor adicional de protección, frente a la muerte súbita.
*La cuna del bebé, debe estar lejos, de fuentes de calor o frío, lejos de ventanas, evitando la exposición a las corrientes de aire.
*Si la cuna tiene barrotes, la separación entre los mismos, no debe superar los 6 cm, para evitar que el bebé introduzca la cabeza o alguna de las extremidades entre ellos y pueda quedar atrapado. Así como entre el colchón y los bordes de la cuna no puede haber una separación de más de 2 cm de cada lado.
Higiene del cordón umbilical y área del pañal
El cordón se debe de limpiar con una gasa mojada en alcohol a 70 grados sobre todo la base, con movimientos circulares, luego envolverlo en una gasa seca.
Esta limpieza, la debemos hacer, cada vez que cambiamos el pañal. Luego colocamos el pañal doblado por debajo del cordón para evitar roces.
El cordón, caerá, entre la primera y la tercera semana de vida. Continuaremos con igual higiene durante tres días más, luego de la caída. Hay que saber que puede verse un pequeño sangrado cuando cae. Solo debemos de alarmarnos, si hay sangre roja que moja el pañal, si hay mal olor o si existe enrojecimiento en el área de la piel que rodea al cordón, si esto sucede, consulte a su pediatra.
Es importante recordar que todas las personas que van a tocar a su bebé antes de hacerlo, deben lavarse correctamente las manos así como cada vez que termina de cambiar los pañales.
El baño
Luego de las 24 horas posteriores a la caída del cordón, aconsejamos bañar al bebé. (En realidad, es ello una convención y los bebés se pueden bañar desde el primer dia de nacido).
El baño, además de ser un momento para la higiene del niño, es una ocasión ideal para que pueda sentir los mimos y los cuidados de los padres.
El mismo, debe realizarse en un lugar adecuado para ello. Evitar que tenga superficies rugosas o puntiagudas, asi como orificios para evitar que el niño pueda sufrir lesiones.
Debe ser un recipiente estable y de materiales no tóxicos, así como facilitar la posición sentada, evitando el riesgo de deslizamientos. Ya más grande, el niño nunca debe permanecer solo en el baño, por el riesgo de ahogamiento.
Antes de comenzar el baño, verificar la temperatura del agua, que debe ser aproximadamente de 35 grados centígrados, para evitar quemaduras y debemos usar jabón neutro.
(Por lo tanto no bañarlo en la palangana de nuestro baño. En primer lugar, porque no podríamos incorporarlo a él primero y luego abrir la canilla, ya que de esa forma corremos el riesgo de quemarlo y en segundo lugar, al levantarlo de la palangana, podemos rozarlo con la canilla y de esta forma lesionarlo).
Al seleccionar la ropa del bebé, es importante que sea holgada, cómoda y de algodón, de materiales suaves y que no lo comprima.
Hay que evitar la lana y los acrílicos.
La ropa que está en contacto con el cuerpo del recién nacido, debe lavarse a mano con jabón neutro, enjuagarla bien y no usar ningún tipo de perfumes o suavizantes.
Durante los primeros meses, el bebé no regula bien la temperatura corporal, por lo que para evitar las pérdidas de calor o el calentamiento excesivo, siempre tocar al bebé, cambiando el abrigo para mantener una temperatura de su cuerpo.
*Cada vez que procedemos a cambiar el pañal, hay que realizar una buena higiene de la zona con agua tibia y luego secar con toalla suave.
*Evitemos el uso de toallas húmedas sobre todo, las que tienen perfumes.
Uso de chupete: ¿Sí o no?
Los estudios e investigaciones llevados a cabo hasta el momento, parecen indicar que el uso del chupete para el sueño durante el primer año de vida, es un factor protector, por ello se recomienda su uso a partir del mes, si se le da el pecho.
Está permitido y recomendado siempre que la lactancia materna esté bien establecida.
A la hora de seleccionar el chupete, este debe cumplir con algunos requisitos de seguridad:
*La tetina, debe tener una longitud igual o inferior a 30mm.
El cuello de la tetina, debe ser mucho más grande que la boca del niño, e incluir un orificio para el paso del aire.
El anillo de plástico de atrás, no debe separarse de la tetina, aunque se ejerza una fuerza de tracción importante, lo mejor es que sea de una sola pieza.
Siempre hay que mirar al niño, cómo succiona el chupete, por el riesgo de asfixia, ya que la tetina podría quedarse en el fondo de la boca, obstruyendo la vía respiratoria.
El material, puede ser látex o silicona.
Antes del primer uso, además de lavarlo, debemos esterilizarlo con agua hirviendo, luego guardarlo en un porta chupete, estando limpio y seco, recomendamos sustituirlo cada uno o dos meses.
No se debe impregnar la tetina, en sustancias azucaradas, ya que favorece más adelante, la aparición de caries.
El chupete ideal, debe provocar la menor apertura bucal, la menor presión sobre el paladar y tener una superficie de contacto con este, lo más parecido a la lengua.
Los efectos perjudiciales que provoca el chupete sobre la alineación de los dientes, son pasajeros, siempre que este se deje de usar antes de los tres años.
Nunca usar el chupete, sujeto a una cuerda o cinta alrededor del cuello, puede haber riesgo de asfixia.
Cada vez que este caiga de la boca del niño, lavarlo con agua y jabón, nunca limpiarlo con nuestra saliva.
El próximo jueves, conoceremos: Alimentación del lactante-Postura de amamantamiento-Vitaminas-Vacuna- Desarrollo Psicomotor y el sueño.
Mary Olivera marbelos2015@gmail.com